Granada

Motril tendrá una "protección especial" para hacer frente a la 'huida' de médicos

  • El Hospital de Santa Ana estará dentro de un plan autonómico que ofrecerá a los sanitarios incentivos económicos y profesionales en los centros 'menos atractivos' por su idiosincrasia

Comentarios 1

Ante el aluvión de 'rebeliones' que ya cubre el mapa sanitario tanto de la capital como el de la Costa, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) parece haber reaccionado. Según declaraciones de Francisco Pérez, gerente del Hospital Santa Ana de Motril a Granada Hoy, la próxima semana se firmará en Mesa Sectorial un plan a nivel andaluz que ofrezca una "protección especial" a los centros que como el de Motril, necesiten por su idiosincrasia ofrecer una serie de incentivos para sus trabajadores. Para que no se vayan así como para que quieran comenzar a trabajar en el centro.

"Nosotros somos menos atractivos que Granada, eso está claro, y con las mismas condiciones los profesionales eligen ir allí antes que quedarse en Motril", reconoce Pérez. Dada esta circunstancia, y a tenor de las múltiples protestas de los sanitarios, que tienen según varios sindicatos el ambiente del hospital "caldeado", el SAS ha comenzado a mover ficha en el asunto.

"Se va a firmar en Mesa Sectorial a nivel andaluz que aquellos sitios donde estén más precarios de coberturas, como son los hospitales comarcales o zona de protección especial como la Alpujarra, se van a producir una serie de acciones encaminadas a que los profesionales elijan estos centros", relata Pérez. Los incentivos, adelanta el gerente, se mueven en el ámbito de beneficios laborales como obtener más puntos en bolsa o acciones relacionadas con la carrera profesional que repercuta en los sueldos.

Ayer, la gerente del SAS, Francisca Antón realizó una visita 'espontánea' al hospital en la que, junto al gerente del Santa Ana se reunió con el personal del hospital, entre ellos sindicatos y los médicos y enfermeras de Urgencias. En esa reunión "tensa", según relata Antonio Fernández, delegado del Sindicato Médico en Motril, se alcanzaron varios compromisos. En primer lugar antes de que acabe este mes se contratarán a 6 o 7 médicos en las Urgencias. Ante la reticencia y desconfianza que muestran tanto el Sindicato Médico como UGT, también presente en el encuentro, la gerente del SAS se comprometió a que si esos contratos no se hacen efectivos en lo que resta de mes, el día 1 de junio, Antón volverá al hospital para "ofrecer un plan B".

"Es como la canción Parole, parole", dice Angélica Casares, delegada sindical de UGT, que recela de estos compromisos y lanza un mal augurio hacia ese plan B, del que dice que "como no consista en tener una flota de ambulancias que lleven a los pacientes a Granada..."

En cuanto a los contratos, el gerente asegura que algunos de ellos serán los MIR que están ahora mismo finalizando su formación, que pasarían a ser adjuntos en Urgencias. El gerente empatiza con el estado de sus profesionales y añade que el problema "es producto del déficit de personal focalizado en Urgencias ya que hay menos médicos de familia y los que salen ahora mismo a bolsa no son suficientes para cubrir las necesidades que hay".

En cuanto a las quejas de sus médicos de la sobrecarga de trabajo, López entiende que "los profesionales que hay están haciendo más guardias, están sobrecargados" y desde cualquier espacio, dice que lo reconoce y se lo agradece. "Gracias a ellos estamos dando respuesta a los ciudadanos".

Esta reunión que por su precipitación parece ser de carácter perentorio, afirma Antonio Fernández del Sindicato Médico, "demuestra la situación en la que se encuentra el Hospital de Motril". Los facultativos, dice el sindicalista, le transmitieron ayer a la gerente del SAS que "no confían absolutamente nada en estos compromisos, porque no tienen motivos después de tanto tiempo". En cambio, Fernández, prefiere guardar algo de esperanza en un cambio y añade que "por lo menos lo están intentando".

sanitarios en lucha

La situación de Motril ha explotado como una bomba de racimo. La primera detonación fue la llevada a cabo por los médicos de las Urgencias que plasmaron todas sus reivindicaciones y quejas por la falta de plantilla en el servicio y las consecuentes sobrecargas de trabajo a las que se tenían que enfrentar en una denuncia ante la Fiscalía presentada el pasado martes día 15 y que está firmada por 16 de los médicos de las Urgencias del centro.

En el Hospital Santa Ana se ha confeccionado una problemática que ya no solamente afecta a los médicos, sino también a las enfermeras de Urgencias. Aquí el segundo estallido en apenas tres días: Ayer, ante la renuncia de la la supervisora de enfermería que llevaba en el cargo desde hace 7 años, sus compañeros iniciaron una protesta improvisada en la que se podían ver carteles que anunciaban que el hospital "se muere". Una reivindicación que clama contra el problema base de este centro: existe falta de plantilla porque los facultativos no escogen Motril para trabajar por la falta de incentivos y la sobrecarga laboral. La tensión también se ha visto aumentada ahora debido a la inminente llegada de la temporada de verano, donde la población de Motril se dispara y con ella el trabajo en las Urgencias, puerta de entrada al hospital.

Por esta razón y por la coyuntura que "llevan aguantando" durante meses, explica Angélica Casares de UGT, esta profesional "muy querida por sus compañeros" ha tenido que abandonar su cargo. Ella ha alegado que su renuncia está motivada por cuestiones personales, pero desde el sindicato aseguran que esta profesional estaba cansada de no conseguir mejorar el servicio y "no poder conciliar su vida personal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios