• Las consultas de Bienestar Fetal están “llenas” nueve meses después de que Granada se sumiera en el confinamiento estricto

SAlud Granada

Alumbrar en tiempos de pandemia: Nacen los granadinos 'encargados' en el confinamiento

Patricia y Salvador posan con su bebé, Joaquín. Patricia y Salvador posan con su bebé, Joaquín.

Patricia y Salvador posan con su bebé, Joaquín.

HUCSC

Escrito por

· Arantxa Asensio

Redactora

“Es algo muy instintivo. Muy animal”. En estas semanas el trabajo en el paritorio del Hospital Universitario Clínico San Cecilio se mantiene a un ritmo intenso. Hace 40 semanas, mientras las colas a las puertas del supermercado se llevaban en volandas toda la mañana, mientras aumentaban exponencialmente las visualizaciones de tutoriales sobre cómo hacer bizcocho, la vida, el instinto al que hace mención la supervisora del Servicio de Obstetricia y Paritorio del Clínico, María Dolores Hernández, hacían su trabajo. Hoy nacen aquellos bebés gestados en las primeras semanas del estado de alarma, ‘encargados’ en un mundo pandémico extraño, con normas raras, y con pocas certezas.

“Quizá en las primeras semanas del confinamiento no estuviera en los planes” de los granadinos aumentar la familia, reflexiona la matrona. Pero el estupor de los primeros días dejo paso a una nueva rutina. Hubo parejas que se lanzaron a la aventura de ser padres y decidieron que de esta pandemia puede que no saliéramos mejores, pero sí más numerosos. “Estamos esperando un baby boom. A finales de diciembre siempre hay un repunte, y este año se nota un poco más”, calcula Hernández, que señala que las consultas en Bienestar Fetal (las que controlan a la embarazada en el último trimestre) están “llenas”. “Actuamos con instintos animales”, valora sobre este aumento en los partos justo a los nueve meses de que Granada se sumiera en confinamiento estricto. Quizá el mundo se desmoronaba, pero por eso mismo el impulso de sacar adelante otra generación se vio vigorizado.

Sonia Prados y María Dolores Hernández. Sonia Prados y María Dolores Hernández.

Sonia Prados y María Dolores Hernández.

La matrona, que insiste en pedir a las embarazadas “que se cuiden, por favor, que se cuiden mucho” ante el Covid, destaca la labor que el centro ha hecho desde la primera ola para garantizar la salud de mamás y bebés. El Clínico cuenta con un circuito Covid para aquellas embarazadas que hayan dado positivo (se les hace una prueba en cuanto llegan por Urgencias o un día antes si el parto es programado) y otro limpio. Cada una de las dos áreas cuenta con personal específico. Y también pasan por la prueba los acompañantes. “En el caso de que el acompañante elegido por la mujer dé positivo, éste no puede entrar al paritorio. Se le ofrece la posibilidad de elegir a un segundo acompañante”. No se separa a las mujeres de los bebés, una cuestión que se ha pulido desde la primera ola. “Siempre se aprende”, apostilla Hernández.

Entre ola y ola esta matrona ha detectado un aumento de casos de mujeres positivas, lo que lleva a la sanitaria a rogar a las embarazadas que tengan las máximas precauciones y limiten las visitas en estos días. “Que se cuiden las mujeres es fundamental. Un embarazo es un proceso fisiológico”, añade Hernández. No es una enfermedad, “pero también hace que la mujer sea más vulnerable... Lo mejor es no infectarse, por favor, por favor”.

A punto de dar a luz. A punto de dar a luz.

A punto de dar a luz.

El toque de atención viene de la mano de la experiencia en el Hospital. “Las mujeres infectadas se han contagiado por gente cercana”, apunta la matrona. Por eso la petición de limitar los contactos, una recomendación que se presenta como más que pertinente en estos días, en los que ya se habla de tercera ola.

Todas las mujeres y acompañantes pasan por una PCR y si hay positivo se activa el protocolo. Ella podrá dar a luz, estará sola en su habitación y tendrá que mantener todas las precauciones con su bebé (mascarilla, lavado de manos frecuente). No se han detectado casos de transmisión de la enfermedad vertical (antes o durante el parto) de recién nacidos, pero sí horizontal, por contacto. Si la mujer presenta sintomatología queda ingresada. Si no es así, vuelve a su casa. Para las primeras visitas se le insta a ponerse en contacto con Atención Temprana y cubrir así pruebas como la del talón o dudas que puedan surgir. Si es la pareja la que da positivo en el hospital “no puede salir a la calle”, se le da ropa y lo necesario para estar en la habitación durante el tiempo que la mujer esté ingresada. Para trámites como el registro del bebé, éste ya se puede hacer de forma telemática en los días laborales.

Equipo de puérperas. Equipo de puérperas.

Equipo de puérperas.

“La mayoría de las mujeres positivas son asintomáticas”, apunta la sanitaria. Con la PCR se llevan la sorpresa. La gestión de los casos de Covid en el hospital centran las demandas de información en las semanas previas al parto. Eso sí, cuando es el momento de ingresar “llegan relativamente tranquilas”, señala la facultativa del Área de Ginecología y Obstetricia Sonia Prados. El centro ha elaborado un tríptico con la información necesaria. “Saben a lo que vienen”, explica la ginecóloga. Las dudas se refieren, fundamentalmente, a quién puede acompañarlas y quién puede visitarlas.

Como Hernández, Prados señala que “las consultas están llenas y se prevé que va a aumentar” en estos días el número de alumbramientos, aunque hasta ahora se esta en cifras similares a años anteriores. Eso sí, la pandemia ha causado estragos en el personal sanitario. “Nosotros tenemos más sensación de trabajo. No por los partos, que en número son muy similares, sino por la situación”.

Equipo en el paritorio, Equipo en el paritorio,

Equipo en el paritorio,

Como el sistema sanitario es, a su vez, parte y tronco de la investigación en salud, en el San Cecilio se llevan a cabo dos proyectos con la Universidad de Granada. Con la autorización de las mujeres, se recogen muestras biológicas de aquellas que han pasado el Covid. De este trabajo dará a luz nuevos hallazgos que permitirán conocer mejor a la enfermedad. “Ha venido para quedarse”, apunta la matrona.

Como con todo, en los últimos meses se ha afinado el proceso. Desde hace meses se ofrece a las gestantes la bañera para que puedan parir. También se normaliza la educación maternal, clave en las primeras semanas con el bebé en casa. En esto apostilla Hernández, cada centro de salud ha sopesado la mejor manera de atender a las mujeres. “Hay matronas que han mantenido las clases de forma presencial, otras semipresencial y otras por teléfono”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios