Municipal

El Ayuntamiento de Granada, ante los retos de 2021: de la solución final del 2+2 al inicio de grandes inversiones

  • El bipartito tiene por delante un año crucial en el que descifrar si cambiará de color el collar de alcalde

  • Mientras la ciudad espera pasar de la gestión de emergencia por el Covid a proyectos tangibles

El Ayuntamiento de Granada, ante los retos de 2021: de la solución final del 2+2 al inicio de grandes inversiones El Ayuntamiento de Granada, ante los retos de 2021: de la solución final del 2+2 al inicio de grandes inversiones

El Ayuntamiento de Granada, ante los retos de 2021: de la solución final del 2+2 al inicio de grandes inversiones / Photographerssports

El Ayuntamiento de Granada enfrenta este nuevo año 2021 con grandes citas políticas que condicionarán el futuro de la ciudad. Y como es habitual en la Plaza del Carmen, no será un año tranquilo en lo político. Hay una cuestión arrastrada desde la investidura que ha protagonizado ya importantes capítulos en la historia de este bipartito, con dimisiones y crisis internas importantes, que volverá a protagonizar el 2021 y no es otra que el 2+2.

Este mes de junio, el 15 concretamente, se cumple la mitad del mandato, los primeros dos años, y habrá que ver cómo se resuelve definitivamente la cuestión de la alternancia en la Alcaldía que ha abanderado desde los inicios Sebastián Pérez, costándole incluso su posición política al abandonar el PP y el propio bipartito. Ver quién tenía finalmente razón sobre ese famoso pacto de caballeros, si el PP coge el testigo para los próximos años con la figura de Luis González (el posicionado en la actualidad) o si es Luis Salvador quien sigue con el collar de alcalde y por tanto demostrando su tesis inicial de que no había pacto sino cuatro años de Cs firmados por los dos partidos a nivel nacional. Incluso habrá que ver si en Granada afecta también el trasvase de Cs a PP, como se ha dicho de Luis Salvador, o incluso esperar alguna salida directa a la Junta.

Porque el problema de Granada sigue ahí y no se encuentra el encaje perfecto para todas las partes e intereses. Incluso la baraja podría romperse con moción de censura y la vuelta de Paco Cuenca (PSOE) a la Alcaldía. Como se dice, todo es posible en Granada y habrá que verlo capítulo a capítulo.

Y mientras se resuelven las cuestiones políticas, la gestión, que es lo que importa a la ciudadanía y más en estos tiempos con la crisis generada por la pandemia, tiene que volverse más activa y pasar de la actuación de urgencia obligada en este 2021 al momento de la recuperación y la inversión prometida en el programa pactado por PP y Cs para Granada, que hasta ahora ha tenido que dejar aparado las grandes promesas por la irrupción de la pandemia.

Eso independientemente de las partidas económicas que lleguen de la Junta y del Gobierno central para ayudas a los afectados por la pandemia, principalmente hostelería, turismo y comercio, a la espera de que se decida si Granada es declarada finalmente zona catastrófica por los efectos de los cierres por el Covid.

Para este 2021 Granada espera importantes inyecciones económicas que permitan desarrollar proyectos tangibles. El 2020 terminó con la firma del Plan Alhambra, que invertirá 25 millones (15 a través del Ayuntamiento) de los ingresos del monumento en la rehabilitación del patrimonio de la ciudad. Este presupuesto permitirá importantes tareas de restauración en el Albaicín, en la Catedral, las murallas de la ciudad, la Abadía, el Hospital Real, así como mejorar la iluminación de monumentos, entre otras. Proyectos que tienen que mejorar la imagen del patrimonio granadino para seguir siendo referencia turística.

Y en el marco turístico, que habrá que reforzar cuando se pueda volver a la normalidad, Granada tiene que recibir también los 10 millones del Plan de Turismo de Grandes Ciudades que incluye también actuaciones en zonas clave como el entorno del Centro Lorca o los miradores de la ciudad. 

También hay proyectos medioambientales importantes como el Anillo Verde, que arrancó el pasado diciembre y que este 2021 tiene que despegar y empezar a llenar de árboles el borde de la ciudad; o conseguir reducir la contaminación, para lo que tendrá que aplicarse junto con Movilidad la ansiada peatonalización y la zona de bajas emisiones en la almendra central de la ciudad para evitar la circulación de vehículos. 

A nivel contratación, el reto es la adjudicación del nuevo contrato de limpieza y recogida de basura de la ciudad, que tendría que haber estado para final de 2020 pero que se adjudicará para mitad de año. 

El urbanismo será protagonista con el inicio de la redacción del nuevo PGOU y con el desbloqueo de proyectos como el cuartel de Automovilismo y volver a recuperar el interés inversor con obra nueva o infraestructuras como las residencias de estudiantes ya proyectadas. 

La economía seguirá siendo un año más pieza clave y el bipartito tendrá que demostrar que puede conseguir otra vez unos nuevos presupuestos tras el hito de 2020 de aprobarlos tras cinco años de prórrogas. Este año pasado tiró de pacto con el PSOE (un giro de timón que dejó noqueado a Vox, el socio preferente hasta ese momento y que ha dejado a los socialistas insatisfechos en su grado de cumplimiento) y para el 2021 el reto es un consenso mayor.

Y todo mientras se siguen reforzando los Servicios Sociales y las ayudas para hacer frente a la crisis social y económica que deja la pandemia y que tiene que dar respuesta a todos sin dejar a nadie atrás.

O solucionando definitivamente el gran problema de la ciudad que son los cortes de luz, para lo que la ONU tendrá que decir este 2021 algún pronunciamiento sobre la falta de solución a esta crisis humanitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios