2011 Elecciones

Esperanza Pérez, el efecto sorpresa

  • Las actuaciones o movimientos de la delegada se miran con lupa, no ya por la oposición, sino por los dirigentes de su propio partido

ESPERANZA Pérez Felices rompe con el molde tradicional del candidato socialista. Abogada en ejercicio y desde casi hace una legislatura delegada de Turismo de la Junta en Almería, es el mirlo blanco de los socialistas para tratar de devolver a Níjar el esplendor del que disfrutaron en el pasado, en un feudo provincial codiciado.

No ha buscado ser cabeza de cartel. Al contrario. Como mujer de partido esperó que la organización hiciera su trabajo y, una vez realizado, asumió como reto romper la mayoría absoluta de Antonio Jesús Rodríguez en la localidad del Levante.

Quiere ser el efecto sorpresa. Cree, a pies juntillas, en su capacidad y en la de sus compañeros para luchar por la alcaldía, aunque no duda de la dificultad del reto. Sabe que sus movimientos se miran con lupa, no ya solo por la oposición, sino por los propios dirigentes de su partido.

Detrás, no se percibe en exceso, hay un pasado que encabezó Joaquín García. El exalcalde sigue siendo un referente en el pueblo, aunque su tiempo político ya pasó. Tampoco es desdeñable la presencia de Mabel Salinas, ahora Directora General del Medio Rural de la Consejería de Agricultura, aunque antes ha sido delegada, diputada, parlamentaria y eurodiputada. Como ven, una selva más que boscosa en la que sacar la cabeza por encima de los árboles, no es que sea tarea complicada, pero si se necesita de una extrema laboriosidad.

Esperanza Pérez no es candidata al uso. Si gana las elecciones ejercerá como alcaldesa y si pierde no es de las que se marchan y dejan el trabajo de oposición para otros concejales. Confirma que dejará la delegación de Turismo, regresará al ejercicio pleno de la abogacía, que ahora mantiene en un segundo plano, aunque con despacho abierto, y trabajará en la oposición para y por el gran municipio del Parque Natural de Cabo de Gata.

De risa fácil y mirada felina, la candidata de Níjar no es fácilmente moldeable. Al contrario. Sus ideas son firmes y no se deja convencer con facilidad. Eso sí, escucha, toma nota, aprende y luego ejecuta. Una actitud ante la vida que ha cincelado, con seguridad, el ejercicio del Derecho y el conocimiento de la sociedad en la que vive.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios