Granada

Granada reintegrará a la familia Lorca en el consorcio del centro

  • Paco Cuenca se muestra dispuesto a modificar los estatutos para que la Fundación del poeta pueda tener "implicación directa" en las decisiones del edificio ubicado en la Romanilla

Comentarios 0

Este miércoles arrancó el enésimo capítulo del culebrón sobre la negociación del legado lorquiano que vive con butacas de primera fila la sociedad granadina. El socialista Paco Cuenca quiere abrir una nueva etapa de diálogo con la directora de la Fundación, Laura García-Lorca, a la que fue a ver a Madrid para retomar las conversaciones. Según explicó ayer el alcalde, una de las principales conclusiones que sacó de su visita a la capital de España es la de que hace falta dar más voz a la familia del poeta dentro del Consorcio Lorca. El regidor se mostró dispuesto a cambiar los estatutos de dicho organismo para que los herederos del autor de Yerma puedan tener una "implicación directa" en las decisiones de un consorcio del que fueron apartados en el pasado verano, en plena tormenta por el agujero en las cuentas de su institución.

Esto implicaría que la Fundación se convertiría en parte activa del Centro Lorca. En concreto, la pretensión de la familia es asumir la dirección artística de una infraestructura cultural que se gestó con la idea de ser un referente internacional, en la que, por supuesto, se conservaran los 5.000 documentos originales que todavía siguen custodiados a más de 400 kilómetros de Granada, en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Y como toda negociación entiende que las diferentes partes deben hacer concesiones, el nuevo equipo de gobierno de la capital ha mostrado su predisposición para abrir las puertas del Consorcio a la familia del poeta de Fuente Vaqueros y que el legado pueda llegar "cuanto antes". Así lo expresó Cuenca, quien aclaró que para hacer la modificación estatutaria que devuelva protagonismo a la Fundación se sentará a hablar con el resto de instituciones que conforman este ente público que dirige el centro integrado en la plaza de la Romanilla.

Estos estatutos, publicados el pasado julio en el BOE, mantuvieron la representación institucional del Ayuntamiento, el Ministerio de Cultura, la Junta y la Diputación en el Consorcio Lorca, pero rompían con la estructura conveniada en los anteriores, de 2007, que sí encomendaron la gestión del centro cultural a la Fundación, institución de carácter privado presidida por Laura García-Lorca. En este sentido, el actual alcalde criticó la "actitud de deslealtad" mantenida por el anterior gobierno municipal del PP y consideró "lógico" un nuevo escenario en el que los representantes de la familia estén presentes en la gestión directa del centro que lleva el nombre del poeta.

"No queremos esperar mucho más, tenemos confianzas en que la vuelta del legado se produzca de la manera más pronta posible", manifestó Cuenca, quien anunció que "en breve" se convocará un consejo rector del Consorcio Lorca para que se pueda cambiar la representatividad en el mismo. "Es una figura central para la ciudad y para la provincia que nos va ayudar a crear sinergías y a hacer de la cultura una de las insignias de esta ciudad", indicó el alcalde, que valoró a Lorca como la figura más internacional que tiene Granada. Por tanto, asumió la necesidad de "mirar al futuro" para "rectificar algunas cuestiones que se han hecho mal" y crear un nuevo marco de colaboración entre las instituciones representadas y la familia del poeta.

"El sentido común debe primar por encima de cualquier otro tipo de intereses", sentenció Cuenca, para quien la "bronca" debe salir del Ayuntamiento. Es el objetivo que se ha marcado el regidor de Granada, que ha puesto en su agenda la recuperación del legado como una de las prioridades de una ciudad que, entre otras cosas, aspira a convertirse en Capital Europea de la Cultura en el año 2031. De esta manera, pidió "tranquilidad" para avanzar en las negociaciones y poder transportar por Despeñaperros el legado hasta la misma camara acorazada del Centro Lorca, que se creó para albergar los manuscritos del granadino más universal.

Sería el revulsivo de una infraestructura, que aunque lleva abierta casi diez meses todavía le falta mucho cuerpo. El que le daría un legado que ha está protegido por la Comunidad de Madrid que ha iniciado el proceso para declararlo Bien de Interés Cultural (BIC).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios