Los pactos poselectorales UPN plantea un 'quid pro quo' a Sánchez

  • Esparza se abstendrá en la investidura del socialista para volver a La Moncloa si a cambio le permite presidir Navarra

  • PP y Ciudadanos acercan posiciones para alcanzar un trato en Castilla y León

El líder de UPN, Javier Esparza, estrecha la mano de Felipe VI en La Zarzuela. El líder de UPN, Javier Esparza, estrecha la mano de Felipe VI en La Zarzuela.

El líder de UPN, Javier Esparza, estrecha la mano de Felipe VI en La Zarzuela. / Javier Lizón / Efe

Unión del Pueblo Navarro (UPN) dejó abierta este miércoles la posibilidad de facilitar la investidura de Pedro Sánchez como jefe del Ejecutivo a condición de evitar que los independentistas "manden" en España y en Navarra, lo que implicaría que este partido lograra la Presidencia de esa comunidad, un quid pro quo en toda regla.

La posición de UPN, expuesta por su líder, Javier Esparza, fue la más novedosa en el primer día de la ronda de consultas del Rey con los representantes de los partidos previa a proponer un candidato a la investidura.

Fueron ocho las audiencias de Felipe VI, que se sumarán a las siete de hoy y tras las que deberá decidir si comunica a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la candidatura de Sánchez. Los elegidos del Partido Regionalista de Cantabria, Compromís, Equo, UPN, Coalición Canaria, Galicia en Común, Izquierda Unida y PNV expusieron sus posiciones ante la investidura sin que ninguno avanzara su apoyo a Sánchez.

UPN acudió a los comicios generales en la coalición Navarra Suma junto a PP y Cs, la fórmula utilizada también en las autonómicas y tras las que está pendiente la formación de un nuevo Gobierno. Esa coalición fue la más votada el 26 de mayo, pero los socialistas navarros están manteniendo conversaciones con los nacionalistas para intentar hacerse con la Presidencia, una opción que debería contar al menos con la abstención de Bildu.

Esparza no descartó facilitar la investidura de Sánchez (podría ser suficiente que se abstuvieran sus dos diputados) si se llega a un acuerdo que evite a los independentistas "mandar" en España y en Navarra. Es decir, que podrían apoyar a Sánchez si, a su vez, el PSOE permite que Esparza sea el presidente navarro. Lo que aseguró el presidente de UPN es que están abiertos a "explorar" posibilidades para evitar que los independentistas sean decisivos.

Horas después de este planteamiento, Cs, socio de UPN, hizo público que no lo comparte e instó al PSOE a que permita que gobierne la formación más votada sin ningún tipo de contraprestación.

Discrepancia de los socialistas navarros

Asimismo, la líder socialista navarra, María Chivite, celebró ayer la primera reunión dentro de la ronda de contactos para intentar liderar un Gobierno de progreso en Navarra, objetivo que mantiene tras el encuentro con Geroa Bai. Al término de la entrevista, el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, confirmó que el objetivo sigue siendo "sumar 23 escaños" de PSN (11), Geroa Bai (9), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1) y, si se logra, Chivite "se presentará a la investidura".

Si UPN abrió la puerta a Sánchez, la diputada de CC, Ana Oramas, la cerró a cal y canto en caso de que PSOE y Podemos pacten un Gobierno o un acuerdo programático. Sólo no descarta facilitar su investidura si Sánchez gobierna en minoría y negociando después cada una de las iniciativas.

Por IU, Alberto Garzón –que trasladó al Rey el "error" por su discurso del 3 de octubre de 2017 sobre Cataluña– expresó su temor a que el PSOE pretenda abrir una negociación "basada en el chantaje", algo que no está dispuesto a aceptar ya que él apuesta también por un Gobierno de coalición.

Hoy, Felipe VI cerrará sus consultas recibiendo a Laura Borrás (JxCAT), Jaume Asens (En Comú Podem), Santiago Abascal (Vox), Pablo Iglesias (Podemos), Albert Rivera (Cs), Pablo Casado (PP) y Pedro Sánchez (PSOE).

Entretanto, PP y Cs avanzaron este miércoles en un acuerdo de gobernabilidad en Castilla y León y fijaron posiciones en otros territorios, excluyendo a fuerzas de izquierda, como es el caso de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, donde la formación naranja sigue esquivando a Vox.

La reunión entre PP y Cs en Castilla y León, comunidad en manos de los populares durante más de 30 años y donde el PSOE fue el más votado, culminó con ambas partes satisfechas, con calificativos de "productiva", "esperanzadora" y "fructífera", por lo que han acordado negociar un contenido programático marcado por las medidas de regeneración.

Esa fórmula decidieron ambos exportarla a otros territorios como Aragón y la Comunidad de Madrid, donde el candidato de Cs, Ignacio Aguado, se reúne este jueves con Ángel Gabilondo, al que adelantó que le expresará que el PSOE, ganador de las elecciones, debe seguir "en la oposición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios