LÍNEA DE MOREDA

Una alternativa real, obviada más de 3 años

  • El viaje a Madrid tardaría casi el mismo tiempo que la opción de AVE más autobús por Antequera

Comentarios 1

Han tenido que pasar más de tres años. Más de mil noches esperando un tren (que por ahora sólo va y viene a Almería) y toneladas de tinta para que desde Madrid entonaran el mea culpa respecto al aislamiento ferroviario de Granada. Un reconocimiento del daño que se ha hecho a la provincia y también la constatación de que la alternativa de operar en trenes convencionales por Moreda ha sido viable durante todo este tiempo. El colapso pudo haberse evitado como demuestran una serie de pruebas. La más reciente es la nueva llegada esta semana del tren Al-Ándalus, que paró en la ciudad casi de 'incógnito' y sin ganas de hacer mucho ruido. Tres años en los que los granadinos podrían haber ido y venido en tren a la capital de España prácticamente en el mismo tiempo que con la combinación de autobús hasta Antequera más AVE. Sin la necesidad de cambiar de transporte ni conocer la periférica estación de Santa Ana.

Un tren entre Madrid y Granada que circulara como tren único por la vía de Moreda tardaría aproximadamente lo mismo. Y si fuera como segunda rama de los Talgo de Almería el tiempo del trayecto sería de unas cuatro horas y veinte minutos. Es decir, unos 20 minutos más que la combinación actual de bus como complemento a la Alta Velocidad, pero con la comodidad y la tranquilidad de no tener que hacer transbordos. Fuentes próximas a Adif aseveran que la línea de Moreda es perfectamente apta para el tráfico ferroviario, puesto que a diario es utilizada por cuatro trenes talgo de la línea entre Madrid y Almería. Los horarios de estos servicios se pueden consultar a través de la página web de Renfe.

A todo esto se suma el hecho de que en septiembre de 2017, Adif adjudicó la rehabilitación del cableado de las instalaciones de seguridad y telecomunicaciones de las líneas de ancho convencional Linares Baeza-Almería y Moreda-Granada, en las provincias de Jaén, Granada y Almería a la empresa Líneas y Cables. Estos trabajos han supuesto una inversión de 192.377 euros y han contado con un plazo de ejecución de seis meses, por lo que ya deberían haber concluido. Asimismo, el control de la circulación ferroviaria de las líneas Linares-Almería y Moreda-Granada se realiza con un sistema de Control de Tráfico Centralizado (CTC) y Bloqueo Automático, supervisado por un puesto de mando ubicado en un edificio próximo a la estación de Granada. Todo esto conforma una infraestructura más que suficiente para demostrar que los trenes entre la ciudad de la Alhambra y las principales capitales de España podrían haber circulado sin problemas durante todo este tiempo en el que la palabra Moreda se ha convertido en una de las principal respuesta que han dado las asociaciones y políticos que se han movilizado por el 'sitio' ferroviario.

Como lo hizo el pasado jueves el tren Al-Ándalus, cuya composición mide casi 500 metros con dos locomotoras y quince coches, mientras que la longitud máxima prevista entre Linares-Baeza y Moreda que establece Adif para los trenes de viajeros es de 200 metros. Por tanto, el tren de lujo tendería el doble de longitud que el Talgo con rama para Almería y otra para Granada. El peso del tren Ál-Andalus es mucho mayor.

Además, no es la primera vez que este transporte de lujo hace parada en Granada. El pasado 27 de octubre ya fue despedido con una pañolada de más de 200 personas para protestar contra el aislamiento ferroviario -a excepción de la conexión con Almería- que, por entonces cumplía 930 días.

Por su parte, el Ministerio de Fomento se manifestó en este sentido hace justo un año. El Gobierno dejó en vía muerta la reconexión ferroviaria de Granada por la vía de Moreda y pidió un "esfuerzo" hasta que culminaran las obras del AVE. Es el mensaje que transmitió el secretario de Infraestructuras, Manuel Miño, después de la reunión que mantuvo en 2017 con el alcalde, Paco Cuenca. "Hablamos de una espera del AVE de unos meses y, cuando ya esté en servicio, de un tiempo de viaje inferior a las tres horas", por lo que a su juicio "no tendría sentido" la habilitación de la línea por Moreda. Una promesa que finalmente no se ha cumplido, puesto que ni el AVE se ha puesto en funcionamiento ni todavía existen plazos definitivos para que llegue.

La paciencia a la que ha aludido el Gobierno está al límite. La situación ha llegado a tal punto que el secretario de Estado de Infraestructuras de Fomento, Julio Gómez-Pomar, tuvo que reconocer la pasada semana sentirse "azorado" por los "importantes retrasos" acumulados en las obras de conexión del AVE a Granada, por los que pidió disculpas y manifestó su confianza en que la vuelva a tener conexión por tren "en meses", si bien no quiso dar fecha concreta para su puesta en marcha. Gómez-Pomar se limitó a apuntar que este tramo de conexión AVE con Granada está ya en fases de prueba, en las que se están testando los enclavamientos, si bien reconoció que no se atreve a dar una fecha para su puesta en servicio después de lo ocurrido. Un tono de prudencia que llega tras más de 1.100 días de corte ferroviario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios