Boda de Eugenia de York en Windsor

Pippa Middleton, la perfecta invitada

  • La hermana de la duquesa de Cambridge, a punto de dar a luz, eligió el estilismo perfecto: un vestido verde botella de Emilia Wickstead, la firma preferida de la princesa Catalina

Está a punto de dar a luz a su primer hijo; de ahí que muchos medios incluyeran a priori a Pippa Middleton en la lista de ausencias al enlace el viernes en Windsor entre Eugenia de York y Jack Brooksbank. Sin embargo, poco antes de que la novia hiciera su aparición en la capilla de San Jorge, Pippa Middleton llegó al templo escoltada por su marido, James Matthews, y su hermano, también llamado James. Una entrada triunfal con un estilismo situado entre los más acertados de la última boda real que demuestra una vez más el buen gusto y acierto a la hora de vestir, incluso con una pronunciada tripa premamá, de la hermana de la duquesa de Cambridge.Con un vestido verde botella de Emilia Wickstead (una de las firmas preferidas de la princesa Catalina) que, sin ceñir su silueta, dejaba ver su embarazo, y un tocado lateral del mismo color con un detalle de lazo, logró colarse en la lista de las mejor vestidas. Combinó su discreto atuendo, como marca la ocasión y el protocolo real, con complementos de color negro: zapatos de charol y un clutch.Quizás sin querer o quizás porque no le queda otra al ser hermana de quien es, Pippa se ha convertido durante estos últimos meses en la prescriptora más influyente de looks premamá. El azar ha querido, además, que precisamente mientras espera la llegada de su primer hijo haya tenido que asistir a las dos bodas reales más importantes del año: la de Meghan y Enrique en mayo, y la de Eugenia de York y Jack Brooksbank el último viernes. Si en la primera lució un bellísimo vestido floral y romántico de The Fold London, en esta última ha optado por un diseño más sobrio y minimalista. Probablemente porque el primero no convenció demasiado teniendo en cuenta el tipo de evento que se trataba; todos esperaban un atuendo más regio, más sencillo, como manda la siempre exigente etiqueta marcada desde el Palacio de Buckingham. Por eso, esta vez, no ha querido pecar de exceso y se ha decantado por lo clásico, sin dejar de hacer alarde de elegancia.Según ha revelado la prensa británica, Pippa ya tiene el hospital elegido y está apurando sus últimos looks de premamá antes de recurrir a los de mamá primeriza. Pero la hermanísima –como es conocida en reino Unido– no termina de creerse lo que le está pasando en su cuerpo estos meses. En la columna que tiene en la revista Waitrose, ha revelado todo lo que hace para que su cuerpo se mantenga en forma como antes del embarazo. Ha sido en este mismo foro en el que ha terminado por confesar que esta recta final del embarazo está siendo dura. Igual de dura que para el resto de las mujeres mortales ya que, por mucho tenis, natación y entrenamientos adaptados, hay ciertos efectos secundarios que son inevitables. “Estoy incómoda y me duele todo”, confesó en dicha publicación. “A medida que se acerca el último mes y la tripita crece cada día, el movimiento se empieza a hacer más extraño. Como resultado, uno de los cambios más grandes que estoy experimentando es que la parte inferior de mi cuerpo se ha tensado. El efecto de las pataditas está haciendo que mi espalda y el sacro duelan”. Algo que no evitó que el viernes, en el enlace de Eugenia de York, posara ante los flashessonriente y luciendo taconazos. Pippa, siempre presumida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios