España

De la Vega reprocha al alcalde de Vic que tome decisiones "fuera de la ley"

  • La vicepresidenta censura el veto a los 'sin papeles' en el censo y el PSOE recuerda que "se debe empadronar a toda persona"

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, reprochó ayer al alcalde del municipio barcelonés de Vic, Josep Maria Vila d'Abadal, que no es "razonable" que una corporación tome decisiones unilaterales que "no están en el marco de la ley". "Hay que sujetarse a la ley", remarcó De la Vega en una rueda de prensa tras reunirse con representantes de la Federación Sindical Europea de Servicios Públicos (FSESP) contempladas en la ley.

Era la respuesta de la vicepresidenta a la propuesta formulada la víspera por el ayuntamiento de Vic, formado por CiU, ERC y PSC, que pretende prohibir a los inmigrantes que no tengan visado de trabajo o residencia empadronarse en la ciudad. La vicepresidenta se suma, además, a las críticas que ya vertió sobre la propuesta el ministro Corbacho, que tachó el veto de ilegal.

El propio alcalde defendió la legalidad de la medida al afirmar que no es "digno" ni "ético" empadronar a inmigrantes que no tienen permiso de trabajo, y que a pesar de acceder a la educación y sanidad públicas, deben vivir de la caridad.

El responsable de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, y la responsable de Bienestar Social, Marisol Pérez, se sumaron igualmente a las críticas de De la Vega y manifestaron que "todos los Ayuntamientos están obligados a empadronar a toda persona que tenga su domicilio habitual en el municipio".

Según los responsables socialistas, "la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local establece que para la inscripción de extranjeros en el Padrón, la única documentación exigible es el número de tarjeta de residencia en vigor, número de documento de identidad o número de pasaporte en vigor".

Asimismo, Pérez y Hernando precisaron, en un comunicado, que "la ley deja claro que para los extranjeros que no sean titulares de un documentos en vigor expedido por las autoridades españolas, será suficiente para su inscripción padronal la aportación del número de pasaporte en vigor".

En este sentido, los dirigentes del PSOE aseguraron que "en ningún caso la nueva Ley de Extranjería (Ley Orgánica 2/2009 sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social) modifica la obligación que tienen los ayuntamientos de empadronar y el deber que tienen los extranjeros de empadronarse".

Por último, recordaron que "la nueva Ley de Extranjería sólo prevé como infracción la inscripción de un extranjero en el Padrón Municipal, por parte del titular de una vivienda, cuando ésta no constituya el domicilio habitual del extranjero" y, por lo tanto, "debe quedar claro que todos los extranjeros que viven en España, independiente de su situación administrativa, tienen derecho a empadronarse, y los ayuntamientos tienen la obligación de inscribirles en el Padrón".

El Govern, que no quiso entrar a valorar una propuesta "que aún no es específica", según el conseller Tresserras, sí recordó al ayuntamiento de Vic sus deberes. "Los ayuntamientos tienen la obligación de empadronar a las personas que viven en sus municipios", dijo.

Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, criticó que el mismo partido, en referencia al PSOE, "haga unas cosas en el Gobierno de la nación y otras en ayuntamientos" como el de Vic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios