Granada

El Ayuntamiento aleja el fantasma de la intervención

  • La llegada de Pedro Sánchez al Gobierno central reduce la tensión frente a la etapa popular

  • La capital solicitará un cambio en las prioridades de pago a la secretaria de Estado de Hacienda

La clave es que la mejora de las arcas no recaiga en el bolsillo de los ciudadanos. La clave es que la mejora de las arcas no recaiga en el bolsillo de los ciudadanos.

La clave es que la mejora de las arcas no recaiga en el bolsillo de los ciudadanos. / g. h.

En los últimos meses el área de Economía del Ayuntamiento de Granada ha vivido con el agua al cuello. Cada cierto tiempo, el Ministerio de Hacienda en manos del PP, le ha lanzado una serie de amenazas de intervención que, aunque nunca han llegado a materializarse, han sacudido la estabilidad de la ciudad. Uno de los últimos avisos se produjo a principios de mayo. Hacienda mandó un correo electrónico a la capital para pedirle que se preparara ante la posible retención de la Participación en los Ingresos del Estado (PIE). Una maniobra que el edil de Economía, Baldomero Oliver, consideró como una alarma injustificada por parte del PP para impulsar la candidatura a la Alcaldía de Sebastián Pérez. Este aviso se produjo después de que Hacienda diera un ultimátum al Ayuntamiento el 13 de abril para que corrigiera su morosidad en un plazo de diez días. Lo que menos podía imaginar ese día el concejal es el inminente cambio de signo político que se iba a producirá nivel nacional. Con la llegada de Pedro Sánchez y todo su equipo al frente del Gobierno central, de repente, los socialistas de la capital tiene a 'los suyos' en todas las administraciones públicas: Diputación Junta de Andalucía, y Gobierno central. Esto último, sin duda desactiva las amenazas sobre la deteriorada área de Economía. Aunque la capital tendrá que seguir trabajando para mejorar la situación económica, a nadie se le escapa que ahora tiene un Gobierno 'amigo' que disipará los enfrentamientos acaecidos durante la etapa de Cristóbal Montoro a cargo del Ministerio de Hacienda. Seguramente, los de Sánchez, serán más comprensivos cuando el equipo de Gobierno socialista, por ejemplo, le explique su incapacidad para modificar las Ordenanzas Fiscales como consecuencia de la negativa de los grupos de la oposición a subir el IBI.

No obstante, con el nuevo escenario político, no ha cambiado la hoja de ruta prevista por la capital. El concejal de Economía ya tenía fijada una reunión con la Secretaría de Estado de Hacienda para solicitar la reestructuración de la deuda y primar el pago a provedores que asciende ya a 189 días. Ahora, se va a solicitar una nueva reunión con la recién nombrada Inés María Bardón Rafael. "Nuestro objetivo es reestructurar la deuda financiera. Pagando treinta millones de euros en amortizaciones difícilmente se puede hacer frente a otras obligaciones", dijo el concejal de Economía quien expresó sus medidas prioritarias que se centran en reducir el periodo medio de pago a proveedores que han pasado de 150 a 189 días como consecuencia de la modificación en el cálculo. Hacienda ha eliminado el periodo de 'gracia' de treinta días que permitía a los ayuntamientos maquillar el cálculo. Ahora, el plazo se calcula desde el primer día en que se aprueba la factura después de que la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad denunciara el método del Gobierno español ante la UE Esto elevó a Hacienda a rectificar este procedimiento que desahogaba a los ayuntamientos más morosos y que ha disparado las cifras.

La modificación del cálculo ha disparado en 30 días el periodo de pago a proveedores

En la actualidad el Ayuntamiento paga prioritariamente a los bancos una cifra de 25 millones de euros anuales lo que sin duda le deja muy poco margen de maniobra. Por eso, el edil de Economía ya planteó el pasado mes de mayo la posibilidad de que la capital pagara diez millones de euros a bancos y quince a los proveedores. "Hay que reducir como sea la deuda", dijo Oliver quien recordó que ésta asciende, en términos globales a unos 240 millones de euros.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, también habló ayer sobre el cambio de gobierno y sus consecuencias. En una entrevista en EsRadio, a aseguró que la capital tenía previsto mantener la reunión el seis de junio con la Secretaría de Estado para transmitirle todas las medidas que están tomando que han permitido mejorar el ahorro y hacer más eficientes los servicios. "Tenemos una dificultad sobre el pago a proveedores porque el Ministerio nos estaba limitando", dijo Cuenca quien aseguró que cuando el PSOE llegó a la Alcaldía la deuda estaba al 116% y ahora está cerca del 75%. "Esto nos va a permitir negociar con los bancos sobre los pagos a largo plazo", una operación de momento imposible por la deuda existente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios