Entrevista del Festival de Música y Violeta Iriberri, bailarina y coreógrafa “Es muy buena oportunidad para hacer mucho festival de calle”

  • La granadina presenta en la Plaza de la Libertad su dúo con Raúl Lorenzo

“Es muy buena oportunidad para hacer mucho festival de calle”

“Es muy buena oportunidad para hacer mucho festival de calle”

La coreógrafa y bailarina granadina Violeta Iriberri presenta esta noche en la Plaza de la Libertad su espectáculo titulado Ese pájaro no puede estar en esta plaza, en el que comparte protagonismo con Raúl Lorenzo y que cuenta con música de Mozart y Marcos Tawil. En su estreno en Granada, el premiado montaje de 2019 con el que han girado por Costa Rica mostrará un espacio perturbado por dos personajes y su discurso corporal, con toques flamenco y dibujos animados, bajo una trama absurda con un pájaro inexistente, que sitúa al espectador en la observación del conflicto que les remueve.

–Después de muchos espectáculos de danza vía streaming, ¿qué supone el reencuentro con el público? ¿Cree que ese modo de difusión impuesto por la pandemia ha venido para quedarse?

–Yo espero que no porque el vídeo le quita tanta magia al movimiento... Además, el encanto de la danza es lo que vives en el momento y que es irrepetible. A mí personalmente no me gusta. Ha estado bien para este periodo pero se necesita volver a los espacios públicos y es muy buena oportunidad para hacer mucho festival de calle. Es muy guay tener a los espectadores tan cerca. Ni siquiera un teatro te permite esa cercanía y se accede a otro público que no es el especializado en danza que acude a esos lugares. Me encanta observar su reacción.

–El formato del FEX, con espectáculos en la calle y espacios al aire libre, ¿se tendría que potenciar ahora más?

–Puede tomar más fuerza. En Granada ya lo teníamos desde hace tiempo pero lograr que la danza salga a la calle es una propuesta maravillosa.

–Como bailarina y coreógrafa, ¿qué prefiere, calle o teatro?

–Calle, calle. Además esta pieza justo la hicimos con la intención de ser mostrada en la calle, de ahí la palabra plaza en el título. La misma coreografía tiene parte del gesto cotidiano, esa necesidad de relacionarse con el ritmo social y el entorno. Es genial contextualizar de pronto una plaza como la de la Libertad.

–¿Cómo surgió la idea de la pieza?

–De una historia que me contó mi mejor amiga: estando ella en Uruguay una mujer empezó a gritar “ese pájaro no puede estar en esta plaza” porque asustaba a su perro. Me fascinó la idea y se quedó en mi cabeza murmurando hasta que encontré el tema de Mozart y a partir de ahí se creó esta dramaturgia.

–¿Por qué eligió a Raúl Lorenzo como compañía para llevar a cabo esta propuesta?

–He estado seis años viviendo en cataluña y echaba tanto de menos la tierra que tenía esa necesidad de hablar desde esta gestualidad andaluza. Busqué a Raúl porque reunía todos los requisitos. Él ha estudiado también flamenco y era perfecto para poner ese acento andaluz que sobrevuela la coreografía, aunque esté un poco escondido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios