Pasarela

Borja Thyssen se sienta en el banquillo por fraude fiscal

  • El hijo de la baronesa Thyssen se enfrenta a una petición de la Fiscalía de dos años de cárcel y una multa de casi 600.000 euros.

Borja Thyssen, a su llegada al juicio, junto a su abogado. Borja Thyssen, a su llegada al juicio, junto a su abogado.

Borja Thyssen, a su llegada al juicio, junto a su abogado. / Efe

Borja Thyssen ha asistido a su cita con la Justicia. El hijo de la baronesa Thyssen ha acudido la mañana del miércoles a su citación en el juzgado de lo Penal número 22 de Madrid para defenderse de un supuesto delito contra la Hacienda Pública. El marido de Blanca Cuesta ha sido acusado por la Fiscalía de supuestamente defraudar a Hacienda 592.557 euros en el ejercicio del año 2007 en el IRPF, el Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas. Borja se enfrenta a una petición de dos años de cárcel y a una multa de 595.000 euros.

Borja llegó a los juzgados ataviado con un traje oscuro, con camisa blanca sin corbata, y un abrigo en el mismo tono, arropado por su abogado y dispuesto a enfrentarse al escrito de la acusación que afirma que "no presentó en 2007 la declaración correspondiente del IRPF a pesar de que durante ese año residió más de 183 días en España. Además, el acusado percibió 1.400.000 euros procedentes de la venta de exclusivas y reportajes a una revista en virtud de un contrato de 7 de agosto de ese año", contó. La Fiscalía añade que intentó eludir cualquier tipo de tributación cobrando a través de una entidad domiciliada en Estados Unidos.

Borja, sonriente, a su llegada a los juzgados el miércoles por la mañana. Borja, sonriente, a su llegada a los juzgados el miércoles por la mañana.

Borja, sonriente, a su llegada a los juzgados el miércoles por la mañana. / Efe

Borja se defiende asegurando que ese año residió en Andorra que, en 2007, era considerado paraíso fiscal pero aclaró que tenía contratada su seguridad personal en España. La Fiscalía asegura que era titular de una tarjeta con la que realizó múltiples gastos que acreditarían su presencia en varias ciudades españolas.

También ha desvelado lo mucho que le preocupaba a su madre la seguridad (ante la amenaza de ETA) y que ella fue la que le procuró los escoltas que mostraban su pujanza económica. Y es que el origen de su problema con Hacienda comenzó con el informe de una empresa de guardaespaldas que, por una orden judicial, tuvo que dar cuenta de dónde y en qué fechas se le prestaron servicios de escolta.

Además de este juicio, Borja y su mujer todavía tienen pendiente de fijar la fecha de otro juicio por otro presunto fraude a Hacienda pero, esta vez, correspondiente al año 2010. Por ese presunto delito, la Fiscalía solicita tres años de prisión y una multa de 336.417 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios