Elecciones 26-M

Los partidos afrontan la revancha

  • El PSOE busca mantener la línea ascendente de las generales, mientras las derechas optan entre dos fórmulas: la confrontación de PP y Vox y las propuestas de Ciudadanos

Pablo Casado saluda a una simpatizante, acompañado por Teodoro García Egea y Fernando López Miras Pablo Casado saluda a una simpatizante, acompañado por Teodoro García Egea y Fernando López Miras

Pablo Casado saluda a una simpatizante, acompañado por Teodoro García Egea y Fernando López Miras / Marcial Guillén / Efe

La campaña ha regresado hoy a una relativa normalidad tras el duelo por la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, en una jornada en la que prácticamente todos los partidos dieron por asumido que los comicios del 26 de mayo serán una “segunda vuelta” a modo de “puntilla” o “revancha” de las generales del pasado abril.

Así lo ha reconocido la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, que ha pedido el voto para el PSOE para “rematar” el trabajo iniciado en las elecciones del pasado 28 de abril. Lo ha dicho en un mitin dedicado a Rubalcaba en la localidad madrileña de Fuenlabrada y en el que ha advertido de que la derecha va a intentar gobernar allá donde les salgan las cuentas. “Donde suman, gobiernan; donde coloquen a Vox, gobiernan”, sentenció.

Según la ministra de Igualdad, los comicios del 26 de mayo deben ser el remate de un trabajo que “no ha hecho más que empezar” y deben dar continuidad al “impulso” que comenzó el 28 de abril para decir a las derechas “que se habían pasado 500 pueblos” y que estaban “desmontando” cuarenta años de convivencia y de Estado de bienestar.

El PP, entre Ciudadanos y Vox

Todos apelan a la segunda vuelta, los que salieron victoriosos de las generales y los que quedaron tocados. El presidente del PP, Pablo Casado, que ha alertado de que cuando el votante de centro derecha vota dividido, aunque tenga más votos, “acaba gobernando el PSOE”. En un acto electoral en Águilas, en la Región de Murcia, feudo que el PP ve peligrar, Casado ha pedido el apoyo a su partido, un partido “transversal”, que no es “de izquierdas ni de derechas”.

Este es el giro que le pedían los barones, con Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo a la cabeza. A juicio del presidente del PP, hay dos partidos –Ciudadanos y Vox– que les quieren imitar y “que se intentan disfrazar del PP” y que imposibilitaron la victoria de su partido en las generales.

Por eso y ante la triple cita electoral del 26-M, ha reclamado que no se vuelva a repetir esa división del voto de centroderecha y reivindicó al PP como “el único partido de centroderecha renovador de España”, que representa esa España transversal “de los balcones”.

Su contrincante en la lucha por el liderazgo del centroderecha ha preferido obviarlo a él. El presidente naranja, en un mitin en Madrid, ha puesto el foco otro sitio. Albert Rivera ha avisado de que los populismos no pueden seguir gobernando en las tres principales capitales del país, Madrid, Barcelona y Valencia y ha añadido: “se las tenemos que arrebatar”.

“No nos despistemos, si Pedro Sánchez está en el Gobierno de España y no tiene contrapeso en Madrid, en las comunidades, en los ayuntamientos y en Europa, va a hacer lo que le dé la gana”, ha sentenciado.

Rivera, en clave económica

En clave económica, Rivera se ha comprometido a que por cada euro que suba el Gobierno de Pedro Sánchez en el IRPF, Ciudadanos lo bajará en el tramo autonómico en las comunidades autónomas donde gobierne o tengan capacidad para hacerlo.

Rivera ha aprovechado el primer domingo de campaña para presentar la candidatura de su partido a las europeas como “el retén y la resistencia” en Europa frente a “golpes” como el de Cataluña, el Brexit o nacionalismos “efervescentes”, que ponen en riesgo –dijo– la convivencia y la libertad en el continente.

Los terceros en discordia en la lucha por los votantes situados a la derecha del PSOE si han buscado este domingo la confrontación. O han respondido a los envites de Pablo Casado. Lo ha hecho uno de los referentes de la formación.

El funcionario de prisiones secuestrado por ETA y cofundador de Vox, José Antonio Ortega Lara, ha pedido al presidente estatal de los populares que “ponga orden en su casa y no ensucie a la del vecino”. Ortega Lara ha abogado por “un voto patriótico” frente a la apelación al voto útil, cuyo llamamiento considera que “está muy depauperado”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios