Municipal

La comparativa entre los presupuestos del bipartito y los que le "tumbaron" al PSOE de Cuenca

  • Desde 2015 no se aprueba un presupuesto

  • El PSOE lo intentó en 2018 pero no tuvo el apoyo de la oposición

Granada se aferra al nuevo presupuesto tras un lustro con las arcas públicas bajo mínimos Granada se aferra al nuevo presupuesto tras un lustro con las arcas públicas bajo mínimos

Granada se aferra al nuevo presupuesto tras un lustro con las arcas públicas bajo mínimos

El equipo de gobierno dijo ayer que incluir grandes proyectos e iniciativas en los presupuestos en como una carta a los Reyes Magos. Pero en realidad el propio hecho de tener presupuestos en Granada sí que figura en la carta a Melchor, Gaspar y Baltasar desde hace un lustro. La última vez que se aprobaron unos presupuestos fue en 2015, con José Torres Hurtado (PP) en la Alcaldía. Entonces se elaboraron unos presupuestos que nadie podía imaginar que estuvieran aún vigentes en 2020 dadas las necesidades cambiantes de la ciudad y sobre todo porque evidenciarían la falta de acuerdo político y de gestión económica que propiciara la actualización de las cuentas municipales.

En este tiempo el Ayuntamiento ha pasado por riesgo de intervención, por aumento constante de deuda, por planes de ajuste para seguir funcionando, por necesidad de aplicar economía contable para poder hacer frente a las partidas no incluidas en presupuestos, a las sentencias judiciales,... También ha habido cambios en la alcaldía y mucha tormenta política, pasado por Torres Hurtado, que salió por el caso Nazarí, Paco Cuenca y ahora Luis Salvador con el primer bipartito. Y la esperanza es que se consiga aprobar, porque en Granada, la tierra del “todo es posible” y con la inestabilidad política, no hay que dar nada por cerrado hasta que se levanten las manos en la votación plenaria.

En 2015 el presupuesto preveía un gasto de 262 millones, la misma cantidad de ingresos. En diciembre de 2018, el entonces concejal de Economía del PSOE, Baldomero Oliver, presentó un proyecto que subía esa previsión a más de 276 millones de euros, lo que supone que en este espacio de tiempo la capital necesitaría 14 millones de euros más para poder cubrir todos sus servicios. Ahora, se baja a 273 millones de euros, tres millones menos que la propuesta de los socialistas. El capítulo de personal suponía casi la mitad pasando de los 101 a los 108 y ahora sube a los 111. En cuanto a los impuestos directos, la recaudación subía en las cuentas del PSOE un 15,33% y pasaba de 100 millones a 115,8, aunque los indirectos bajaban un 26% de 11 millones a 8,2. Ahora los directos suben a 116 y los indirectos, a 9,9. Pero aquellas cuentas socialistas las tumbó la oposición.

Lo que se espera ahora es el detalle para poder ver el ajuste por área, de dónde suben y bajan las partidas de gasto y de ingreso, documento que el bipartito quiere presentar primero a los grupos políticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios