Tráfico de droga

Operación Zulo y Ronda: doble golpe a la marihuana y los enganches en una Granada que deja de ser capital de la 'maría'

  • La Policía Nacional despliega un amplio dispositivo en la zona Norte para luchar contra el cultivo ilegal

  • La provincia pasa a ser la tercera a nivel nacional en cultivo de cannabis sativa

Agentes de la Policía Nacional sacan bolsas de marihuana de una redada el pasado diciembre en la zona Norte de Granada capital. Agentes de la Policía Nacional sacan bolsas de marihuana de una redada el pasado diciembre en la zona Norte de Granada capital.

Agentes de la Policía Nacional sacan bolsas de marihuana de una redada el pasado diciembre en la zona Norte de Granada capital. / Jesús Jiménez/Photographerssports

Vuelcos de droga, peleas entre clanes, intentos de homicidio, asesinatos o los tan famosos cortes de luz que siguen poniendo en jaque a la zona Norte de Granada capital. Estas son algunas de las consecuencias que provoca el cultivo de marihuana en Granada, cuya erradicación sigue estando entre los objetivos principales de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y es que hace décadas que Granada era conocida, en su conjunto provincial, como "capital de marihuana", algo que obligó tanto a Policía como a Guardia Civil a intensificar su lucha contra ella, lo cual ha contribuido en gran parte a que que la provincia deje de ostentar dicha etiqueta. No, Granada ya no es la capital de la maría, pese a que no hay semana en la que no se conozca una operación policial contra ella.

Tal es así que este mismo miércoles la zona Norte volvió a amanecer tomada por la Policía Nacional, debido a un nuevo golpe al cultivo de marihuana en la zona de Ronda de Alfareros, de Casería de Montijo. Este despliegue, que se enmarca dentro de la Operación Ronda, se trata de uno de los dos operativos -el otro, también en la zona Norte, ha sido denominado como Operación Zulo-que los agentes están llevando a cabo estos días para luchar contra las plantaciones ilegales de cannabis sativa y los enganches a la red eléctrica.

Según informaron desde la Policía Nacional, durante el transcurso de estas operaciones se han inspeccionado un total de 125 viviendas. En ellas, además de desmantelarse plantaciones de marihuana -se decomisaron 182 plantas-, se desmontaron 40 instalaciones dedicadas a la defraudación de fluido eléctrico, gracias a la colaboración de técnicos de Endesa, lo que ha propiciado que 15 personas hayan sido investigadas.

Si bien, no se trata de las últimas operaciones contra la marihuana y el fraude eléctrico llevadas a cabo durante estos días en una provincia que ya parece haberse acostumbrado a este tipo de intervenciones, desde a menor escala hasta los macrodespliegues que se han ido repitiendo como la operación Mocy, o la Cake. ¿Los motivos? Aquella famosa etiqueta de que Granada es la capital de la marihuana, de la que, tras dos décadas, ya se ha despojado.

Una de las plantaciones decomisadas en la zona Norte por la Policía Nacional durante los operativos Zulo y Ronda. Una de las plantaciones decomisadas en la zona Norte por la Policía Nacional durante los operativos Zulo y Ronda.

Una de las plantaciones decomisadas en la zona Norte por la Policía Nacional durante los operativos Zulo y Ronda. / G. H.

Según los datos del Ministerio del Interior, relativos al cómputo anual de 2019, tras 20 años liderando la producción de marihuana del país, Granada ha caído hasta la tercera posición nacional. Así lo demuestran los resultados obtenidos de las operaciones policiales en cuanto a incautación de cannabis sativa. En concreto, durante el 2019 -último año del que se tienen cifras globales-, se decomisaron en la provincia 152.139 plantas, mientras que en Barcelona fueron 217.204 y en Cádiz, que ahora ha pasado a ser la primera, 286.538 plantas. 

De este modo, Granada ha dejado de ostentar un título que la situaba como el punto negro por estos cultivos que ahora han comenzado a extenderse por todo el país, mientras que hace unos años era esta provincia la que copaba por sí sola el 30% de toda la producción nacional. Si en 2015 las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado decomisaron a nivel nacional 379.486 plantas, más de 110.000 fueron intervenidas en territorio granadino. Sin embargo, en 2019, los agentes se incautaron de 1.583.995 plantas, de las que solo 152.000 lo fueron en Granada, lo que supone que en solo un lustro se ha caído de producir el 30% del total de la marihuana del país a menos del 10%. Pero, ¿significa esto que están desapareciendo los cultivos en la provincia? La respuesta sería un sí... Pero no.

Durante los últimos años, se ha intensificado cada vez más la lucha contra la marihuana, droga que ha dejado incluso una decena de muertes en el último lustro. Y es que, según datos del Ministerio del Interior, la provincia granadina ha registrado 11 asesinatos relacionados con la maría, debido a vuelcos de droga o peleas entre clanes.

Si bien, el incremento de la acción policial unido a la caída de precios a la hora de montar cultivos -si Granada era un lugar estratégico por su climatología, ahora el descenso de precios hace que sea más fácil para los productores montar sus plantaciones en otros lugares- ha hecho que los grades clanes que tenían Granada como su lugar estratégico hayan ido extendiéndose por el mapa peninsular, motivo por el que ha dejado de ser la número 1 en producción de cannabis sativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios