Granada

La Costa dispondrá de más medios para contener la inmigración

  • Europa prevé financiar en Andalucía centros de extranjeros "voluntarios"

  • La Asociación Pro Derechos Humanos critica el acuedo porque supone la creación de "campos de concentración"

El Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) de Motril, se encuentra al borde del colapso. El Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) de Motril, se encuentra al borde del colapso.

El Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) de Motril, se encuentra al borde del colapso. / Efe

Casi dos tercios de los inmigrantes que desembarcaron en España a lo largo de 2017 después de su travesía desde el norte de África pisaron tierra en Andalucía. Sumando a los tripulantes de pateras, barcas hinchables y hasta motos de agua, fueron 18.090 las personas que, interceptadas por Salvamento Marítimo o por su propio medio, llegaron a Barbate, Tarifa, Motril y otras localidades acostumbradas a recibir migrantes.

Ayer mismo, en el Estrecho fueron interceptadas 91 personas. Son sólo una cuenta más del rosario de rescates que pueden convertir a 2018 en un año de récord. Los registros van camino de superar los números del año pasado y, pese a las advertencias de las ONG que trabajan con inmigrantes o el Defensor del Pueblo Andaluz, la región ha comenzado el verano asediada por un aluvión de pateras que ha obligado al Ayuntamiento de Málaga, la sexta ciudad más grande del país, a habilitar un polideportivo para alojar a las personas que llegan a su puerto en las embarcaciones de salvamento. Sin embargo, el acuerdo alcanzado in extremis en el Consejo Europeo puede cambiar las cosas.

El Ayuntamiento de Motril ha tenido que habilitar el pabellón municipal esta semana

El pacto de los 28 da potestad a los países miembros de la UE para crear centros en su territorio que sirvan para acoger a los inmigrantes a su llegada y, así, controlar el flujo de personas. España no tendrá nuevas instalaciones, pero el Gobierno socialista sí está por la labor de mejorar las que existen. Para ello, contará con fondos de Bruselas, ya que el frágil acuerdo alcanzado en la capital comunitaria establece que las zonas de recepción y tránsito de migrantes recibirán ayudas.

Andalucía puede convertirse en una de las regiones beneficiarias de estos fondos, algunos de los cuales pueden ir para el Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) situado en el Puerto de Motril. Las entidades sociales de Granada llevan tiempo avisando de la situación de colapso en unas instalaciones que se han quedado desfasados y que son insuficientes para atender la llegada masiva de inmigrantes. Hasta el punto de que el Ayuntamiento de Motril ha tenido que habilitar en los últimos días el pabellón del polideportivo municipal Emilio Hidalgo para hacer frente a situaciones de emergencia como las de esta semana. El CATE, ubicado en la dársena granadina, sólo tiene capacidad para un máximo de 80 plazas.

Para una de esas entidades acostumbradas a trabajar con los inmigrantes que llegan a la región, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha), el acuerdo alcanzado en Bruselas no es muy halagüeño. "Ha ganado la ultraderecha xenófoba", explica Rafael Lara, coordinador de Solidaridad Internacional de la organización, en referencia a los gobiernos populistas de países como Hungría o la República Checa. La previsión de este activista, que califica las instalaciones propuestas en Bruselas como "centros de concentración" es que el número de inmigrantes que llegue a España en 2018 ronde los 40.000, "una cantidad gestionable en un país con 47 millones de habitantes".

Lara reconoce que Andalucía soporta una presión migratoria superior a la de otras regiones, pero confía en la solidaridad de territorios como el País Vasco, la Comunidad Valenciana o Madrid, que se han ofrecido a acoger a parte de las personas que llegan a las costas de Andalucía. Hace mención especial a la situación de los menores no acompañados, que al llegar quedan bajo la tutela de la Junta, cuyos recursos están muy limitados tras un 2017 muy complicado. "La Junta no había hecho previsiones suficientes", lamenta el dirigente de Apdha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios