Resultado España-Rumanía El dominio tiene premio

  • El combinado nacional sub 21 se impone por la mínima a Rumanía en un duelo controlado en todo momento por los pupilos de Luis de la Fuente

  • Mikel Merino autor del tanto del triunfo en un partido ante 9.000 espectadores en Los Cármenes

Rafa Mira se adelanta al portero rumano y remata de cabeza. Rafa Mira se adelanta al portero rumano y remata de cabeza.

Rafa Mira se adelanta al portero rumano y remata de cabeza. / Álex Cámara

En su camino de preparación para la Eurocopa, la selección española sub 21 hizo parada en Granada para medirse a Rumanía, que también estará en el torneo continental del próximo mes de junio, a la que derrotó por un solitario gol de Mikel Merino en una acción a balón parado. Las, en teoría, próximas estrellas del fútbol nacional dominaron el choque en todo momento ante un rival muy tímido en ataque que se soltó en la segunda mitad algo más, sobre todo con el marcador en contra. Con un Estadio de Los Cármenes algo frío, que presentó media entrada, España fue encendiendo poco a poco a la afición granadina que terminó haciendo la ola y dando una ovación a un grupo de jugadores que demostró detalles de calidad por momentos.

De menos a más

El primer acto fue de menos a más. A los de Luis de la Fuente les costó entrar en el partido pues el cuadro rumano, por momentos, le quitó el balón y sin él, ‘La Rojita’ no está cómoda. Pero conforme fue avanzando el crono, España tuvo más la posesión y aunque no hubo ocasiones excesivamente claras, sí se vivió en campo contrario casi toda la primera mitad.

Oyarzábal

Con un Reguilón que dio mucha profundidad a la banda izquierda, no tanto Pedro Porro, ambos debutantes con la sub 21, la participación en la media punta de Mikel Oyarzábal generó muchos problemas a la zaga ordenada por Radoi Mirel, seleccionador rumano. Los del Este de Europa tan sólo gozaron de un acercamiento a las inmediaciones de Unai Simón. Fue en el minuto 10 tras una contra bien llevada por Dragus Denis que, con una gran maniobra, se zafó de la presión de la dupla de medios centros españoles para ceder a Florin, cuyo centro atajó el guardameta del Athletic Club.

Carlos Soler trata de marcharse de dos contrarios. Carlos Soler trata de marcharse de dos contrarios.

Carlos Soler trata de marcharse de dos contrarios. / Álex Cámara

A partir de ahí las riendas del duelo las cogió España, que buscó la espalda de la zaga amarilla para asistir a Borja Mayoral, que poco a poco se fue sintiendo importante. Aunque fue a balón parado cuando ‘La Rojita’ se pudo adelantar, tras una falta lateral botada por Carlos Soler, cuyo rechace le cayó a Mikel Merino que remató con su pierna mala, la diestra, junto al palo derecho de Radeu.

Con una línea defensiva muy adelantada, el balón le duraba muy poco a Rumanía, lo que provocó que se jugara siempre en campo contrario, llegando así las ocasiones de gol. Una de ellas, en el minuto 22, pudo poner por delante en el electrónico a los de De la Fuente. Un gran pase interior de Oyarzábal a Mayoral dejó al delantero del Levante ante el arquero visitante pero el sutil toque del ex madridista lo salvó Radeu, el cuero le llegó a Reguilón que disparó con la diestra pero Rus Adrian sacó bajo palos.

El conjunto rumano apenas generó peligro ante Unai Simón que no tuvo mucho trabajo

La pareja formada por Soler y Fornals comenzó a asociarse y el agobio español fue a más. A nueve minutos del descanso un centro al punto de penalti de Oyarzábal, que tuvo mucha movilidad, fue rematado por Fornals con la zurda pero su intento le salió mordido. La última del primer acto llegó con un centro-chut de Soler que despejó como pudo el guardameta rumano, que se convirtió en el mejor jugador de su equipo.

Segundo acto

El paso por los vestuarios trajo el primero de los numerosos cambios que se llevaron a cabo. El central madridista Vallejo dejó su sitió a Jorge Sáenz, jugador del Tenerife. Sin embargo, la tónica no cambió. España siguió dominando la posesión gracias, sobre todo, al trabajo de Oyarzábal en la media punta, el mejor sin duda de los que pisaron el césped de Los Cármenes. De las botas del talentoso jugador vasco nacieron las mejores acciones ofensivas, como la que llegó en el 52’ con un centro al punto de penalti que Mayoral remató pero encontró la respuesta del portero rumano que detuvo en dos tiempos.

Los cambios mejoraron al equipo de Luis de La Fuente, sobre todo Aleñá y Rafa Mir

El control de juego era del combinado nacional pero el gol se resistía. A la hora de partido Mikel Merino, tras descolgarse en ataque, recibió en la frontal pero en vez de girarse y golpear con la zurda, quiso ceder a Mayoral, acción vio Radu que evitó males mayores en su última acción antes de ser cambiado. Fue el anticipo del único tanto del encuentro, que llegó a balón parado.

Carlos Soler botó un saque de esquina para que rematara Jorge Sáenz con la cabeza pero Radeu rechazó con una gran estirada con tal mala suerte que el cuero le llegó a Mikel Merino, que con un excelente salto alojó con la testa el balón en el fondo de las mallas. Fue el momento en el que la afición granadina despertó del letargo y comenzó a hacer la ola para, entre otras cosas, calentarse ante el frío ambiente por la baja temperatura.

Mikel Merino celebra el tanto que supuso el triunfo de España. Mikel Merino celebra el tanto que supuso el triunfo de España.

Mikel Merino celebra el tanto que supuso el triunfo de España. / Álex Cámara

Los de Luis de la Fuente no se echaron atrás sino que siguieron insistiendo en busca de un segundo tanto que no llegó pese a gozar de ocasiones de gol. Una de ellas la tuvo en sus botas Carlos Soler tras un mal control de Oyarzábal pero el jugador del Valencia no encontró portería. Tampoco lo hizo Rafa Mir, el jugador de Las Palmas que no podrá jugar el domingo ante el Granada CF, tras rematar al primer palo de cabeza un saque de esquina botado por, quien sino, Oyarzábal.

El peligro del choque era dejar demasiados espacios atrás y que Rumanía los aprovechara pero únicamente a nueve minutos del final Rus Adrian puso en apuros a Unai Simón tras un centro lateral. De ahí al final, el disparo al palo de Mir fruto de una contra fue lo más destacado de un duelo que volvió a llevar el fútbol internacional al Estadio de Los Cármenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios