Granada

Descubren en los Mondragones una terma romana del siglo III

  • Los últimos sondeos arqueológicos confirman la existencia de edificios de gran entidad

  • Los restos se localizan en los suelos reservados para un futuro espacio público y forman parte de la villa que fue descubierta en 2013

Comentarios 4

El pasado romano de Granada vuelve a salir a la luz en los Mondragones. Durante décadas, los militares han estado haciendo prácticas de tiro en este solar sin saber que, bajo sus pies, se encontraban los restos de unas termas y otros edificios de gran entidad de los siglos III y IV d.C. Estos vestigios han aparecido durante unas catas arqueológicas previas a la demolición de las naves situadas en las antiguas instalaciones del Ministerio de Defensa.

Los restos se localizan en los suelos reservados para un futuro espacio público y forman parte de la villa romana descubierta en 2013, cuando el equipo de arqueólogos dirigidos por Ángel Rodríguez documentó dos grandes mosaicos romanos, un molino de aceite, 75 sepulturas tardo-antiguas y una iglesia paleocristiana. El entramado de la villa se completa ahora con el descubrimiento de las termas y del resto de edificios, que serán objeto de una segunda excavación en las próximas semanas que contarán también con la dirección de Ángel Rodríguez.

Los trabajos arqueológicos han sido encargados por la Consejería de Fomento y Vivienda a través de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, que es la titular de los terrenos afectados. Se hicieron 13 sondeos, sobre una superficie de 15.806 metros cuadrados en cinco parcelas, cuatro de ellas residenciales y la quinta destinada a convertirse en una gran plaza pública.

Nueve de los sondeos, los que se hicieron en las parcelas destinadas a la promoción y construcción de 589 viviendas, fueron negativos, constatándose la inexistencia de restos arqueológicos de interés en el subsuelo. Sin embargo, los cuatro restantes, todos ellos en la parcela en la que está previsto el espacio público, con unos 1.400 metros cuadrados de superficie, arrojaron resultados positivos, dejando incluso ver los restos de algunas termas y de algunos muros de un inmueble que podría haber sido uno de los edificios principales de la villa, además de restos de la trama urbana o callejero del poblado.

En estos trabajos se ha constatado que el yacimiento arqueológico descubierto en 2013, perteneciente a una importante villa romana que habría estado habitada entre el siglo I y el VI-VII, tiene una gran dispersión espacial y que aún quedan importantes estructuras bajo tierra. Las catas han permitido también perfilar con mayor precisión el marco cronológico de la ocupación de la villa, cuyo máximo esplendor y desarrollo se sitúa en torno al siglo III d. C.

A partir de estos resultados, según el delegado territorial de Fomento y Vivienda, José Antonio Martín, se estudia ya la manera de continuar con la intervención arqueológica en Mondragones, donde en las próximas semanas se acometerá también el derribo de las edificaciones existentes, tras la reciente adjudicación de esos trabajos.

En palabras del delegado, la Consejería se ha propuesto que su acción sobre los suelos de Mondragones sea "un ejemplo de gestión y puesta en valor del patrimonio histórico, conciliándolo con las actuaciones que en el futuro se vayan realizando en este ámbito". Para ello, se actuará "con la máxima prudencia y cautela, dando todos los pasos que sean necesarios para recuperar los restos arqueológicos del subsuelo, que tienen un gran valor histórico para Granada".

En esta línea de gestión, el delegado anuncia que en las obras de demolición de las edificaciones existentes en Cuartel de Mondragones, que acaban de ser contratadas y comenzarán el próximo marzo, habrá un control arqueológico exhaustivo con el fin de evitar que durante las tareas de derribo se cause daño alguno al yacimiento". José Antonio Martín cree que el desarrollo de los suelos de Mondragones ofrece una oportunidad única "para dinamizar una zona de Granada en la que hasta ahora no existía ningún referente patrimonial de la importancia de este yacimiento; un ámbito que además necesita de una operación de revitalización urbanística como la que a impulsar la Junta".

De momento, el molino de aceite y la estructura de lo que pudo ser una iglesia visigoda se conservan en un solar anexo a los aparcamientos de los Mondragones, con lo que con el descubrimiento de las termas y del resto de edificios se configura el yacimiento de época romana de mayor importancia de la capital.

Con las recientes catas se comienza a perfilar definitivamente el entramado del yacimiento, una gran villa con una parte rústica y una parte urbana con una gran casa señorial, que es donde se situarían los restos encontrados ahora. En cuanto al proceso de evolución de la villa, parece que hubo un momento importante de desarrollo en el siglo IV, tiempo del que datan el gran molino y los famosos mosaicos. Y aunque siempre se piensa que la época tardorromana es un periodo gris y de retroceso, la villa de Los Mondragones vivió en esta época su esplendor con la construcción de los grandes edificios que ahora comienzan a ver la luz. De hecho, los sondeos confirman lo que ya apuntaba Ángel Rodríguez en 2013, que situaba en la zona del campo de tiro el epicentro del yacimiento.

Una vez más, Granada desvela sus secretos ocultos durante más de mil años para, en este caso, delimitar aún más cómo fue la Iliberri romana que siempre ha estado envuelta en las brumas de la historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios