Granada

Movilidad quitará los bolardos del Realejo y estudia un parking al lado del Cuartel de las Palmas

  • Las medidas, que cuentan con el consenso de todos los grupos, pretenden facilitar la movilidad

El barrio del Realejo está plagado de bolardos que impiden que los vehículos aparquen en las aceras. El barrio del Realejo está plagado de bolardos que impiden que los vehículos aparquen en las aceras.

El barrio del Realejo está plagado de bolardos que impiden que los vehículos aparquen en las aceras. / carlos gil

La tercera sesión monográfica del Observatorio de la Movilidad sobre el Realejo se cerró ayer con un buen puñado de acuerdos que contaron con el visto bueno de todos los grupos municipales. La intrincada movilidad del Realejo trae de cabeza a la ciudad, que lleva varias semanas trabajando para buscar ideas que permitan a los vecinos del barrio ganar el terreno que les comió hace tiempo los coches. En esta línea, los grupos políticos acordaron ayer quitar los bolardos del barrio, esos incómodos obstáculos de hierro que jalonan las aceras como un muro infranqueable para que los coches no terminen de ganar la batalla y aparquen en el espacio público. Resulta que estos odiosos obstáculos han destrozado más de una rodilla, han provocado serios daños en accidentes de motoristas y han supuesto serios problemas de paso a carritos de bebé y personas con movilidad reducida.

Con esta retahíla de contrariedades no es raro que los grupos políticos acordaran ayer iniciar un plan "inmediato" para retirar estos incómodos elementos del mobiliario urbano. "No se entiende que para hacer cumplir una normativa haya que poner obstáculos que ponen en riesgo la vida de motoristas y generan problemas de movilidad a los peatones", argumentaba ayer el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Granada, Manuel Olivares.

Para que este cambio se haga de la manera menos traumática posible, irá acompañada de una campaña informativa para que todos los conductores tengan muy claro que las aceras son intocables. Además, se reducirá su velocidad para garantizar la seguridad del peatón y se incrementará la presencia policial para garantizar que se cumple la normativa. La medida, que comenzará por el Realejo, en calles como Molinos, Pavaneras o Santa Escolástica, se extenderá al resto de la ciudad.

La segunda de las medidas que se acordó en la sesión del observatorio fue iniciar los estudios para determinar la viabilidad de un parking en terreno municipal junto al Cuartel de las Palmas. De momento, los técnicos de Urbanismo van a elaborar los informes para esclarecer cuánto podría costar este proyecto, cómo se podría financiar y qué trámites urbanísticos necesita. La idea es que este aparcamiento se destine de manera preferente a residentes del barrio. El portavoz de IU, Francisco Puentedura, se congratuló ayer del acuerdo de todos los grupos que permitirá mitigar los históricos problemas de movilidad del barrio derivados del exceso de tráfico, la saturación de autobuses escolares y la propia orografía del barrio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios