Granada

La Alhambra mantendrá su 'independencia' con la reforma de los estatutos

  • El Patronato actualizará la normativa de 1986 y asegura que mantendrá su condición de agencia administrativa de carácter público

La Alhambra comienza los trámites para reformar los estatutos que datan de 1986. La Alhambra comienza los trámites para reformar los estatutos que datan de 1986.

La Alhambra comienza los trámites para reformar los estatutos que datan de 1986. / g. h.

Reynaldo Fernández, director del Patronato de la Alhambra, salió ayer a escena con carácter urgente para 'apagar' el fuego generado por el PP al poner en entredicho la reforma "exprés" de los estatutos del monumento. Ante la "alarma" generada por el inicio de este trámite administrativo, Fernández quiso puntualizar que la Alhambra mantendrá su independencia y no se convertirá en una agencia de régimen especial, por lo que mantendrá su condición de agencia administrativa de carácter público tal y como fue aprobado hace siete años.

"No se está planteando que la Alhambra cambie su estructura jurídica que, por otro lado, sólo podría hacerse mediante una reforma de la ley, no de los estatutos", señaló el director del Patronato para subrayar a continuación que esta revisión no implica cambios en los procesos de contratación ni en el funcionamiento de la Alhambra. Uno de los motivos para abrir este proceso es que los estatutos de la Alhambra datan de 1986. "Como es lógico había que actualizarlos porque la estructura actual es muy diferente a la de hace 20 años, entre otras cosas porque hemos aprobado recientemente una nueva relación de puestos de trabajo para reforzar el carácter de agencia pública", defendió el director del monumento.

Con la misma rapidez de reflejos con la que convocó a los medios en noviembre para responder al PP, que volvió a poner sobre la mesa el "mantra" de que el dinero de la Alhambra se marcha hasta Sevilla, Fernández volvió a desmentir a los populares después de que el día anterior pidieran "luz y taquígrafos" sobre cualquier modificación. En este sentido, el director de la Alhambra señaló que, "aunque no era obligatorio", este proceso se abrió a la participación ciudadana con un anuncio en el portal de transparencia de la Junta de Andalucía y con su difusión a través de Twitter antes incluso de iniciar la tramitación formal de la reforma. Una vez preparado el proyecto, del que tienen conocimiento desde julio de 2017 el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento, la Universidad y la Junta de Andalucía, será elevado a la Dirección General de Bienes Culturales para firmar un acuerdo de inicio de renovación estatutaria y elaborar un primer borrador. Posteriormente se realizará nuevamente un trámite de audiencia y de información pública, con los informes preceptivos, y los estatutos deberán su aprobados por el Consejo de Gobierno de la Junta y luego publicados, un período completo que podría tardar de seis a nueve meses, adelantó el director del Patronato.

En este contexto, el portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, pidió al alcalde de Granada que proponga como vicepresidente del Patronato de la Alhambra la puesta en marcha de un verdadero proceso participativo que incluya no sólo a los grupos políticos, sino además a los agentes sociales, culturales y colectivos vinculados al patrimonio. "Queremos que Granada consensúe una propuesta para la modificación de los estatutos del Patronato, con el objetivo no sólo del que el monumento se abra a la ciudad sino que la ciudad se abra a la Alhambra y sacarla de la confrontación política", señaló Puentedura.

Puentedura propuso que la presidencia del Patronato de la Alhambra sea rotatoria entre las principales administraciones e instituciones que lo conforman, un año la Junta, otro el Ayuntamiento y otro la Universidad, "para así acabar con el mito de que la Alhambra se gestiona desde Sevilla" y que las "principales decisiones en materia económica y de gestión, sean tomadas por mayoría cualificada", debiendo las administraciones autonómica y municipal "ponerse de acuerdo, sacando al monumento de confrontación partidista en función del color político".

La concejal de Vamos Granada Marta Gutiérrez señaló, por su parte, que, aunque la modificación sea "un mero trámite", debe ser "una oportunidad para abordar cuestiones que llevan años pendientes como la necesidad de una mayor participación de la ciudad de Granada en las decisiones de planificación y gestión del monumento", con más representación del Ayuntamiento en el consejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios