Automoción

La plantilla de Renault Sevilla ve con buenos ojos la fusión con Fiat

  • El grupo francés confirma que la operación está avanzada.

  • El objetivo es fortalecer a la compañía resultante en Europa y EEUU.

La factoría de Sevilla celebró la entrega de la caja de velocidades número 29 millones la pasada semana. La factoría de Sevilla celebró la entrega de la caja de velocidades número 29 millones la pasada semana.

La factoría de Sevilla celebró la entrega de la caja de velocidades número 29 millones la pasada semana. / M. G.

Comentarios 2

El grupo Renault confirmó que las negociaciones para fusionarse al 50% con Fiat Chrysler Automobiles (FCA) son una realidad y están avanzadas. "Tras haber revisado atentamente los términos de esta proposición amistosa, el Consejo de Administración de Renault ha decidido estudiar con interés la oportunidad de este acercamiento, que refuerza la huella industrial del Grupo Renault y genera valor adicional para la Alianza –en referencia a la unión con Nissan y Mitsubishi–", señaló la compañía.

La noticia sentó bien a la plantilla de la factoría de Renault en Sevilla, que emplea a 1.300 personas. Esta posible fusión no les ha cogido por sorpresa al ser un movimiento lógico dentro del sector, que sus trabajadores ya venían comentando entre ellos en los últimos meses.

De todos modos, los representantes de los trabajadores ya han solicitado más información a la dirección de la compañía. "Hasta la fecha, las fusiones nos han venido bien y esperemos que ésta también sea positiva", valoró ayer Miguel Castro, secretario de la Prensa y Comunicación de CCOO de Renault y trabajador de la factoría sevillana.

Las bolsas aplauden la noticia: Renault cierra con una subida del 12% y Fiat Chrysler, del 7,9%.

El único miedo es que la operación afecte a la alianza con Nissan y Mitsubishi, ya que la planta se ha visto muy favorecida por esta unión del grupo francés y las compañías japonesas.

Operación al 50%

FCA calcula en más de 5.000 millones de euros anuales los beneficios de la fusión, que permitiría reforzar la posición de Fiat en Europa y de Renault en Estados Unidos. Además, de contar con las sinergias que suponen la alianza con las empresas japonesas, que permite a Renault estar presente en 134 países y mantener una plantilla de 180.000 empleados, repartidos en 36 plantas de fabricación y 12.700 puntos de venta en el mundo.

Si la fusión culminara con éxito, el consejo de administración del grupo resultante contaría con once miembros, de los que cuatro serían designados por Renault, otros cuatro por Fiat Chrysler y uno por Nissan, según explicó FCA.

Líder mundial

La compañía que ha dado los primeros pasos para realizar la operación, que no conllevaría ningún cierre, destaca que "la propuesta crearía uno de los fabricantes de automóviles líderes en el mundo en términos de volumen de negocios, rentabilidad y tecnología", con unas ventas de más de 15 millones de vehículos al año, incluidos los 8,7 que aportan Nissan y Mitsubishi.

FCA también dejó claro que "la sociedad resultante de la fusión sería al 50% propiedad de los accionistas de FCA y de los de Renault y tendría una estructura de gobernanza de igualdad, con una mayoría de directivos independientes".

Nissan, abierto al diálogo

Además, calcula que "sobre una base agregada simple, basada en los resultados de 2018, los ingresos de la compañía por la fusión serían de casi 170.000 millones de euros, con un beneficio operativo de más de 10.000 millones y un beneficio neto de más de 8.000 millones".

Por su parte, el presidente de Nissan Motor, socio de Renault en Japón, Hiroto Saikawa, aseguró que está "abierto al diálogo" sobre las opciones de reforzar la alianza actual con la incorporación de FCA.

Los inversores valoraron positivamente la posible fusión y Renault cerró ayer con una subida del 12,09% en la Bolsa de París y FCA repuntó un 7,98% en la Bolsa de Milán.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios