2015 Elecciones Municipales

La búsqueda del camino perdido

  • Las elecciones se prevén fundamentales en el futuro de un municipio marcado por las crisis políticas Renovación en los partidos clásicos frente a dos propuestas independientes

Desde el Instituto Los Pedroches al Recinto Ferial. O sea, de Norte a Sur. Y desde el Centro de Minusválidos Físicos hasta la Piscina Municipal. Es decir, de Este a Oeste. Da igual las coordenadas, porque si uno se da un paseo por Pozoblanco, pregunta y pone oído escuchará lo mismo: un deseo intenso de que el municipio recupere la estabilidad política que perdió hace años. No es sólo la crisis económica ni la crisis institucional que vive España, sino una crisis propia, a la taruga, que está provocando graves daños en un municipio que hasta no hace no mucho emanaba síntomas de progreso. Sigue siendo la localidad mayor del Norte cordobés y su principal motor, pero a nadie se le escapa que el camino se perdió. Valga como símbolo el último Pleno del mandato que ahora acaba, donde los partidos, lastimeros, fueron pidiendo disculpas por las tensiones que se han vivido en cuatro años grisáceos. En tal contexto, las elecciones del 24 de mayo se anuncian fundamentales.

Por lo pronto, dos figuras esenciales del mandato se marchan de la política. El socialista Pablo Carrillo, que ha sido alcalde durante todo el periodo a pesar de que era el líder de la tercera fuerza más votada, y el popular Baldomero García, exalcalde y que tras no pocos dimes y diretes internos en su propia formación ni siquiera aparece en la candidatura del PP. Persisten en las listas veteranos como Benito García de Torres (exsocialista y líder del CDeI) y Emiliano Pozuelo (que dejó el PA para fundar Pozoblanco en Positivo), pero más allá de ellos pocos son los nombres que repetirán en el Consistorio.

Con tanta mudanza, y con tales tensiones, difícil parece hacer predicciones, más allá de que la mayoría absoluta parece imposible. El PP, que ganó las últimas locales, aunque eso no le valió para gobernar, se puede pensar que sigue partiendo como principal favorito, pero hay sombras. La primera, que llegarán a los comicios apenas un mes después de superar una grave crisis interna, que dio lugar a que Baldomero García abandonase, a que un primer candidato, Ventura Redondo, renunciase y a que la lista definitiva se presentase en el juzgado apenas unos minutos antes de que se cerrase el plazo. Al final, los populares, pese a las urgencias, sorprendieron con una lista no exenta de atractivos y que lidera Santiago Cabello. Nacido en los 70 y trabajador de Covap, persona con carisma a pesar de su juventud, ingresa en la vida política como independiente y rodeado por un equipo en el que persiste un edil de la anterior etapa, Manuel Cabrera, y en el que aparecen muchos nombres nuevos. El reto de Cabello será mantener el colchón tradicional de votos del PP y lograr que no se vayan apoyos a Pozoblanco en Positivo. Crecer sería un éxito.

La segunda formación en electores en los comicios de 2011 fue el CDeI, un partido que, con un fuerte sello personal, lidera Benito García de Torres. Exalcalde con el PSOE, lo expulsaron los socialistas en el mandato 2007-2011 y formó un partido con el que dio la campanada y logró superar al propio PSOE. Tras los comicios, pactó con los socialistas y debería haber ocupado la Alcaldía durante dos años, pero no fue así al irse uno de sus concejales al grupo mixto y hacerse inviable la investidura. García de Torres acude a las elecciones del día 24 desgastado a priori por las numerosas crisis en las que se ha visto envuelto y por un pacto repleto de tropezones. Aún con todo, si destaca por algo es por ser un político que se crece en campaña.

Tendrá García de Torres un reto grande: lograr fijar su electorado y que no se vuelva al Partido Socialista, fuerza que gobernó con mayorías absolutas durante dos décadas. A estos comicios comparece el PSOE con una lista repleta de caras nuevas y bajo el liderazgo de Auxiliadora Pozuelo, persona joven pero que ya fue concejal. Su lista incluye a gentes apreciadas en la sociedad pozoalbense, pero sobre ellos pesará un pasado socialista reciente lleno de sombras. También la figura de Antonio Fernández, exalcalde histórico y que ahora mismo se encuentra imputado por dos presuntos casos de corrupción, puede que sobrevuele el ambiente. El reto de Pozuelo, que tendrá que lograr que no se la vincule con esa decadencia, será recuperar la ilusión de los desencantados.

La gran incógnita, sin embargo, es Pozoblanco en Positivo, el nuevo partido de Emiliano Pozuelo, que tras una década en el PA, que desaparece de la vida política pozoalbense, decidió emprender un nuevo proyecto regeneracionista. Podría pensarse que es una formación personalista, a imagen del líder, pero si se mira en la lista que han conformado se comprueba pronto que en esta iniciativa se han implicado numerosas personas de prestigio que están cansadas de la situación que vive Pozoblanco. Se presentan como una formación integrada por personas de ideología diversa, por lo que a priori pueden cosechar votos tanto en entorno del PP como en el del CdeI como el PSOE. No es descartable después de tantas tensiones que la novedad que plantea Pe+, que ésas son sus siglas, pueda ser la auténtica sorpresa. Podría lastrarlos que el electorado no lo entendiese como un partido radicalmente nuevo sino como una aventura más de Emiliano Pozuelo. Un juego de máscaras.

Problema similar tiene la última formación que concurre, Cambiemos Pozoblanco. La lidera José María Moyano y se nutre principalmente de militantes clásicos de IU, aunque hay novedades. Tras unos resultados muy pobres en los últimos comicios, donde se quedaron con un único concejal, IU trata unido a este movimiento también regenerador -bajo el aroma Podemos- de conseguir un papel destacado en el Pleno pozoalbense, objetivo que se les resiste.

Lo que parece más que probable en cualquier caso es que los resultados que dejen los comicios abran un periodo negociador de pactos a día de hoy imprevisibles. De la responsabilidad de los elegidos dependerá que Pozoblanco alcance un gobierno sólido y que no tenga que repetirse dentro de cuatro años esa imagen insólita de los grupos municipales pidiendo disculpas por los errores al término del mandato.

pozoblanco

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios