Funeral

Despedida emocinante a Ari Behn en la catedral de Oslo

  • La familia real noruega despide al ex marido de la princesa Marta Luisa, arropando por un templo completamente lleno

Maud Angelica coloca un retrato de su padre, Ari Behn, en su féretro este viernes en la catedral de Oslo Maud Angelica coloca un retrato de su padre, Ari Behn, en su féretro este viernes en la catedral de Oslo

Maud Angelica coloca un retrato de su padre, Ari Behn, en su féretro este viernes en la catedral de Oslo / EFE

La catedral de Oslo se llenó este viernes para acompañar a la familia real noruega en el funeral de Ari Behn, ex marido de la princesa Marta Luisa, y que fue retransmitido por la cadena pública NRK. Ha sido una celebración muy emocionante en esta despedida del padre de tres de las nietas del rey Harald, y que se suicidó en Navidad a los 47 años. Estuvo casado con Marta Luisa entre 2012 y 2017.

“Debíamos pasar las Navidades juntos, y tenía tantas ganas de verte. Pero ahora nunca más podré ver tu tierna sonrisa y tus hermosos ojos”, pronunció Maud Angelica, la hija mayor. La joven dejó sobre el féretro un retrato que pensaba regalarle en estas fiestas.

“Siempre decías que estabas orgulloso de nosotras. Espero que sepas que también lo estábamos de ti. Eras mi héroe”, añadió Angelica, quien defendió que un suicidio “no es culpa de nadie”.

Los padres y los dos hermanos de Behn agregaron sentidas palabras, elogiando su carácter que le había ayudado a superar varias crisis personales a lo largo de su vida.

Los reyes Harald V y Sonia presidieron el oficio religioso acompañados por los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit y el resto de la familia real, incluida Marta Luisa, sin su actual pareja, el chamán estadounidense Durek Verret.

La primera ministra noruega Erna Solberg, su predecesor en el cargo y ahora secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; ministros y políticos asistieron también al funeral, además del príncipe Daniel de Suecia y la princesa Lorenza de los Países Bajos.

Por deseo de la familia, la ceremonia estuvo abierta al público. Muchos noruegos hicieron cola en el exterior de la catedral desde horas antes de que se abrieran las puertas y un par de cientos de personas quedaron fuera al llenarse el aforo, para unas 900 personas.

El suicidio de Behn ha causado conmoción en Noruega y se han sucedido en las últimas semanas numerosas manifestaciones de duelo de familiares, políticos, artistas, famosos y ciudadanos comunes.

Cientos de personas se acercaron desde que se conoció la noticia de su muerte al Palacio Real de Oslo para depositar flores en recuerdo del artista de origen danés, cuyo divorcio de Marta Luisa fue el primero en la Casa Real noruega en dos siglos.

El propio Behn, que tenía la tutela compartida de sus tres hijas, ya había confesado con anterioridad sus problemas personales: en una entrevista habló de que se sentía deprimido y solo y de que no era una persona con la que fuera fácil convivir.

En Infierno, su último libro, publicado hace un año, relató lo dura que había sido la separación de Marta Luisa y en la parte final incluía reflexiones sobre la muerte, así como una despedida de sus personas más cercanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios