España

Puigdemont aprieta con los impuestos para salvar los Presupuestos con la CUP

  • Más de 25.000 contribuyentes con más de 30.000 euros de ingresos anuales perderán la deducción por vivienda habitual.

  • Nuevo impuesto sobre barcos, aeronaves y coches de lujo

Carles Puigdemont saluda a la diputada de la CUP Anna Gabriel tras superar la cuestión de confianza el 29 de septiembre. Carles Puigdemont saluda a la diputada de la CUP Anna Gabriel tras superar la cuestión de confianza el 29 de septiembre.

Carles Puigdemont saluda a la diputada de la CUP Anna Gabriel tras superar la cuestión de confianza el 29 de septiembre. / EFE

El secretario de Hacienda del Govern, Lluís Salvadó, dijo este jueves afrontar con "un punto de optimismo" el debate sobre los Presupuestos de la Generalitat para 2017, tras haber hallado "espacios de consenso" con la CUP en materia fiscal.

Un total de 250.000 contribuyentes del IRPF con ingresos superiores a 30.000 euros anuales dejarán de disfrutar en Catalunya de un 1,5% de deducción adicional por vivienda habitual si prospera el paquete de medidas fiscales que el Govern ha acordado con la CUP en el anteproyecto de presupuestos de la Generalitat para el 2017. Con esta medida, el Govern se ahorrará unos 11 millones de euros en 2018.

Además, el Gobierno catalán y la CUP han pactado crear un nuevo impuesto sobre "activos no productivos", como bienes inmuebles, embarcaciones, coches de lujo y aeronaves que están a nombre de personas jurídicas, pero que no se usan para actividades económicas, sino con fines particulares. Aunque el Ejecutivo de Carles Puigdemont insiste en que no se trata de un impuesto a las grandes fortunas, porque Cataluña no tiene competencias para ello, en la práctica este impuesto puede afectar a personas con rentas muy altas que incluyen activos de este tipo a nombre de sociedades, aunque sean de uso particular, para evitar pagar el Impuesto de Patrimonio.

Esta es la fórmula que ha hallado el Govern para atender la demanda de la CUP de crear un impuesto que gravara la riqueza y a las grandes fortunas y conseguir así su aval para continuar con la negociación de los Presupuestos de 2017.

El impuesto busca acabar con prácticas fraudulentas como el uso particular de un piso por parte de un directivo, por ejemplo, cuando el inmueble está a nombre de una empresa.

Más allá de este nuevo impuesto, que el Govern quiere que entre en vigor en 2017, pero que no se ha incluido en la ley de acompañamiento, al no estar maduro todavía, el Ejecutivo catalán y la CUP han acordado recuperar diversos impuestos, modificar algunos ya existentes o bien crear otros nuevos, como el impuesto sobre las bebidas con exceso de azúcar.

Todos estos cambios fiscales incluidos en la ley de acompañamiento aportarán unos 181 millones de euros adicionales al año cuando estén a pleno funcionamiento, a partir de 2018, y unos 121 millones ya en 2017.

Otra medida que afectará a las rentas altas es que se elevará el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Cataluña hasta el 11% para aquellas compraventas de inmuebles con un valor de más de un millón de euros o con el 5% las compraventas de bienes como el oro.

Entre los impuestos que el Govern recuperará está el de las nucleares, que espera que aporte unos 62 millones, y el de grandes establecimientos comerciales, con el que se deberían recaudar unos 17 millones, aunque no el de depósitos bancarios, que continúa estudiando cómo recuperarse.

El Parlament aprobó este jueves, por otra parte, instar al Govern a seguir con la investigación para aclarar qué agentes de los Mossos d'Esquadra dispararon la pelota de goma que dejó sin un ojo a Esther Quintana, después de que la Audiencia de Barcelona absolviera en mayo a los agentes acusados de haber provocado estas lesiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios