Divorcio de Arantxa Sánchez Vicario Arantxa pierde set, pero no partido, ante Santacana

  • Su ya ex marido logra que el matrimonio se disuelva en España, pero el patrimonio y la custodia de los hijos se dirimirá en Estados Unidos

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, cuando todavía eran matrimonio. Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, cuando todavía eran matrimonio.

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, cuando todavía eran matrimonio. / Efe

Arantxa Sánchez Vicario ya está oficialmente divorciada. Su ya ex marido, Josep Santacana, ha logrado que finalmente el asunto se dirima en España, y no en Miami como pedía la tenista. Aunque el abogado de Arantxa, Ramón Tamborero, se mostró el jueves satisfecho, por contra, por otro aspecto: Santacana no ha conseguido que la sentencia incluya las capitulaciones matrimoniales, dejando abierta la vía para posibles investigaciones patrimoniales. Esto significa que todo lo que se refiere al patrimonio de Arantxa se discutirá en Estados Unidos. También en Miami se dilucidará el proceso de la guarda y custodia de los dos hijos de la ex pareja, actualmente bajo un régimen provisional de visitas para el padre. Vicario, por tanto, ha perdido un set, aunque no el partido ante Santacana.

Arantxa y Santacana, en una exclusiva, tras el nacimiento hace años de su segundo hijo. Arantxa y Santacana, en una exclusiva, tras el nacimiento hace años de su segundo hijo.

Arantxa y Santacana, en una exclusiva, tras el nacimiento hace años de su segundo hijo. / Lecturas

El juez del juzgado de Instrucción número 2 de Espluges de Llobregat dictó sentencia el jueves poniendo fin a diez años de matrimonio y a un año de litigio en los tribunales. Disuelto ya el matrimonio, Santacana ha conseguido su objetivo de que la resolución de la batalla judicial tuviese lugar en España y no en Miami, aunque el resto del proceso continuará en Estados Unidos, donde tenían ambos establecida su residencia. La sentencia no será firme hasta dentro de veinte días, tiempo en que ambas partes pueden recurrirla en todo o en parte, algo poco probable.

La tenista y su ya ex marido, el día de su boda. La tenista y su ya ex marido, el día de su boda.

La tenista y su ya ex marido, el día de su boda. / Gtres

El abogado de Sánchez Vicario se refiere a los bienes, valores y dinero que la campeona ha echado de menos en el último tramo de su fallido matrimonio. Enajenado su cuantioso patrimonio inmobiliario en España, afirma que su cuenta bancaria no es todo lo robusta que debiera ser. "Su pretensión de reconocer las capitulaciones era cerrar el paso a ulteriores acciones en Miami. Esas capitulaciones, en resumen, recogían que ninguno de los cónyuges exigiría nada al otro en caso de divorcio. Esta sentencia abre la vía a discutir, en Estados Unidos, qué ha pasado con ese patrimonio que, presuntamente, ha desaparecido", explica el letrado.

Arantxa Sánchez Vicario, con los Aznar, en su primera boda con el periodista Joan Vehils. Arantxa Sánchez Vicario, con los Aznar, en su primera boda con el periodista Joan Vehils.

Arantxa Sánchez Vicario, con los Aznar, en su primera boda con el periodista Joan Vehils. / Hola

Para Arantxa se trata de su segundo divorcio tras un fugaz matrimonio, pues duró sólo un año, con el periodista Joan Vehils. Fue, eso sí, una boda de altura el año 2000 que contó con invitados estelares, como el matrimonio Aznar-Botella. Vehils rehizo su vida con Helena Garcia Melero hasta hace pocos meses, cuando ella misma explicó que dejarlo fue "una de las decisiones más bestias de mi vida".

La ex pareja, tras nacer su primera hija, Arantxa, que ahora tiene 9 años. La ex pareja, tras nacer su primera hija, Arantxa, que ahora tiene 9 años.

La ex pareja, tras nacer su primera hija, Arantxa, que ahora tiene 9 años. / Efe

Tras el primer desencanto amoroso, Arantxa cayó en manos de un Santacana a la que muchas fuentes señalan como un buscavidas, entre ellos la propia familia de la tenista, con la que se enemistó y que en su día le puso hasta varios investigadores privados al entonces novio a fin de destapar sus deudas y presuntos fraudes. Pero el amor de Arantxa era tal que dio la espalda a sus propios padres por él. Se volcó en Santacana, refugiándose en una mansión vecina a la de la de Shakira y Piqué en Esplugues, y los últimos años en Miami. Tuvieron dos hijos: Arantxa, de 9 años, yLeo, de 7. Santacana ha pedido su custodia "por motivos de salud mental" de Arantxa. Un golpe bajo que no ha impedido que la deportista se levante, tras perder el set, para seguir peleando el partido. Como hizo en las pistas de tenis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios