Granada

Condenados a 25 y 3 años de cárcel la madre y el abuelo que tiraron a su bebé a la basura en Granada

  • La mujer, penada por asesinato con alevosía, se libra de la prisión permanente revisable por la atenuante de su confesión

Condenados a 25 y 3 años de cárcel la madre y el abuelo que tiraron a su bebé a la basura en Granada Condenados a 25 y 3 años de cárcel la madre y el abuelo que tiraron a su bebé a la basura en Granada

Condenados a 25 y 3 años de cárcel la madre y el abuelo que tiraron a su bebé a la basura en Granada / Efe

Fátima A. O., de 25 años, golpeó a su bebé recién nacida contra la pared de su casa en el Valle de Lecrín con la intención de matarla para luego depositar su cuerpo en la basura dentro de una bolsa de plástico, con la ayuda de su padre y abuelo de la menor. Estos hechos, declarados probados en el juicio con jurado celebrado en la Audiencia de Granada, han motivado la condena de la madre a 25 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía, además de otra pena de 3 años de prisión para el hombre, por abandono de menores

Con esta sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, la madre de la bebé que fue hallada muerta en el vertedero de Alhendín en enero de 2018 se libra de la prisión permanente revisable que pedía la Fiscalía al inicio del proceso al considerar el tribunal que concurre la atenuante de confesión por parte de la mujer.  

La Sección Primera de la Audiencia considera a la acusada responsable del delito de asesinato con alevosía y el añade el agravante de parentesco, aunque con la atenuante muy cualificada del reconocimiento de culpa expuesto por la madre durante el juicio y durante parte de la investigación. Su comportamiento y su discurso habrían ayudado a clarificar los hechos, según la sentencia.

A la pena de cárcel se suma la privación de la patria potestad durante el tiempo de la condena de otra hija de la condenada y el pago de la mitad de las costas procesales. La mujer alegó durante el juicio que este embarazo era su segunda maternidad, que dio a luz sola y que no encontró otra salida. La resolución también destaca la escasa capacidad intelectual de la joven. 

Condenada a 25 años de cárcel la madre que mató a su bebé en Granada Condenada a 25 años de cárcel la madre que mató a su bebé en Granada

Condenada a 25 años de cárcel la madre que mató a su bebé en Granada / Efe

Los hechos se remontan al 16 de enero de 2018 cuando trabajadores de la planta de basuras de Alhendín hallaron el cuerpo de la bebé, cuya autopsia apuntó que había nacido viva, sana y a su tiempo, y que presentaba un traumatismo craneal, entre otras fracturas.

Tras el parto, tal y como ella misma reconoció y fue considerado hecho probado por el jurado, la mujer golpeó a la bebé contra la pared y contó después con la ayuda de su padre para limpiar la habitación y deshacerse del cuerpo de su hija.

Por este motivo, la sentencia también condena a Miguel A.F., el abuelo materno de la víctima, a una pena de tres años de prisión como autor de un delito de abandono de menores y lo ha inhabilitado para ejercer la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento durante el tiempo de la condena.

Según declaró probado el jurado tras el juicio, el padre de Fátima "sabía que se encontraba de parto en eldomicilio del Valle de Lecrín de Granada en la madrugada del 15 de enero de 2018, y que junto a ella estaba solo la menor de unos dieciocho meses de edad (la primera hija), y no les prestó ninguna ayuda ni avisó para que las ayudaran".

En la condena al abuela ha pesado también la advertencia dada por su propia hija antes de la muerte de la bebé: "Como no me ayudes voy a matar tanto a S. (la hija mayor) como al bebé que viene de camino". Pero el abuelo se marchó del lugar donde se iba a producir el parto. "Cuando abandonó el lugar le resultaba indiferente lo que pudiera pasarles" a las dos menores, "siendo consciente del peligro que corrían la vida o la integridad física".

Dice la sentencia que Miguel "tenía posibilidad de actuar evitando el peligro real en que quedaban la menor y el bebé que iba a nacer en cuanto a su vida o integridad física" y cuando regresó al lugar del parto, el bebé que iba a nacer ya estaba muerto.

Para deshacerse del bebé ya muerto, el abuelo lo introdujo en una bolsa de plástico, llevándolo hasta la localidad de Albuñuelas donde lo arrojó a algún contenedor de basura y más tarde sería encontrado por los trabajadores de la planta de Alhendín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios