Victorino Martín | Ganadero

"El hombre debería parecerse al toro bravo"

Victorino Martín. Victorino Martín.

Victorino Martín. / M. G.

De casta le viene al galgo. Hijo del mejor ganadero del mundo, Victorino Martín García, vástago de Victorino Martín Andrés, lleva las riendas del legendario hierro tras el fallecimiento de su padre. Nacido en Madrid en 1961, el presidente de la Fundación Toro de Lidia rememora desde la finca cacereña los éxitos de los mejores victorinos. "Cobradiezmos, toreado por Manuel Escribano e indultado en Sevilla, es el más mediático, pero ha habido muchos: Baratero, Jaquetón, Bodeguero, Velador –único indultado en Las Ventas–, Conducido, Matador, Madrugador, Gaditano...".

–Vengo en son de paz, pero ejerza la autocrítica. ¿Qué han hecho para que el toro tenga mala prensa?

–Morir de éxito. Como todo nos iba muy bien, no nos preocupamos por el futuro.

–¿Y qué pueden hacer?

–Pues lo que no hemos hecho hasta ahora.

–¿Hay un interés oculto, espurio, para hablar mal de la tauromaquia?

–Sí, hay muchos frentes. Hay quienes quieren romper los lazos que unen España, un país con distintas regiones que se llaman autonomías con pocas cosas en común, a ver si le suenan: la lengua, la Corona, la religión, la Guardia Civil, los toros, y poco más... ¿Le suenan, no?

–¿Ganadero es una profesión de riesgo?

–Siempre lo ha sido, física y económicamente. Y ahora mucho más. Con la pandemia somos de los pocos españoles que no sólo no hemos tenido ningún ingreso, sino que hemos aumentado los gastos.

–¿El toro tiene que morir en la plaza?

–Sí. Eso no se discute. La otra muerte sería traicionera, cobarde. El toro vive para morir luchando, es la metáfora de la vida.

–"Sólo los tiranos pretenden decidir qué es cultura y qué no", ha dicho recientemente Manzanares. ¿Tan malos tiempos corren que hay que recordar en público esas obviedades?

–Sí, estamos ante la imposición del pensamiento único. Algunos políticos creen que quien no piense como ellos no tiene cabida en la sociedad. La democracia es el respeto de las minorías y en este caso es una minoría mayoritaria.

–¿Cambiaría a Uribes al mando de Cultura por Calvo o Ábalos, asiduos a los cosos?

–Simplemente me gustaría que Uribes, Calvo, Ábalos y todos los gobiernos anteriores dieran a la tauromaquia lo que le damos al Estado. Que fueran corresponsables. No es normal que a una actividad que contribuye al año en impuestos con más de 500 millones de euros, los Presupuestos del Estado le den 60.000-65.000 euros. No hay proporción con otras actividades culturales. Representa el 0,005% de las cuentas de Cultura. No sólo somos una inyección económica en las grandes ciudades sino sobre todo en el mundo rural. Los toros en sus distintas expresiones, capeas, recortes, festejos normales, son la base principal de las fiestas de muchos pueblos. Y lo que representa la ganadería en cuanto a fijación de riqueza y de puestos de trabajo en el medio rural y en la conservación del medio ambiente.

–El diputado socialista Luis Yáñez publicó un artículo titulado Indalecio Prieto iba a los toros. ¿No se le quitarían prejuicios a nuestra izquierda si leyese un poco más y tuitease un poco menos?

–Yo les recomiendo que lean Los toros, desde la izquierda, el libro de Eneko Andueza, portavoz socialista en el Parlamento vasco y coordinador del PSOE en Guipúzcoa. Se lo aconsejo a todos los que dicen que los toros son de derechas y de gente fachosa.

–Su padre le dijo hace siete años al compañero Luis Nieto que "los males de la Fiesta se solucionan con un toro de verdad".

–Eso es una parte. El toro es importante que esté en la plaza, es la base de todo. Pero los problemas de la Fiesta son hoy por desgracia mucho más amplios.

–Si el animal hablara... ¿pedía la nacionalidad francesa?

–No, no. Lo que pasa es que los españoles somos muy acomplejados y no solemos valorar nuestras potencias, pero hoy por hoy al toro le gusta hablar en español.

–¿Abogaría por impartir en las escuelas nociones de la historia del toro?

–Por supuesto, y sobre todo llevaría a los niños al campo para que vean cómo vive el toro, cómo trabajan los ganaderos y cuáles son las raíces de la Fiesta.

–¿Cuál sería el resultado de un referéndum de la Fiesta?

–Habría sorpresas. Hay muchos más españoles, no ya que les guste, sino que respetan la libertad de los demás para escoger lo que nos gusta, con lo que nos jugamos la vida y en qué emplear nuestra vida. Hay mucha más gente que respeta cómo a los demás les gusta vivir y cómo les gusta morir. Habría sorpresas, aunque hay algún político empeñado en imponer un pensamiento único, pero gracias a Dios la sociedad española es abierta.

–Sostiene que el "ganadero de lidia es un gestor medioambiental brutal". ¿Haría un careo con Greta Thunberg para explicárselo?

–Por supuesto, con Greta, ahora que ya es mayor de edad, y con quien haga falta.

–Con la que le está cayendo a la Corona, ¿le viene bien al mundillo que Felipe VI no haya heredado la afición taurina del padre?

–No, Felipe VI es respetuoso con la Fiesta, independientemente de que sea más o menos aficionado. Tuve ocasión de saludarlo en la corrida de la Prensa de 2019.

–La familia Iglesias-Montero los han desbancado a usted y a José Tomás como los vecinos más conocidos de Galapagar. ¡Qué ironía!

–Mire que tenían pueblos para elegir y se han ido al más taurino de España. Los aficionados a los toros no se lo perdonaremos nunca...

–A su progenitor lo pasearon a hombros por Barcelona en el 97. ¿Cuántos independentistas pueden presumir de algo así?

–Creo que pocos. Fue así, sí. Y de Las Ventas salió seis veces a hombros.

–¿En qué se parece y en qué se diferencia un toro bravo del hombre?

–El hombre debería parecerse al toro bravo para ser mejor. No se queja nunca, entrega su vida para los demás (el toro que se lidia representa el 10% de cabezas de una ganadería), pelea hasta el final, va hacia adelante y siempre que se le cita acude. Sería un buen ejemplo para toda la sociedad.

–¿Cuántas gorrillas tiene?

–Muchas, pero no me las pongo porque dicen que da calvicie, aunque tengo buen pelo. De pequeño las usaba mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios