Economía

Andalucía se pone a la cabeza del ranking europeo del desempleo

  • España coloca siete regiones en el 'Top 10' del paro de la Unión Europea. El número de parados que perdieron su empleo hace más de tres años se dispara un 48% en 2012.

Comentarios 16

Ceuta, Andalucía, Extremadura y Canarias fueron las regiones europeas con mayores tasas de desempleo en 2012, mientras que Melilla, Castilla-La Mancha y Murcia también se situaron entre las diez con más paro de la UE, según los datos difundidos ayer por Eurostat, la oficina comunitaria de estadística. Estos datos se basan en la media de las Encuestas de Población Activa (EPA) que elaboran los institutos de estadística de cada uno de los socios de la Unión Europea siguiendo los mismos criterios armonizados.

Ceuta registró la mayor tasa de todas las regiones europeas, con un 38,5% de paro. Sin embargo, sus datos son poco representativos dado que la muestra con la que se elabora la encuesta es pequeña. A continuación se sitúan Andalucía (34,6%), Extremadura y Canarias (ambas con el 33%) y Macedonia Occidental (Grecia, 29,9%).

En sexto lugar se situó Melilla (28,6%), con la misma tasa que Reunión -una de los departamentos de ultramar de Francia-, y a continuación Castilla-La Mancha (28,5%), Murcia (27,9%) y Grecia Central (27,8%). Estas cifras divergen de las difundidas el pasado mes de enero, dado que se refieren a la media anual y no a un trimestre concreto.

En total, en 2012 hubo veinticinco regiones europeas con una tasa de paro superior al 20,8% -el doble de la media comunitaria-, entre las cuales se encontraban once comunidades autónomas españolas, diez griegas y cuatro departamentos franceses de ultramar.

En el otro extremo, las regiones con menores tasas de desempleo de la Unión Europea (UE) se concentran en el norte de Europa. Concretamente, fueron las austriacas de Salzburgo y Tirol (2,5% en ambos casos) y las alemanas de Tübingen, Oberbayern y Trier (2,7% cada una).

Un total de 53 regiones europeas contaron tasas de paro inferiores al 5,2% -la mitad de la media de la UE-, entre las que se incluyeron veintidós regiones alemanas, diecinueve austriacas, siete holandesas, cinco británicas, cuatro belgas, tres rumanas, dos checas y una italiana, así como el Gran Ducado de Luxemburgo. Con esa tasa, se encuentran en situación de pleno empleo.

En cuanto al desempleo juvenil, también sigue las mismas pautas que el paro en general. Las mayores tasas también se observaron en las regiones de Macedonia Occidental (72,5%), Ceuta (70,6%), Canarias (62,6%), Andalucía (62,3%) y Extremadura (61,6%). Las menores cifras fueron las alemanas de Oberbayern (4,2% ) Tübingen (4,5% ) y Friburgo (4,8%).

En la cuarta parte de las regiones de la UE, la tasa de paro de los jóvenes de entre 15 y 24 años equivalía como mínimo al doble del nivel total de desempleo, según Eurostat, que también destacó las "fuertes disparidades" entre las cifras de las 270 regiones europeas.

España no sólo se enfrenta a unas tasas de desempleo disparadas, sino que además se ha multiplicado el número de parados de muy larga duración, los que perdieron su empleo hace más de tres años y aún no han podido recolocarse. El Instituto Nacional de Estadística reveló ayer que 1.047.300 personas se encontraban en esta situación en 2012, lo que supone un incremento del 48% respecto al ejercicio anterior.

Las personas desempleadas en 2012 procedían, en su mayoría, de situaciones previas de empleo. Así, de los 5.769.000 parados de media en ese año, 5.293.000 habían trabajado anteriormente. El principal motivo de haber dejado su empleo fue la finalización del contrato que afectó a 2.673.500 parados con empleo anterior (el 50,5% del total) frente a 2.390.700 de 2011 (el 52,1%).

El segundo motivo de peso para terminar en el desempleo fue el despido o la supresión del puesto de trabajo, incluyendo las regulaciones de empleo. En total, 1.140.400 personas se vieron en el paro por alguna de estas razones, (43.000 más que en 2011), el equivalente al 21% del total de desempleados.

La EPA de 2012 también revela que el porcentaje de asalariados que fue contratado a través de una ETT se mantuvo en el 2,7% el año pasado, mientras que sólo un 1,6% obtuvo su empleo mediante la intermediación de una oficina de empleo público, nueve décimas menos que en 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios