José Guerrero, 'Yuyu' | Humorista, carnavalero y presentador

"El ambiente del concurso de Carnaval ha cambiado a peor"

"El ambiente del concurso de Carnaval ha cambiado a peor" "El ambiente del concurso de Carnaval ha cambiado a peor"

"El ambiente del concurso de Carnaval ha cambiado a peor" / julio gonzález

Comentarios 4

José Guerrero, gran figura de la chirigota gaditana, ha sido desde 1990 colaborador en varios medios radiofónicos y televisivos desde que comenzó en Canal Sur. Tras triunfar con La Cámara de los Balones en la Cadena Ser, ha vuelto a la cadena autonómica con El público. No demuestra estar preocupado por el cambio de Gobierno en Andalucía. "Habrá cambios, es normal como siempre que hay un cambio de Gobierno", dice, pero lo toma con calma: "La generación nuestra nos hemos acostumbrado a vivir en el filo de la navaja".

-¿Por qué empezar una nueva etapa en pleno gran éxito de La cámara de los balones?

-Bueno, es nueva a medias, porque volvemos a Canal Sur, donde empezamos. Y la verdad es que me apetecía un cambio de registro. Llevábamos ya casi 20 años haciendo prácticamente lo mismo, que era humor sobre fútbol, humor sobre deportes y ahora surgió la oportunidad de hacer un programa en el que entran más cosas que profesionalmente me apetecían.

"A mi mujer le gustaría vivir el Carnaval un año conmigo, pero no me veo... en todo caso, con una callejera"

-Y le pudieron las ganas de cambiar.

-Eso, ahora hago entrevistas, humor por supuesto, pero sobre otras cosas, charla directa con los oyentes. Me llegó sin buscarlo y... dicen los americanos que cada seis o siete años hay que hacer un cambio de chip, refrescar un poco la cabeza y, si se puede, cambiar de trabajo.

-¿Tan sufrido es hacer reír?

-Me cansaba, me estresaba mucho más que las tres horas de programa de ahora. Teníamos un programa de 15 minutos, que diariamente suponía entre cuatro y cinco folios de guiones. Eso medio se llevaba, pero el problema eran las salidas extras, las dos horas de shows en Cádiz, en Huelva... y esos cinco folios se transformaban en 20 o 22; por cuatro salidas al mes, te salen 80 folios de humor... Y me pasó factura, mental y físicamente.

-Y ahora le hemos visto hasta de conductor de programas en Navidad.

-Sí, también era una cosa que me apetecía. En la Ser estábamos muy bien, no tengo ninguna queja, me han tratado de maravilla. Pero la verdad es que la vuelta me suponía más retos, como el de hacer más tele, colaborar con cosas de Carnaval en televisión, que hacía mucho que no hacía...

-Y ya más relajado, ¿por qué no volver al Carnaval?

-Pues mira, no vuelvo por una razón: porque estando en Sevilla ya se sabe el problema de los ensayos. Los últimos años que lo hice tenía que ensayar los viernes, sábados y domingos. Ahora ya no podría ni los viernes... cinco o seis meses sin un fin de semana libre...

-¡Y con dos gemelos...!

-Tengo dos niños chicos de dos años y medio... Pero, mira, por otro lado, mi mujer no me ha conocido durante mi etapa carnavalera, y a ella le gustaría vivir un año conmigo el Carnaval. Yo le he dicho: a mí no me importaría hacer un esfuerzo de cinco meses de ensayos y todo eso, pero para lo que no me veo es para el pos-Carnaval, los contratos... Y la chirigota nuestra tiene el rollo de que siempre quieren que vaya el Yuyu, ... y no me veo todo el año a cantar a Huelva, a Almería...

-¿Entonces se acabaron para siempre las chirigotas del Yuyu?

-Bueno... me apetecería, y no descarto que sea así, no muy tarde, hacer una callejera. Me gustaría, para divertirme en Carnaval, para ensayar con tu grupito más tranquilamente, para tirarme solo el resto de la semana de Carnaval, vivirla a tope, y si luego sale alguna cosa puntual fuera de Carnaval, de ir a cantar a tal sitio... pero que nos apetezca. Y además, ahora quedaría todo grabado, no como antes, que se perdían cosas muy buenas de las callejeras. Pero ya meterte en la vorágine de Carnaval, para eso ya estamos mayores.

-No me diga que no echa de menos el Concurso.

-Sinceramente, yo lo que echo más en falta son los ensayos, los ratos que hemos pasado en los ensayos con la chirigota. Yo siempre he dicho que el concurso no se disfruta, porque cuando estás bien y vas a ganar estás loco porque acabe porque quieres ganar, y cuando estás chungo quieres que acabe porque sabes que no has pegado. Es como estar en el Barcelona, el Madrid, ese rollo de "estoy en el glamour máximo", pero ahí se disfruta poco: en el momento en que das dos pases malos ya te están pitando... Además, el concurso ha cambiado mucho, hay un ambiente muy raro...

-¿Ese cambio en el concurso ha sido a peor?

-Yo lo veo a peor. No sé si nos estaremos haciendo viejos, pero antes venías y veías otra cosa. El público venía de otra manera, ahora hay mucho fanatismo, las redes sociales lo cambian todo, las redes lo despellejan a uno... Además, los medios de comunicación le han dado mucho realce al concurso, pero a la parte que nos toca a nosotros, las chirigotas, la han matado un poquito. Tantas repeticiones, tantos youtubes, los rulos de la tele, una y otra vez, el mismo pasodoble, el mismo popurrí... No sé cómo se ríen tantas veces con el mismo chiste.

-¿Sus niños son carnavaleros?

-¿Carnavaleros? Bueno, por lo menos son del Cádiz. Entre nosotros tenemos un triángulo curioso. Mi mujer es de Jerez, yo de Cádiz y mis niños de Sevilla. Un triángulo más flamenco que carnavalero. Pero son carnavaleros. Ya les he enseñado el pasodoble del Cádiz de Manolito Santander, y me lo piden: "Papá, ponme el amarillo".

-Hay quien dice que volverá con una chirigota de Sevilla.

-No, no. A ver, sería lo más cómodo. Pero no me veo porque nosotros tenemos nuestro grupo, nuestra gente. Otra cosa sería que me pidieran alguna colaboración, haciendo algunos cuplecitos como he hecho otras veces. Pero traer una chirigota mía de Sevilla, no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios