GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El novato

Juan de la huerga

Feijóo bailará sobre sus tumbas

Más de cien días (103) desde que Rajoy entonó el definitivo "hasta aquí hemos llegado" horas antes de que lo aniquilaran en una moción de censura y el PP no levanta cabeza, a tenor de la encuesta de voto divulgada por El Confidencial. Es la tercera fuerza por detrás del PSOE y, por mucho que se haya derechizado en estos tres meses, de Ciudadanos.

El 5 de junio se cortó la coleta Rajoy, pero antes, el 25 de abril, se fue a su casa salpicada por los másteres y embadurnada en cremas la entonces presidenta madrileña, Cristina Cifuentes. El primero aspiraba a la reelección para una tercera legislatura en 2020; la segunda deseaba ocupar algún día la poltrona del pontevendrés. Uno y otra fueron laminados.

No sólo ellos. Después llegaron las inéditas primarias que desnudaron las verdades del barquero sobre la inflada militancia de los populares. La guerra entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal se anunciaba por todo lo alto. ¿Quién de las dos damas de Rajoy lo relevaría? Ninguna. La tercera vía, Pablo Casado, derrotó a la manchega en la primera vuelta y entre todos se cargaron a la pucelana en la finalísima con el palentino. Total, otros dos bastiones del PP se quedaron en fuera de juego. Soraya ya ha anunciado su adiós a la política y Cospedal está a punto.

Las bases del PP, o el odio africano en Génova a la ex vicepresidenta, elevaron a los altares a Casado, pese a que su máster ya le daba dolores de cabeza antes de ser candidato. El caso ha sido elevado al Supremo para que investigue si hubo cohecho impropio y prevaricación como cooperador necesario. Ojo a cómo acaba el affaire...

En poco más cuatro meses -desde la salida de Cifuentes-, el PP se ha desgajado y, mientras, a la vera del Apóstol, Alberto Núñez Feijóo, astuto zorro y con la mayoría absoluta amarrada en Galicia, espera su hora sabiamente y, parafraseando a Siniestro Total, canturrea: "Y bailaré sobre vuestras tumbas". Ni la foto que lo persigue desde hace años con el narco Marcial Dorado podrá frenarlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios