Municipal

Expertos de la Universidad harán un mapa de la contaminación visual en el casco histórico de Granada

  • El Ayuntamiento se alía con la Universidad para colaborar en el estudio previo al cambio de la señalética en Centro, Albaicín y Realejo

  • Habrá 6 meses de análisis y se espera empezar a cambiar señales en julio

Expertos de la UGR harán un mapa de la contaminacion visual en el casco histórico Expertos de la UGR harán un mapa de la contaminacion visual en el casco histórico

Expertos de la UGR harán un mapa de la contaminacion visual en el casco histórico

El Ayuntamiento de Granada a través de la Agencia Albaicín, el Departamento de Física Aplicada de la UGR y la Fundación general de la Universidad han firmado hoy un contrato para que la Universidad de Granada ayude al Ayuntamiento en la elaboración del mapa de contaminación visual del casco histórico, Centro, Albaicín y Realejo, con el que la capital quiere eliminar la saturación de señales y unificar su estética según criterios europeos y de la Unesco.

Según el concejal Manuel Olivares, el convenio da 6 meses para que se elabore un informe en base al cual modificar la señalética de esas zonas. "La contaminación es muy desorientadora. Si queremos ser ciudad de primera, de vanguardia, con un turismo diferenciado, necesitamos una señalización e información acorde".

Así, una vez que se finalice el estudio, previsto para mayo, el Ayuntamiento calcula que para julio se pueden estar cambiando las señales. El contrato del estudio tiene un coste de 14.000 euros más IVA.

El profesor del departamento de Física Aplicada de la UGR encargado del estudio, Jerónimo Vida, ha indicado que el estudio sobre la contaminación visual de las señales se fundamenta “no sólo en razones estéticas sino también de salud, de identidad urbana que hay que preservar y para una mayor información a la ciudadanía, dada la importancia que la saturación o diversidad de señales puede tener en la percepción por parte del ciudadano o visitante, al que es preciso orientar y no confundir”.

Vida ha mostrado su satisfacción por regresar a la colaboración con el Ayuntamiento y ha detallado que el grupo de estudio estará formado por 9 personas que iniciarán una primera fase de identificación de señales que esperan terminar en febrero. Sobre un territorio ya delimitado, tienen que  observar, analizar, registrar y clasificar todos los datos. "Es salir a la calle y documentar todo lo que se vea", ha dicho.

Entre marzo y abril esperan elaborar un catálogo y base de datos y en mayo cuantificar y referir indicadores que valoren el grado de acepción y proponer lo que haya que corregir. "Se trata no sólo de cambiar señales sino ubicarlas en el lugar adecuado para que la percepción sea adecuada y recomendar para que el Ayuntamiento siga con la mejora".

Según Olivares, el cambio de señales se financiará con las partidas del Plan de Turismo de Grandes Ciudades. "Comenzamos nosotros con un equipo técnico pero queda mucho. Apenas hemos avanzado un 1% y no íbamos a llegar, por lo que necesitábamos este refuerzo", explica. 

Vida ha destacado que hay muy pocos trabajos previos sobre contaminación visual en Granada, sólo una tesis doctoral de 2015 sobre antenas en la Alhambra y el Albaicín, por lo que el trabajo comienza de cero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios