España

La tensión entre Ciudadanos y PP se dispara en el Senado

  • Los populares acusan a los naranjas de haber "ocultado" al Tribunal de Cuentas subvenciones por valor de 25 millones

La consejera del Tribunal de Cuentas Dolores Genaro (2ª dcha.), ayer ante la comisión formada en el Senado. La consejera del Tribunal de Cuentas Dolores Genaro (2ª dcha.), ayer ante la comisión formada en el Senado.

La consejera del Tribunal de Cuentas Dolores Genaro (2ª dcha.), ayer ante la comisión formada en el Senado. / J. P. Gandul / Efe

Comentarios 2

La tensión entre el PP y Ciudadanos (C's) se materializó ayer en el Senado en una monumental bronca entre el senador del grupo popular Luis Aznar y el gerente del partido naranja, Carlos Cuadrado, durante el interrogatorio al que le sometió para indagar en las anomalías contables de su formación.

El informe desfavorable que el Tribunal de Cuentas hizo de la contabilidad de C's de 2015 ha dado pie al PP para hacer ver en la Cámara Alta el "cúmulo de irregularidades" contables cometidas por el partido de Albert Rivera, cuyo secretario de finanzas había sido convocado en la Comisión de Investigación de la Financiación de los Partidos que el grupo popular maneja en solitario, sin oposición.

A las acusaciones vertidas por Luis Aznar, el gerente contestó con recriminaciones al PP por haber "ocultado" al Tribunal de Cuentas subvenciones anuales por valor de 25 millones de euros procedentes de sus grupos municipales y autonómicos, lo que derivó en palabras gruesas, mutuos reproches y mucha tensión.

Se escucharon gritos de "Al Capone" desde los escaños de C's, donde se sentaron como invitados los diputados Miguel Gutiérrez y Toni Cantó. El senador del PP dijo al compareciente que tenía un "cacao mental" incapacitante y le hizo más de una desabrida advertencia: "Aquí el que pregunta soy yo".

"¿Me está amenazando?, le espetó por su parte el gerente, para quien son los "populares" los que tienen "una empanada mental" al querer "ensuciar el nombre de Ciudadanos".

La defensa de Cuadrado consistió en minimizar con argumentos técnicos las anomalías detectadas en sus finanzas y al tiempo contraatacar al PP por no haber consignado las subvenciones de sus grupos municipales en sus cuentas, unos 25 millones de euros anuales, algo que reconoció que "no es ilegal" pero que según su interpretación supone "ocultar" datos al órgano fiscalizador.

Aznar avanzó que se plantea llamar a comparecer al secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ante el "cúmulo de irregularidades" detectadas en las cuentas del partido.

El Tribunal de Cuentas considera que las aportaciones públicas que reciben los grupos municipales son recursos de los partidos, y "una vez forman parte" de ellos pueden ser destinadas a campañas electorales, aunque reconoce que existe un cierto vacío legal entorno a este tema.

En relación a los años 2014 y 2015, el órgano fiscalizador indica que Ciudadanos no aportó suficiente documentación en sus cuentas sobre el traspaso de su grupo parlamentario en Cataluña a las cuentas del partido. Así lo expresaron las consejeras del Tribunal de Cuentas María Dolores Genaro y María José de la Fuente ayer ante la comisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios