Educación

Educación investiga un aprobado de despacho en un concertado

  • Un equipo de Inspección analiza el expediente de un alumno de FP, que obtuvo el título y consiguió plaza en un grado universitario

Examen de Selectividad. Examen de Selectividad.

Examen de Selectividad. / Álex Cámaraa

Un equipo del cuerpo de inspectores de la Delegación territorial de Educación en Granada analiza el expediente académico de un antiguo estudiante de un centro concertado de la capital por un supuesto caso de trato de favor en el boletín de notas y obtención del título de técnico superior. El caso se investiga tras denunciarse ante la Delegación provincial un supuesto caso de favoritismo hacia un alumno del último curso de un ciclo formativo de Grado Superior de Formación Profesional.

La denuncia llegó hace unos días a la Delegación y ya se trabaja en esclarecer qué ha ocurrido

Las excelentes calificaciones obtenidas por este alumno le permitieron conseguir el título y entrar en un grado universitario del área de Ciencias de la Salud. Este hecho fue el que animó a los denunciantes a remitir sus sospechas a la Delegación al resultarles llamativo lo excepcional de las calificaciones con el rendimiento mostrado a lo largo del pasado curso académico por parte del alumno. La denuncia llegó hace apenas unos días y ya se trabaja en esclarecer los hechos.

Fuentes de la Delegación de Educación en Granada confirmaron que se está recabando información sobre el expediente del antiguo alumno y su rendimiento real. La Inspección ya se ha dirigido al centro educativo donde supuestamente se dieron estos hechos. Otras fuentes indicaron que el alumno consiguió titularse en el ciclo formativo y entrar en un grado universitario sin necesidad de hacer la prueba de acceso, la conocida como Selectividad.

De confirmarse, los hechos podrían tener repercusión penal y también suponer el fin del concierto entre el centro y la Administración

Desde Educación se incidió en que una vez que se determine si realmente hubo trato de favor, los hechos podrían tener repercusión penal –al haberse alterado las notas de una titulación de carácter oficial– y administrativa, ya que la falta podría suponer como sanción el fin del concierto que en la actualidad mantienen el centro donde presuntamente ocurrieron los hechos y la Administración educativa. Por otro lado, si se confirma el aprobado de despacho, quedaría por determinar las repercusiones que este hecho tendría en los estudios que actualmente cursa el alumno, un grado universitario. Fuentes de la Universidad de Granada indicaron que, de confirmarse, el alumno perdería la plaza en el grado.

Según las condiciones de acceso a la Universidad pública andaluza desde ciclos formativos, “la obtención del título de técnico otorga acceso a la Universidad de manera indefinida”. Ésta fue la vía que el estudiante del que se sospecha que pudo recibir trato de favor consiguió acceder a los estudios de grado. Además, la normativa vigente en la Universidad de Granada (UGR) establece que “los estudiantes pueden participar directamente” en el proceso de admisión “con la nota media del expediente académico” del ciclo formativo, según se indica en el Servicio de Alumnos. En el caso bajo sospecha, las buenas calificaciones obtenidas permitieron al estudiante entrar en un grado del área de Ciencias de la Salud, estudios con una gran demanda y donde las notas de corte en el caso de la Universidad de Granada van desde el 12,671 que se exigió como mínimo para entrar en Medicina tras la primera fase de admisión al 11,060 que se requirió para acceder en Enfermería. Odontología pedía un mínimo para formalizar la matrícula de 11,886 y Fisioterapia una nota de admisión de 11,566.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios