España

Rajoy afirma que "la imposición lingüística" atenta contra el progreso

  • El presidente entra en el debate de la introducción del castellano en la escuela catalana.

Comentarios 2

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decidió este sábado intervenir en la discusión política sobre las lenguas en la enseñanza, una cuestión que, dijo, "atenta contra el progreso", y arremetió contra quienes impulsan este debate y "tratan de imponer" a la gente lo que no quiere.

Rajoy aprovechó su intervención en una convención del PP sobre pymes y autónomos en Elche para abordar este asunto, en un momento en el que el Gobierno, al amparo de las capacidades que le da el artículo 155, estudia cambiar la regulación catalana para que se pueda elegir el castellano como lengua vehicular en esa comunidad.

E hizo esta reflexión, además, en la Comunidad Valenciana, después de escuchar a la líder de su partido en la región, Isabel Bonig, pedir ayuda tras denunciar que el Gobierno autonómico que preside el socialista Ximo Puig pretende trasladar a la Comunidad Valenciana "el mismo modelo de imposición lingüística de Cataluña".

Antes de hablar de la necesaria digitalización de la economía y de la importancia de adaptar la educación a la revolución digital, Rajoy hizo un inciso para subrayar que le parece "increíble" que se estén haciendo "debates sobre las lenguas, imponiendo a la gente lo que no quiere que se le imponga". "Atenta contra el progreso y supone situarse en el peor pasado", afirmó.

Y lamentó que se planteen esas imposiciones en lugar de dedicar los recursos de la educación "a la revolución digital", a la que dedicó buena parte de su discurso para subrayar las medidas puestas en marcha por el Gobierno en este campo.

En la clausura de este acto, Rajoy no se olvidó de otro asunto que también ha ocupado buena parte del debate político de la semana: la crisis, con riesgo de ruptura, en la relación entre el PP y su hasta ahora socio preferente, Ciudadanos.

Como suele hacer en sus intervenciones cuando habla de otros partidos, Rajoy se refirió al asunto de forma implícita.

Pero fue tajante al poner en valor el PP, su experiencia y su gestión y contraponerlos a su rival. Así, Rajoy dijo que el PP crea "oportunidades" frente a otros que se guían por el "oportunismo", y subrayó que su partido tiene una "hoja de servicio y una hoja de ruta".

También definió al PP como un partido "moderado, centrado, abierto, con principios firmes y valores sólidos". "Las ofertas líquidas y los inventos gaseosos se los dejamos a otros", ha añadido.

"A pesar de las cosas" que según dijo se están viendo en los últimos tiempos y de los "espectáculos" que dan algunos, el PP sigue siendo "el primer partido de España y el que tiene más militantes, que son además "más aguerridos con más personalidad y mayor nivel".

E insistió, al principio y al final de su discurso en Elche, en que el PP es "un partido que cree en España" y que está "al servicio de las personas", mientras que "otros" están "al servicio de sus propias ensoñaciones". "Hemos sido y seguimos siendo un partido útil", insistió Rajoy, quien ha acabado su intervención en este acto subrayando que el suyo es el principal partido de España. "Y no somos unos aficionados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios