ciclismo lVuelta a España

La ronda en 28 segundos

  • Las últimas cuatro ediciones se ganaron por diferencias menores al minuto · Las bonificaciones, estrategia ideal de Purito

Desde el momento en que las bonificaciones y el estado de forma de Joaquim Purito Rodríguez (de dulce) empezaron a influir decisivamente, esta Vuelta ha sido una carrera de laboratorio, un cálculo matemático que en el segundo día de descanso quedó en 28 segundos, una diferencia exigua entre los primeros, pero que en ocasiones ha bastado para ganar la ronda.

Hay grandes vueltas que se han ganado por un suspiro. Así, el francés Laurent Fignon perdió un Tour de Francia en el año 1989 por sólo ocho segundos. En 1984 se disputó la Vuelta que terminó con el margen más pequeño entre primer y segundo clasificado. El francés Eric Caritoux logró entonces el triunfo con sólo seis segundos sobre el palentino Alberto Fernández.

Casi todas las últimas vueltas se han ganado por diferencias inferiores al minuto. La del año 2011 se acabó decidiendo a favor del cántabro Juanjo Cobo por 13 segundos y fue porque sumó más bonificaciones que Chris Froome.

Alejandro Valverde ganó en 2009 a Samuel Sánchez por 55 segundos y el italiano Nibali doblegó al español Ezequiel Mosquera por sólo 41 segundos en 2010. Alberto Contador ya ganó una ronda española en 2008 gracias a los segundos de bonificación sobre el estadounidense Levi Leipheimer. Al final, se impuso por solamente 46 segundos.

Cuando hay un corredor dominante, 30 segundos más o menos pueden cambiar las cosas muy poco, pero en esta Vuelta no es así. Contador ha atacado muchas veces pero le falta el punto que antes tenía para irse definitivamente de sus rivales.

Sin embargo, de no ser por las bonificaciones el corredor de Pinto sería el líder de la carrera. Está claro que cuando hay mínimas diferencias entran en juego los segundos "abonados" en forma de bonificación.

Las bonificaciones son la pedrea del ciclismo, siempre han generado un debate, son justas o injustas según quien las gane y a quien le beneficien, pero en ocasiones suponen una estrategia esencial que Purito ha sabido aprovechar, y mucho, en esta Vuelta.

Este año, los segundos de bonificación en la línea de meta son 12, ocho y cuatro para primero, segundo y tercero, respectivamente. Las bonificaciones en esta edición han decidido más que una contrarreloj de cuarenta kilómetros entre Cambados y Pontevedra, poco propicia para Purito.

El corredor catalán ha ido sacando la calculadora en esta carrera y ha compensado el tiempo perdido en contrarreloj ganando etapas y embolsándose muchos segundos extras.

"Era para mí difícil imaginar que estuviera así en el segundo día de descanso, sobre todo por la contrarreloj, pero ahora día a día tengo más confianza en mi mismo, ya que me veo capaz de aguantar los ataques de Alberto (Contador)", subrayó ayer Purito, el principal beneficiado por esas bonificaciones.

El catalán piensa ahora en la Bola del Mundo y, sobre todo, en la etapa de Valladolid, por si hay viento. Ese no es su terreno. Y es que son solamente 28 segundos, aunque Valverde, tercero en la general, ve a Purito como claro favorito para el triunfo final, ya que "se encuentra en un momento de forma que es difícil de superar".

"Le vi en el Giro muy fuerte hasta el último día y sabía que sería difícil que flaqueara. Ahora queda la etapa de la Bola del Mundo, pero tal y como está será difícil que Contador le pueda superar", dijo Valverde.

Contador también ha sacado la calculadora. "No quiero excusas, pero me dejé un tiempo en Jaca que normalmente no hubiera perdido en condiciones normales, y en Barcelona porque no conocía el final", dijo el madrileño.

Los números cantan: veintiocho segundos separan a Purito de Contador a falta de cinco etapas. La Vuelta 2012 ya es cosa de dos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios