EPA del primer trimestre Sevilla afronta la crisis del coronavirus con un paro que se acerca al 22%

Oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) Oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE)

Oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE)

La Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) del primer trimestre ha reflejado malos datos del mercado laboral en Sevilla, pero no catastróficos, como sí fueron los de paro y afiliación del Ministerio de Trabajo correspondientes a marzo.

Así, la provincia suma 8.300 parados más respecto al último trimestre de 2019, hasta superar de nuevo los 200.000 (204.200), un dato bastante negativo pero sólo ligeramente peor que el de 2019 (+8.200) y mucho mejor que el de 2018 (+21.000). El número de ocupados, por su lado, baja en 12.200 personas, hasta 736.600, un dato que es incluso mejor que el de 2019, cuando la caída fue de 16.800. Al ser la EPA y ocupar tres meses (enero, febrero y marzo) esto puede indicar que en los dos meses y medio previos al estado de alarma la evolución era buena o bastante buena y se vio frustrada por el Covid-19, aunque esto entra dentro del terreno de la especulación ya que el INE no refleja los 15 días del estado de alarma específicamente en la estadística. E incide en que este periodo de crisis sólo refleja tres de las once semanas que ha durado la encuesta.

Lo que sí dice el INE es que los afectados por ERTE se consideran ocupados mientras la suspensión laboral sea inferior a tres meses (lo que no ocurría en el caso de la afiliación a la Seguridad Social), lo que contribuye a no distorsionar demasiado la estadística. Quizás un dato preocupante es la tasa de paro, que sube casi un punto, hasta el 21,70%, lo que sitúa a la provincia en un punto de partida bastante inquietante de cara a la más que previsible subida del desempleo en los próximos meses.

También baja la población activa, en 3.900 personas, una cifra baja para lo que cabría esperar ya que el INE afirma que muchos de las personas que se han quedado sin empleo pasan a ser directamente inactivos al renunciar a la búsqueda de trabajo. En el caso de la provincia, aún hubo más reducción de activos el año pasado: 8.600 menos.

Evolución en el largo plazo

En el plazo de un año, respecto al primer trimestre de 2019, los datos de la EPA siguen reflejando ese frenazo del mercado laboral ya constatado a final de año, pero aún no descalabro. Así, en un año Sevilla registra sólo 1.600 desempleados menos, frente a la caída de 27.100 del ejercicio anterior. Una diferencia muy considerable. Respecto al empleo, el INE refleja sólo 7.500 más que en el primer trimestre de 2019, cuando en el año anterior eran 23.100. Se observa, no obstante, una cierta mejoría respecto al cierre de 2019, cuando la ocupación se elevaba en un año sólo en 2.900.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios