La carrera hasta las elecciones de mayo

Los cálculos para las municipales de 2019

  • Los partidos ya diseñan su estrategia local tras el 'tsunami0 del 2-D: en los barrios obreros, la izquierda se enfrenta al reto de activar la participación y la derecha dirimirá su lucha en Centro, Ronda, Genil y Beiro

La supremacía de los partidos tradicionales está en juego en las municipales La supremacía de los partidos tradicionales está en juego en las municipales

La supremacía de los partidos tradicionales está en juego en las municipales / Carlos Gil

Quedan menos de seis de meses para las elecciones municipales del 26 de mayo, un día que podría ser todavía más crucial para los partidos si finalmente se convierte en un "superdomingo" con el añadido de las generales y las autonómicas. Pero mientras Pedro Sánchez valora su estrategia y medita las fechas, a nivel local la carrera ya está en marcha.

Las formaciones tienen muy presente el tsunami político acaecido la noche del 2-D y son conscientes de que los resultados de las andaluzas en la capital son la mejor encuesta que tienen para empezar a maniobrar y a desplegar sus tácticas en la batalla por el Ayuntamiento de Granada.

La fragmentación del panorama político a todos los niveles es la principal lectura y también que los márgenes van a ser muy estrechos. De esta manera, las municipales dependerán en gran medida de cómo funcione el nuevo gobierno de la Junta –si es que se llega a formar– y de las 'amistades' que se fragüen en estos nuevos tiempos.

La comparativa de los votos en la capital en unas andaluzas durante la última década es el mejor ejemplo de cómo ha cambiado la política en diez años. Los populares y socialistas han perdido 45.474 y 29.872 votos desde las autonómicas de 2008 hasta la noche del 2-D. Con la situación, además, de que Ciudadanos se convirtió en la segunda fuerza más votada en la ciudad en estas últimas elecciones.

Y es que el hecho de que la formación naranja quede por encima del PSOE es un hito histórico que rompe el bipartidismo en la ciudad y manda un grave mensaje a los socialistas, cuya diferencia respecto a los siguientes partidos es pequeña.

El terremoto del 2-D es un aviso importante a los partidos tradicionales, ya que por ejemplo Vox sube hasta el quinto peldaño con 14.402 votos. Es decir, que en tres años gana más de 13.000 apoyos en la capital y se sitúa a poco más de 4.000 votos de Adelante Andalucía (17.716), una formación que bajó respecto a 2015 y en la que la suma política de Podemos e Izquierda Unida está restando por el momento. La división del voto es tal que entre el PSOE y Vox solamente hubo 6.769 apoyos de diferencia, y el partido que lidera Santiago Abascal quedó por encima del PSOE en más de sesenta colegios electorales de la ciudad.

PP y PSOE han perdido 45.474 y 29.872 votos desde las elecciones andaluzas de 2008

Otro punto a tener en cuenta es el de la abstención. En este sentido, es destacable que Granada fuera la capital andaluza con un índice más alto de participación, aunque en la comparativa respecto a las últimas andaluzas sigue subiendo la abstención, especialmente en distritos de carácter obrero como la zona Norte donde la abstención estuvo por encima del 60% y el PSOE fue el partido más votado.

El segundo distrito menos participativo fue el Albaicín, donde la coalición de Adelante Andalucía resultó ganadora como ya hiciera Podemos en los comicios de 2015. El Zaidín y La Chana, que se mantuvieron fieles a su tradición socialista, fueron los siguientes distritos con mayor índice de abstención tras Norte y el Albacín.

Llama la atención que los cuatro distritos en los que la derecha saca más votos sean en los que el electorado es más activo. Es precisamente en estos cuatro puntos de Centro, Beiro, Genil y Ronda en los que gana el PP donde Ciudadanos y Vox han sacado sus mejores resultados y donde, seguramente, la lucha en las municipales está más igualada.

Asimismo, el PSOE tiene ante sí dos retos muy difíciles: por un lado activar la participación en los barrios obreros (algo que también le beneficiaría a Podemos) y al mismo tiempo buscar medidas efectivas en puntos como el Centro, Camino de Ronda, Genil y Beiro donde empieza a convertirse en una fuerza residual.

En cuanto a la proyección hipotética de los resultados del 2-D en las elecciones municipales, la traslación aproximada sería de ocho concejales para el PP, seis para el PSOE y Ciudadanos que empatarían, cuatro para Adelante Andalucía y tres para Vox. Aunque la aritmética y los cálculos no suelen funcionar de unos comicios a otros y son los propios partidos los que creen que habrá muchas divergencias entre ambos resultados. Sin embargo, más le valdría a los partidos tradicionales empezar a pensar en la fórmula para que el tsunami del 2-D no sea una bomba atómica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios