España

El Gobierno estudia una vía legal para aforar a don Juan Carlos

  • El Rey perderá su inviolabilidad, que pasará a Felipe VI, y el ministro de Justicia anuncia que un real decreto regulará el estatus del Monarca

Con su abdicación, el Rey perderá la inviolabilidad, reconocida en la Constitución. Ese privilegio recaerá sobre su sucesor, Felipe VI, en cuanto se produzca su proclamación. El artículo 56.3 de la Carta Magna establece que la persona del Monarca es inviolable y no está sujeto a responsabilidad, porque sus actos estarán siempre refrendados por el presidente del Gobierno y en su caso por los ministros competentes. Por lo tanto, en cuanto pierda su condición de Rey, don Juan Carlos perderá esa condición de inviolabilidad, aunque nadie le podrá reclamar nada ante los tribunales por su gestión de cuando era el Jefe del Estado, porque sus actos estaban siempre sometidos a refrendos.

Ahora, sobre el futuro de don Juan Carlos, el Gobierno de Mariano Rajoy no tiene decidido al cien por cien cómo regular su aforamiento de don Juan Carlos. Para que pueda estar al menos aforado se necesita una regulación legal que no existe. Según las fuentes consultadas hay varias vías, sin que el Ejecutivo haya tomado una decisión. El Gobierno podría promover una ley al respecto, podría hacerlo el Congreso de los Diputados a través de una proposición de ley, o podría introducirse el aforamiento en una ley que esté en trámite, como la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

No obstante, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón avanzó ayer mismo que el Ejecutivo se decantará por regular en un real decreto "las circunstancias que afectan directamente al estatus" de don Juan Carlos una vez que se formalice su renuncia a la Jefatura del Estado. Así lo afirmó el titular de Justicia a los periodistas en los pasillos del Senado tras ser preguntado sobre la situación legal en la que quedará don Juan Carlos cuando su hijo el príncipe Felipe acceda a la Corona, y sobre cómo tiene previsto el Gobierno abordar esta cuestión. El ministro explicó que el proyecto de ley que ha aprobado hoy el Gobierno "se refiere a aquello que está motivado por las circunstancias constitucionales derivadas de la abdicación de su Majestad el Rey don Juan Carlos". "Eso es lo que lo que nos mandata la Constitución y lo que hemos hecho y sometemos a la deliberación de las Cortes Generales", remachó el ministro.

El resto de cuestiones serán abordadas posteriormente en un real decreto. "Ningún otro aspecto legal está vinculado ni motivado por esta decisión, por lo tanto ningún otro aspecto será regulado, sin perjuicio de que las circunstancias que afectan directamente al estatus del Rey una vez que cese de la Jefatura del Estado sean reguladas en su momento por un real decreto", agregó. El Ejecutivo no oculta su deseo de que le gustaría que el método elegido tenga el apoyo y el consenso de todos los partidos. Hay modelos recientes en otras monarquías europeas, donde también se han producido casos de abdicaciones.

El Gobierno incluyó en la LOPJ el aforamiento de los Príncipes de Asturias y de la reina Sofía. Sin embargo, está aún en fase de anteproyecto a la espera de informes del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo Fiscal, por lo que su aprobación aún se va a demorar varios meses.

Este asunto tiene una gran relevancia, toda vez que Izquierda Unida ya ha anunciado a través de su diputado Alberto Garzón que si la ley orgánica en la que se recoge su abdicación no le blinda, plantearía querellas "por los hechos delictivos que hubiera podido cometer en todo su reinado". Hay modelos recientes en otras monarquías europeas, donde también se han producido casos de abdicaciones.

Inviolable o no, don Juan Carlos seguirá viviendo en el Palacio de la Zarzuela cuando su hijo sea proclamado Rey. Allí, en un palacete de tres plantas, se instaló en 1962 junto a la reina Sofía tras su boda. Y allí se quedaron una vez fue proclamado rey de España, en 1975. En el primer piso tiene su despacho oficial, de forma oval, un lugar donde abordó algunas de las cuestiones más importantes de España a lo largo de sus 39 años de reinado. Pero cuando su hijo se convierta en Felipe VI será él quien lo ocupe.

Don Felipe seguirá residiendo junto a la princesa Letizia y sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, en el mismo lugar en el que viven, el Pabellón del Príncipe, una vivienda de dos plantas a 500 metros del palacio, dentro del mismo complejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios