Granada

La Costa bajará el 'volumen' a las fiestas en los barcos

  • El Servicio Marítimo de la Guardia Civil inicia una campaña de control de las embarcaciones y las motos náuticas

La Costa bajará el 'volumen' a las fiestas en los barcos La Costa bajará			 el 'volumen' a las fiestas en los barcos

La Costa bajará el 'volumen' a las fiestas en los barcos

Durante los últimos años se ha apreciado un aumento en los alquileres irregulares de barcos, así como la proliferación que se está dando en todo el litoral andaluz de las fiestas no autorizadas en el mar -las llamadas Party-Boat- para celebrar de una manera especial y distinta una despedida de solteros, así como cualquier otra actividad comercial. Ante ello, el Servicio Marítimo de la Guardia Civil ha iniciado en la costa granadina una campaña de control de motos náuticas y embarcaciones que realizan las denominadas party-boat para velar por que se cumplan las normas que regulan este tipo de actividad. Precisamente el pasado jueves, la Guardia Civil denunció en la zona de Marina del Este-La Herradura a varias embarcaciones en régimen de alquiler que habían montado una de estas fiestas, en una de las cuales parte de la tripulación presentaba "síntomas evidentes de embriaguez", según indicaron fuentes de la Benemérita.

Esta actividad, al igual que ocurre cuando se realiza en cualquier otro punto de la costa, exige unos permisos y unos controles especiales para la emisión de música o la generación de ruido en la cubierta de ciertos buques, entre ellos los cruceros, embarcaciones de recreo y deportivas, barcos que realizan excursiones, yates o veleros privados y los dedicados al alquiler turístico (Charters).

La campaña que ha puesto en marcha la Guardia Civil ya ha comenzado a dar sus frutos, ya que en los últimos días han sido varias las actuaciones realizadas por agentes del Servicio marítimo en este sentido. En una de ellas, que tuvo lugar el pasado fin de semana, se constató la presencia de varias personas que, en aguas interiores y con un evidente estado de embriaguez, se encontraban realizando en la embarcación una fiesta en la que se estaba consumiendo alcohol sin la autorización correspondiente. Minutos más tarde, se comprobó que otra embarcación recreativa se estaba dedicando a la misma actividad comercial careciendo del correspondiente listado de pasajeros, y operando además sin el contrato en vigor para desempeñar estos cometidos.

En ambos casos la Guardia Civil formuló una denuncia administrativa ante el incumplimiento de la legislación vigente al practicar Charter sin autorización, en la que además se recogió el estado de embriaguez de la tripulación y de los patrones de las embarcaciones, lo que suponía un grave riesgo tanto para la propia embarcación y tripulación, como para el resto de barcos y personas que se encontraban por la zona.

Pese a que se trata de una actividad cada vez más común, los ayuntamientos no tienen una regulación especifica para su desarrollo al no estar prohibidas como tales. Sin embargo, como ocurre a cualquier negocio que se encuentre en sus municipios, sí que se les marcan unas reglas a cumplir. En este sentido, la normativa de la Junta de Andalucía en Medio Ambiente establece, por ejemplo, un control de contaminación acústica que pudiesen producir este tipo de actividades y que se regularían desde el ámbito municipal.

En Almuñécar las embarcaciones que en la actualidad ofrecen este tipo de servicios -en Marina del Este, Cerro Gordo y Punta de la Mona- tienen que atenerse a un horario especial, además de tener toda la documentación en regla o la correspondiente autorización administrativa para poder prestar el servicio.

En el caso de Motril, también se requieren las correspondientes autorizaciones y la Ordenanza Municipal prohibe la navegación deportiva y de recreo en la franja de costa de 200 metros a la playa. El lanzamiento y varada de embarcaciones se realizará sólo por los 'canales náuticos' establecidos, los cuales se encuentran debidamente autorizados para ello y señalizados.

Por otra parte, está prohibido arrojar en la playa o al agua cualquier tipo de residuo; también se impide la utilización de aparatos de radio o similares, que por su intensidad y persistencia generen molestias a los usuarios de las playas o a juicio de los agentes de la autoridad resulten inadmisibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios