crisis en cataluña

La juez rechaza poner a Trapero una fianza y lo deja en libertad

  • La Fiscalía pedía la imposición de 50.000 euros.

  • La magistrada explica que el ex mayor de los Mossos siempre ha cumplido su obligación con la justicia y que ya no tiene posibilidad de destruir u ocultar pruebas.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decidido este viernes dejar libre con medidas cautelares al ex jefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero al entender que siempre ha cumplido su obligación con la justicia y que ya no tiene posibilidad de destruir u ocultar pruebas.

Lamela ha tomado declaración por tercera vez a Trapero por su actuación durante el referéndum ilegal del 1-O y al término de la misma la Fiscalía ha solicitado para él libertad condicionada bajo una fianza de 50.000 euros.

Sin embargo, la juez considera en su auto que el ministerio público "únicamente hace referencia como fundamento de su petición a la imputación de un segundo delito de sedición, lo cual agrava su situación procesal, y a la posibilidad de que Trapero pueda ocultar o destruir nuevas pruebas".

Argumentos que la juez no estima "suficientes" al tener en cuenta que el Mayor "viene cumpliendo escrupulosamente" las medidas cautelares que le impuso el pasado 16 de octubre: comparecencias quincenales, retirada del pasaporte, prohibición de salir de España y fijación de domicilio y teléfono.

Trapero estaba citado como imputado por un segundo delito de sedición para dar cuenta sobre su actuación durante la jornada del 1-O, en la que la juez le imputa "un plan premeditado para evitar actuar" en el operativo con el que se trató de impedir el referéndum.

Pero Lamela sostiene que "prácticamente desde el inicio de las actuaciones se está investigando su posible responsabilidad" en los hechos del 1 de octubre, "habiendo sido incluso interrogado sobre ellos en la segunda declaración" que prestó como imputado ese 16 de octubre.

Para fundamentar su decisión de dejarle en libertad con las mencionadas medidas cautelares, Lamela argumenta que Trapero ya no ostenta el cargo de Mayor de los Mossos por lo que no tiene "una posición de mando" que le permita ocultar o destruir pruebas.

Además, prosigue Lamela, el ex jefe de la Policía autonómica catalana podía intuir que la Fiscalía iba a pedir una medida grave para él "al haberse hecho eco ya de ello algunos medios de comunicación" y también sabía que podía imputársele un delito de organización criminal, y aún así ha comparecido en la Audiencia Nacional.

También ha tenido en cuenta la juez el avanzado estado de la investigación, lo que hace que las posibles acciones que pueda llevar a cabo Trapero no puedan comprometer la instrucción.

Por todo ello, señala Lamela, "procede desestimar" la petición de la Fiscalía en tanto que las medidas cautelares que ya pesan contra Trapero son "suficientes para garantizar su plena disposición" con la justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios