Granada

La Alcaldía de Granada tras el 4-M: ahora sí empieza el baile

  • Miembros del equipo de gobierno (PP-Cs) esperaban los resultados de Madrid para mover ficha a partir de hoy en el Ayuntamiento de Granada

La Alcaldía de Granada tras el 4-M: ahora sí empieza el baile

La Alcaldía de Granada tras el 4-M: ahora sí empieza el baile / G. H.

El 4-M se escenificó ayer en Granada con una foto de presumible unidad en el gobierno de coalición de la ciudad. Fue el día elegido para comparecer juntos (casi todos), convocar a los medios de comunicación y ofrecer unos cafés con bollitos que hasta el concejal de Economía reconoció como una excepción. El motivo: inaugurar una sala de prensa donde el alcalde, Luis Salvador, pretende seguir compareciendo como tal durante al menos dos años más. Pero no todos sus acompañantes en el flamante estrado lo tenían tan claro y además reconocían que los resultados electorales de Madrid servirían para definir la situación a partir de hoy mismo.

"Todo depende de esta noche", "esta semana empieza el baile"... Así velaban armas ayer algunos miembros del equipo de gobierno de Granada, mientras que otros trataban de proyectar "estabilidad, tranquilidad y unidad". La coalición PP-Cs, con un alcalde naranja en minoría, con un pacto firmado en Madrid hace dos años por dos dirigentes que ahora trabajan en la misma sede política y con un concejal del PP que amenaza con dinamitar la situación si no hay relevo en la Alcaldía en junio, se encuentra en un momento decisivo cuando llegamos al ecuador del mandato.

Dirigentes de Ciudadanos que mantienen pactos de gobierno con el PP, como Juan Marín en Andalucía o Begoña Villacís en el Ayuntamiento de Madrid, han comparecido en las últimas horas para garantizar la continuidad de sus coaliciones con otros dirigentes populares de los que aseguran haber obtenido apoyo y hasta consuelo por la derrota. Marín ha llegado a poner Granada como ejemplo de gobernanza conjunta esta misma mañana.

Luis Salvador siempre presenta su gobierno en la línea del modelo de Andalucía, con buena relación y grandes dosis de cogobernanza, muy alejado de las calderas de la Comunidad de Madrid que al final han estallado en elecciones, con un resultado que solo beneficia al PP y hunde a Cs. Pero Granada está hoy lejos de ser ese remanso de paz, por mucho que quiera su alcalde y algunos de los concejales de gobierno; y para descubrirlo solo había que estar ayer en la nueva sala de prensa del Ayuntamiento. 

Lo más curioso es que el elemento más desestabilizador es justo el principal ausente de la reunión del 4M en el edificio de la Plaza del Carmen. Sebastián Pérez, que fue cabeza de lista del PP en las pasadas elecciones municipales, que dimitió de sus cargos de gobierno y en el partido, pretende hacer valer ahora el presunto pacto del 2+2 que hay quienes dicen que cerró con Salvador minutos antes de la investidura en el hotel Meliá. Realmente hoy puede ser lo de menos si hubo o no aquel acuerdo, porque el propio Pérez ya no es una opción que admitan sus propios compañeros de partido, pero puede ser la excusa para quienes dentro del equipo de gobierno ven la oportunidad para alcanzar la Alcaldía en un momento clave. 

Esto tampoco es fácil, dado que no parece haber un criterio unánime dentro del grupo popular para elegir a esa persona llamada a desplazar a Salvador. Y menos en las altas esferas del PP, que ya barajan encuestas sobre posibles candidatas para 2023 que no están ahora mismo en el Ayuntamiento de Granada, así que otro liderazgo ahora dentro de sus filas podría debilitar esa estrategia política. Y no hay que perder de vista a Vox, cuyos votos son decisivos para completar la mayoría absoluta. 

La opción de que Sebastián Pérez, que ha pasado toda su vida política en el afán de combatir el socialismo y el comunismo en Granada, apoyara una moción de censura del líder local del PSOE, Paco Cuenca, (en necesaria coalición con Podemos-IU) es algo casi impensable para la mayoría, por más que el propio concejal del PP lo haya planteado sin disimulo como opción a tener en cuenta si no se cumple el 2+2.  

El escenario que se abre hoy en Granada, con la resonancia de los resultados de Madrid, es todavía más incierto que ayer, con Ciudadanos en un momento muy delicado, en clara caída y con muchos de sus dirigentes a la búsqueda de la red de salvación del PP. Pese a todo, al final en Granada puede que cambien muchas cosas para que todo siga igual. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios