Lola Villar | Investigadora "Fernández-Viagas defendía la autonomía para conseguir justicia"

"Fernández-Viagas defendía la autonomía para conseguir justicia" "Fernández-Viagas defendía la autonomía para conseguir justicia"

"Fernández-Viagas defendía la autonomía para conseguir justicia" / juan carlos vázquez

Lola Villar estudió Filosofía, pero lo suyo es "relacionar el pensamiento con la realidad. Por eso hizo el doctorado en el departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla. Su mentor, el profesor Moreno Alonso, le sugirió elaborar la biografía política de Plácido Fernández-Viagas, el primer presidente de la Junta preautonómica. Tenía sus dudas, pero acertó. Logró el primer premio en el certamen de tesis doctorales del Centro de Estudios Andaluces en colaboración con la Fundación Cajasol.

-¿Cómo define la figura intelectual de Plácido Fernández-Viagas?

-De pequeño, por influencia de su familia, había leído muchísimo. Nació en Tánger cuando era ciudad internacional. Hablaba francés, español, árabe, aunque no sabía escribirlo; e, incluso, inglés. Además, era inteligente, un alumno brillante en la escuela. Y tenía una gran sensibilidad social. Esto, unido al interés por la cultura hizo que Plácido Fernández-Viagas no fuera un político al uso.

"Quizás no se hubiera firmado el pacto de Antequera sin Plácido como 'artesano del consenso"

-¿Qué fue lo que más le llamó la atención durante la investigación?

-Cuando descubro la cantidad de artículos que escribe en prensa. Era un hombre muy activo en el terreno intelectual. No sólo escribió sobre su idea de Justicia y el uso alternativo del Derecho durante el franquismo. Escribió muchísimo desde que vivió en la isla de La Palma; a finales de los 50, empieza a escribir y dar conferencias. Trata todo tipo de cuestiones: la juventud, poesía, teatro... Fundó y dirigió allí un grupo de teatro. Escribió en el diario El Día de La Palma, pero también en Diario de Cádiz cuando lo trasladan a Cádiz. Y cuando vuelve a Tenerife era muy conocido en los círculos intelectuales de Canarias. Cuando llega a Sevilla escribió en El Correo de Andalucía y en Tierras del Sur, donde tiene cerca de 200 artículos.

-¿Los andaluces de hoy saben quién es Plácido Fernández Viagas?

-Creo que sólo aquellos que tienen más de 50 años y se interesaban por la política en la Transición.

-¿Habría tenido el mismo desarrollo político Andalucía sin la figura de su primer presidente preautonómico?

-Habría sido distinto. La biografía política de Plácido Fernández-Viagas ha sido un vehículo para estudiar el primer Gobierno preautonómico. La voluntad de una persona interfiere en los hechos históricos. Quizás no se hubiera firmado el Pacto de Antequera sin Plácido como "artesano del consenso", como lo llamó la revista Triunfo, y no habría existido tanta fuerza para conseguir que Andalucía entrase en la carrera autonómica por la vía del artículo 151 de la Constitución.

-¿Cuál fue su papel?

-Él propuso el pacto, pero he descubierto que un mes antes se publicó en el Sur otro pacto propuesto por la democracia cristiana de entonces. En espíritu pretendía lo mismo que el Pacto de Antequera. Tiene muchas similitudes y Plácido lo conocía, pero eso es lo de menos. Se reunió con partidos políticos de todo el abanico ideológico. Sólo quedaron fuera dos partidos comunistas que no aceptaban la Constitución.

-¿Cómo fue posible la firma de un acuerdo de 11 partidos entre los que estaban Alianza Popular, herederos del franquismo recién acabado, y los comunistas?

-La situación era muy grave y había consciencia de esa gravedad. y de la diferencia con otras regiones españolas Y el pueblo andaluz, por primera vez en la historia, había salido a la calle en 1977. Los partidos se dieron cuenta de que la gente estaba harta y de que era necesario un cambio. No les quedaba más remedio si querían seguir teniendo votantes.

-¿A día de hoy sería posible la reedición de un pacto como el de Antequera?

-Es distinto. Después de 40 años Andalucía no es la que era, aunque sigue habiendo diferencias. No sé qué asunto podría hacer que los partidos políticos llegaran a un consenso. Pero sea cual sea, el consenso es absolutamente necesario. Se puede aprender de los políticos de la Transición.

-Las críticas al sistema autonómico, que defendía Fernández Viagas, arrecian en los últimos tiempos.

-Plácido era autonomista, pero muy patriota. Con 17 años se matriculó por libre en Derecho, pero también en Historia de España y de Literatura Española. Esto no lo sabían ni sus hijos. El hecho de vivir en una ciudad internacional hace que ser patriota fuera una forma de reafirmar su identidad. Pero defendía la autonomía como instrumento para conseguir justicia. No por una identidad especial. Él no entendería las reivindicaciones de los catalanes.

-Su tesis hace referencia al concepto de ciudadanía andaluza. ¿A qué se refiere?

-Es ciudadano aquel sujeto que tiene una serie de derechos civiles, políticos y sociales por pertenecer a un Estado. Los andaluces somos ciudadanos españoles, nuestros derechos son españoles, pero están concretados y ampliados en el Estatuto. Somos ciudadanos andaluces también. Igual en nuestro Estatuto hay derechos reconocidos que no hay en otra comunidad.

-Hace 40 años, en el primer Gobierno preautonómico de Plácido Fernández-Viagas había una Consejería de la Condición Femenina.

-Es sorprendente. Al principio no estaba prevista, pero hubo presiones. Fue para María Izquierdo, una socialista muy feminista de Granada. Empezaron a crearse oficinas de información para la mujer. En los gobiernos posteriores no se mantuvo. Si se hubiera mantenido igual hoy no estaríamos como estamos. La educación es lo único que puede salvar a las mujeres de la bestialidad de algunos hombres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios