Fórmula 1 l Gran Premio de Malasia

La sonrisa y el calvario

  • Vettel logra su primer triunfo del curso tras dos frustrados intentos en una carrera en la que Red Bull hizo doblete y Alonso abandona · El Ferrari del asturiano, ingobernable de inicio, se rompe a dos vueltas del final

El alemán Sebastian Vettel (Red Bull-Renault) logró por fin la victoria al imponerse en el Gran Premio de Malasia, tras haber dominado con anterioridad las dos primeras pruebas del mundial sin éxito final. La carrera, en cambio, fue un calvario para Fernando Alonso (Ferrari), que terminó abandonando con el motor roto.

Si para Vettel todo fue bien durante el fin de semana, aunque el sábado no lograra el primer puesto en la formación de salida como en Bahrein y Australia, a Alonso todo le fue mal, empezando por la eliminación en la primera ronda de la sesión de clasificación del sábado, que le obligaba a remontar ayer.

Vettel salía de forma impecable desde la segunda fila y se situaba líder al llegar a la primera curva para abandonar sólo dos vueltas el primer puesto, cuando se detuvo a cambiar neumáticos.

Alonso, sin embargo, se quedó sin embrague en la vuelta de formación y no podía utilizar el motor como freno, y en lugar de remontar perdió puestos en la salida. A partir de ese momento tuvo que adaptarse a conducir un coche ingobernable y comenzó a remontar puestos con la esperanza de limitar los daños al mínimo imprescindible.

Salió con los neumáticos duros y fue el último en detenerse a cambiarlos, en la vuelta 36 de las 56 de que constaba la carrera, y se lanzó a la caza de su compañero de equipo, en brasileño Felipe Massa, y del británico Jenson Button (McLaren-Mercedes)

Massa logró adelantar a Button en la vuelta 44 para situarse séptimo y Alonso comenzó el asalto al puesto del británico, pero a dos vueltas del final, cuando le había logrado meter el coche en la curva del final de la recta de meta, el motor dijo basta y una humareda blanca indicaba la rotura del propulsor.

Así terminaba el calvario de Alonso en un fin de semana que empezó mal y terminó mal, aunque los daños sufridos en la clasificación del mundial no son irreparables, ya que ha descendido al segundo puesto, igualado con Vettel y a dos puntos de Massa.

Los Red Bull conseguían el doblete con Vettel y el australiano Mark Webber, que lograba la vuelta rápida en carrera. Tercero, después de una carrera sin pena ni gloria, terminaba el alemán Nico Rosberg (Mercedes).

El cuarto puesto lo conseguía el polaco Robert Kubica, que después del podio de Australia daba otra alegría a Renault; quinto finalizaba el alemán Adrian Sutil (Force India-Mercedes) y los puestos siguientes fueron para los pilotos condenados el sábado a remontar tras caer en la primera eliminatoria de la sesión de clasificación. El británico Lewis Hamilton (Mclaren-Mercedes) fue sexto; Massa, séptimo; y Jenson Button acabó octavo.

Jaime Alguersuari (Toro Rosso-Ferrari) logró sumar sus dos primeros puntos al término de una gran carrera. Lo hizo en el circuito mas difícil del mundial, no sólo por el trazado sino por las condiciones meteorológicas, aunque ayer la lluvia no acudió a la cita. Desde la salida ganó posiciones y superó a su compañero de equipo, el suizo Sebastian Buemi, y en la décima vuelta ya estaba en los puntos. Tuvo que luchar contra los que remontaban, como Hamilton y Massa, y sobre todo contra los que también querían puntuar.

En la vuelta 30, después de haber perdido el décimo puesto, último en puntuar, tras su parada para cambiar neumáticos, se lanzó sobre el alemán Nico Hulkemberg (Williams-Cosworth) y le adelantó sin remisión para afianzarse y asegurarse su primer punto en el mundial, que finalmente serían dos tras el abandono de Alonso. Pedro de la Rosa (Sauber-Ferrari) tampoco tuvo suerte. Logró su mejor resultado el sábado y podía aspirar a los puntos, pero antes de llegar a la formación de salida se rompió el motor: ni siquiera salió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios