Educación

El Consejo Escolar avala que las notas se tengan en cuenta para asignar plaza en caso de empate

  • El Informe Anual de Coeducación de Andalucía, que se presenta hoy, destaca la brecha de género del sistema educativo

  • El 65% de los docentes son mujeres, mientras que la presencia de hombres es mayoritaria en la Inspección y en la dirección de los centros

Imagen de archivo del IES Zaidín Vergeles. Imagen de archivo del IES Zaidín Vergeles.

Imagen de archivo del IES Zaidín Vergeles. / R. G.

El Consejo Escolar de Andalucía, órgano superior de participación democrática de las enseñanzas no universitarias, con sede en Granada, somete hoy a enmiendas y aprobación el nuevo proyecto de decreto por el que se regulan los criterios y el procedimiento de admisión del alumnado en centros docentes. Según la información facilitada por el Consejo, los 73 consejeros que forman parte del órgano han presentado un total de 151 enmiendas al texto.
Este decreto, que está en fase de borrador, determina el sistema de acceso en centros públicos y privados concertados para cursar las enseñanzas de Segundo Ciclo de Educación Infantil (3-6 años), Educación Primaria, Educación Especial, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato. En él, se introducen algunas variaciones, algunas ya señaladas, como la mayor puntuación de "las áreas limítrofes al centro, incrementa la valoración si se tienen hermanos en el centro, los cambios en la valoración de la renta" o los cambios de puntuación de los escolares que tengan algún familiar directo con discapacidad o el número de miembros en la familia, apunta el Consejo Escolar, que también añade que "En Bachillerato, si se opta por un centro que no sea el que corresponda por adscripción, en caso de empate se tendrá en cuenta el expediente académico" del alumno, por lo que las notas tendrán peso a la hora de asignar las plazas vacantes.

El 65% de los docentes son mujeres

Además del análisis del decreto de admisión, el Consejo Escolar somete hoy el Informe Anual de Coeducación de Andalucía a las enmiendas de sus 73 consejeros y posterior aprobación. 
En el citado texto, que refleja las tendencias educativas en materia de igualdad cada curso, se recogen los avances en este campo en los últimos años y los retos que aún quedan por acometer, indica el Consejo en un comunicado.
Según los datos de la Consejería de Hacienda, el Sistema Educativo Andaluz contaba en enero de 2018 con 118.011 personas (76.716 mujeres y 41.295 hombres). Las mujeres representaban el 65% del personal docente andaluz, sin embargo, la presencia de hombres sigue siendo mayoritaria en la Inspección Educativa (73,4%) y en los puestos de dirección de la enseñanza secundaria y de formación del profesorado.
El número de mujeres que ocupa la dirección de los centros va aumentando paulatinamente: El porcentaje de mujeres que ejercieron la dirección en el curso 2015/16 fue el 44,3%, el 45,5% en el curso 2016/2017 y el 46,4% en el curso 2017/18.
No obstante, en el periodo considerado más del 65% del profesorado andaluz estaba compuesto por mujeres, mientras que menos del 2% de las mujeres docentes andaluzas tuvo responsabilidades de dirección, frente a aproximadamente el 5% de los hombres. En los Institutos de Educación Secundaria, sólo en el 30% de los centros la dirección es ejercida por mujeres, por el contrario, en las Escuelas Infantiles de titularidad de la Consejería de Educación el 15% de los centros está dirigido por hombres.

El Consejo Escolar recuerda que "Andalucía cuenta desde noviembre de 2005, con I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación, un instrumento para crear las condiciones necesarias para integrar las prácticas coeducativas en la escuela". "El II Plan Estratégico de Igualdad de Género en Educación 2016/2021, constituye hoy el marco de actuación y la herramienta para continuar impulsando la igualdad dentro del sistema educativo, contemplando, asimismo, la diversidad de identidades de género, de orientaciones sexuales, de modelos de familia y de formas de convivencia, evitando cualquier tipo de discriminación".

Estas medidas igualitarias se aplican en todas las enseñanzas no universitarias impartidas por el sistema educativo andaluz, que constituye un conjunto complejo que se organizó para dar servicio a 1,8 millones de alumnos y alumnas en el curso 2017/2018, en Educación Infantil, Primaria, ESO, Centros de Educación Especial, Bachillerato, FP Básica, Formación Profesional de Grado Medio y Superior, Enseñanzas de Régimen Especial (Música, Danza o Arte Dramático) y Enseñanzas de Adultos.

Durante el curso escolar 2017/2018, cursaron Bachillerato 72.054 alumnas y 65.575 alumnos, que representan el 52,4% y el 47,6% del total del alumnado de esta etapa educativa no obligatoria. 

El Bachillerato de Ciencias continúa la tendencia de una mayor presencia del alumnado masculino (53% de alumnos y 47% de alumnas) y, en sentido contrario, se observa el predominio femenino en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales (55,1% de alumnas). Esta diferencia es aún mayor en el Bachillerato de Artes, donde el alumnado femenino supone el 67% de la modalidad.

En la Formación Profesional Básica se observa que el número de alumnos (9.621) es muy superior al de alumnas (3.371), lo que se puede explicar por los mejores resultados escolares que obtienen éstas en la enseñanza obligatoria. Cabe recordar que a estos Ciclos Formativos accede, de manera significativa, alumnado en riesgo de no obtener la titulación básica. Frente a eso, la participación global del alumnado femenino que cursó Formación Profesional de Grado Medio o de Grado Superior en el curso 2017-2018 fue del 49,8% del total. 

Sin embargo, las mujeres cursan ciclos relacionados con la imagen, los cuidados y la administración, mientras que los hombres se orientan hacia tareas técnicas que han sido consideradas tradicionalmente masculinas, como la electricidad, la reparación de automóviles, la informática o el sector agrario, lo que pone de manifiesto la segregación por sexos y confirma la perdurabilidad de estas tendencias sociales. Para ello, se han incluido cláusulas de igualad en el acceso a los ciclos formativos de grado medio y superior en el caso de empate entre varios solicitantes para un mismo puesto escolar, atendiendo al criterio de “el género (el sexo) menos representativo del ciclo formativo” tiene preferencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios