Málaga

La inversión británica en Andalucía crece pese al ‘Brexit’

  • Expertos afirman que las empresas seguirán apostando por esta región y por España mientras la economía vaya bien

Varios de los ponentes que participaron en el acto. Varios de los ponentes que participaron en el acto.

Varios de los ponentes que participaron en el acto.

La posibilidad de hacer negocio vence a la incertidumbre generada por el Brexit. Las empresas británicas están aumentando su inversión tanto en Andalucía como en el resto de España y, por ahora, no se aprecia un cambio de tendencia. Esta es una de las conclusiones que se extraen del IV Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España desarrollado por Analistas Financieros Internacionales y la Cámara de Comercio Británica en España que fue presentado ayer en un acto celebrado en el Parque Tecnológico de Andalucía en Málaga.

José Manuel Amor, socio de Analistas Financieros Internacionales, explicó que Reino Unido se mantiene como el segundo país que más invierte en España, con una cantidad que alcanzó los 3.130 millones de euros en 2018, y en el primer trimestre del presente año ya se han suscrito 800 millones de euros, por lo que las perspectivas son positivas.

De esos 3.000 millones de euros, la mayor parte fueron a parar a la comunidad de Madrid (1.096 millones) porque, según explicó Amor, “el efecto sede tira mucho a la hora de invertir”, aunque Andalucía logró arañar 117 millones de euros principalmente en el sector de la industria agroalimentaria, la construcción o el comercio minorista. La inversión británica acumulada desde 1993 en Andalucía supera los 1.500 millones de euros y eso permite mantener unos 13.000 empleos en esta comunidad.

Un momento de la presentación del barómetro Un momento de la presentación del barómetro

Un momento de la presentación del barómetro

“El stock de inversión sigue subiendo año tras año en España pese al Brexit y eso demuestra que hay un compromiso fuerte y continuo”, dijo el socio de Analistas Financieros Internacionales, quien explicó que ese interés por España se debe a que “es un país que está creciendo el doble que la media europea, tiene muchos servicios, un tamaño de consumo relevante y una industria pequeña que representa el 12% del PIB, por lo que es un país de oportunidades”. “Cuando hablo con inversores de fuera me dicen que quieren venir porque España es un mercado grande que crece”, añadió este experto. En el conjunto nacional las inversiones británicas están muy diversificadas porque, si bien los mayores desembolsos se han realizado históricamente en el sector de las telecomunicaciones y el tabaco, hay apuestas importantes en la metalurgia, el transporte, los servicios financieros o el sector inmobiliario.

Junto a los datos de inversión, este barómetro incluye un apartado sobre las expectativas futuras de negocio. “La mayoría de empresas dicen que quieren seguir invirtiendo en España. Andalucía acapara una parte relevante pero hay oportunidades para que crezca más. La incertidumbre del Brexit no es relevante y si España va bien seguirá captando inversión británica”, argumentó este experto. Paul Clark, agregado de asuntos económicos de la Embajada de Reino Unido en España; Eva Prada, directora nacional de la Cámara Británica; o Derek Langley, vicepresidente regional de la Cámara Británica fueron en la misma dirección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios