Economía

Las negociación para el nuevo contrato del A400M va más lento de lo previsto

  • Pese al retraso, espera concluir el compromiso a finales de año y resolver flecos pendientes el año que viene. Airbus admite que persisten los riesgos del programa. Eleva en 7 millones la provisión para 2018, hasta 105 millones de euros

Avión del A400M propiedad de las fuerzas aéreas británicas Avión del A400M propiedad de las fuerzas aéreas británicas

Avión del A400M propiedad de las fuerzas aéreas británicas / Archivo

El grupo Airbus ha incrementado las provisiones para el programa del avión de transporte militar A400M, que se ensambla en Sevilla, en 105 millones de euros en lo que va de año, es decir, 7 millones más de lo que ya se había anunciado para el primer semestre.

La división de defensa y espacio, en la que está integrado este programa, repitió casi exactamente sus ingresos en los nueve primeros meses de este año: 7.051 millones de euros, frente a los 7.052 millones de un año antes, pero su ganancia media operativa (Ebit) sufrió un retroceso del 46 % mientras que el ajustado ganó un 3%.

Teniendo en cuenta las provisiones precedentes (de 1.299 millones de euros sólo en 2017), el A400M acumula 8.400 millones en una historia accidentada y, como Airbus reconoció este miércoles, sigue rodeado de incertidumbres. Esos "riesgos" tienen que ver con "el desarrollo de las capacidades técnicas a un nivel de exportación suficiente dentro del plazo, así como en cuanto a la fiabilidad operativa de los aviones -especialmente en cuanto a los motores- y a la reducción de costes con arreglo a la línea de referencia revisada", según un comunicado de Airbus.

El sobrecoste del programa del avión de transporte militar asciende a 8.400 millones de euros

La compañía indicó que "las conversaciones para la modificación del contrato (con los países asociados en el A400M) progresan, pero lo hacen a un ritmo algo menor del planificado". En todo caso, el responsable financiero de la compañía, Harald Wilhelm, explicó a la prensa que la compañía espera "concluir en 2018" el compromiso con los países, aunque reconoció que algunos de las negociaciones con los países del programa pueden prolongarse hasta el año próximo.

El objetivo del nuevo contrato es modificar el calendario de entregas con plazos más largos de los contemplados hasta ahora y sin penalizaciones para el fabricante, a cambio de lo cual Airbus se compromete a dotar a los aviones de las prestaciones articulares requeridas

El grupo Airbus tuvo 1.453 millones de euros de beneficio en los nueve primeros meses del año, un crecimiento del 4% respecto al mismo periodo de 2017, debido a la mejora del resultado operativo. La ganancia neta operativa (Ebit) se incrementó un 60 % hasta 2.683 millones de euros, según el comunicado, que destacó que en términos ajustados -descontando el impacto de elementos no recurrentes- aumentó un 127 %, hasta 2.738 millones.

La compañía declara 1.453 millones de beneficio hasta septiembre, un 4% más, por la mejora del resultado operativo

La facturación subió globalmente un 6 %, hasta 40.421 millones de euros, lo que refleja en particular el aumento de las entregas de aviones comerciales (503, frente a los 454 entre enero y septiembre de 2017). De hecho, la división de aviones comerciales elevó sus ingresos en un 11% hasta 30.478 millones de euros y un 187% su ebit, hasta 2.238 millones (un 190 % el ajustado).

Por el contrario, el negocio de helicópteros redujo su volumen de negocios en un 11 %, hasta 4.197 millones de euros, aunque su ebit mejoró un 11 %, hasta los 179 millones de euros (y el ajustado un 25 %).

Airbus tuvo un flujo de caja negativo de 4.169 millones de euros entre enero y septiembre, comparados con los 3.344 millones del mismo periodo de 2017, y eso incluye el programa de los aviones A220 comprado al canadiense Bombardier.

Para el cierre del ejercicio 2018, el grupo europeo reconoce que se ha hecho más difícil cumplir su objetivo de aumento de la producción de la versión renovada de su familia de aviones de pasillo único, la A320neo, por los retrasos de los fabricantes de motores en la primera mitad del año y por "algunas dificultades industriales internas". Ese mismo tipo de problemas por retraso de entrega de motores por parte del proveedor para el A330neo también ha conducido a ajustar el programa de entregas para este aparato de doble pasillo.

La empresa indicó igualmente que trabaja "activamente" para resolver "ciertos desafíos comerciales de los programas del A330neo y del A380" (su modelo gigante, cuyas ventas han sido muy decepcionantes).

En todo caso, sus previsiones para este año pasan por entregar "alrededor de 800 aviones comerciales, incluidas 18 unidades del A220.

Sobre esa base, mantiene su objetivo de un ebit ajustado antes de fusiones y adquisiciones de unos 5.000 millones de euros y un flujo de caja inferior a los 2.950 millones de 2017, que, como el ebit, estará impactado negativamente por el A220.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios