Granada

El PP, en la encrucijada de 'medir' los tiempos electorales y judiciales

  • Juanma Moreno dice que el partido esperará que avance el procedimiento antes de pedir el acta de concejal a los imputados

El PP, en la encrucijada de 'medir' los tiempos electorales y judiciales El PP, en la encrucijada de 'medir' los tiempos electorales y judiciales

El PP, en la encrucijada de 'medir' los tiempos electorales y judiciales

El caso Serrallo ha puesto al PP patas arriba a un año y medio de las próximas elecciones municipales. El presidente del partido en Andalucía, Juanma Moreno, quiso contemporizar ayer porque "únicamente se ha apuntado a un grupo de concejales", por lo que "hay que dar tiempo al tiempo para que tengamos mucha más información y el procedimiento judicial haya avanzado antes de tomar cualquier tipo de decisión", señaló Moreno sobre un caso que siembra de barro y de incógnitas el camino hacia las próximas elecciones.

Sebastián Pérez, presidente de los populares en Granada, es el gran candidato para optar a la Alcaldía, aunque su elección pasa por un férreo control de los tiempos dentro del partido. Los seis concejales imputados -Juan Antonio Fuentes, Telesfora Ruiz, María Francés, Fernando Egea, Juan García Montero y Francisco Ledesma- ya afirmaron en su momento que no tendrían mayor problema en dejar el acta de concejal para facilitar la investidura de Rocío Díaz como alcaldesa, que es petición sine quanon de Ciudadanos para desbancar al alcalde Francisco Cuenca. El PP anunció que a principios de marzo quiere dar a conocer el nombre del candidato a la Alcaldía de Granada y todo apunta a que Sebastián Pérez será el elegido. Sin embargo, el propio presidente del PP ha reiterado en numerosas ocasiones que, si Rocío Díaz acaba accediendo a la Alcaldía, será sin ningún género de duda la candidata del PP que ponga su cara a los carteles electorales.

Sin embargo, Juanma Moreno pidió ayer tiempo, que es precisamente lo que necesitan las aspiraciones de Sebastián Pérez, ya que en mayo concluye el plazo que otorga la ley para presentar una moción de censura contra el alcalde. A partir de aquí, aunque los seis concejales dimitieran en bloque, no habría opción de cambiar al actual inquilino de la zona noble de la Plaza del Carmen. Además, los concejales imputados está a la espera de que se resuelva el recurso que presentaron en octubre después de que la jueza del caso Serrallo los citara como investigados por apoyar la licencia de la discoteca. Según los plazos con los que se está desarrollando el proceso, la resolución del recurso podría llegar en abril o mayo y, en caso de desestimarse, dejaría a los seis concejales con un pie fuera del Ayuntamiento. Este podría ser el punto de inflexión, pero coincidiría con la imposibilidad legal del plantear una moción de censura a esas alturas, lo que dejaría a Sebastián Pérez con el terreno expedito para aspirar a la Alcaldía y sin la mochila de seis concejales que tendrán que declarar en el juicio oral en fechas próximas a las elecciones municipales. La foto hará daño de todas maneras, pero los efectos se aminorarán si para entonces ya son militantes de a pie.

Sin embargo, dentro de los actuales concejales del PP en el Consistorio hay tres grupos definidos. Por un lado están los ediles que no ha sido imputados en el caso Serrallo, la portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento, Rocío Díaz, además de Antonio Granados, Raquel Fernández, Inmaculada Puche y Rafael Caracuel.

Por otro lado están los ediles Juan Antonio Fuentes, María Francés y Francisco Ledesma, adscritos al sector oficial del partido, mientras que Juan García Montero y Telesfora Ruiz lideran el sector díscolo que, entre otras cosas, ha impugnado el último congreso provincial del PP, un juicio que se celebrará en julio para poner más incertidumbre aún al futuro del PP. Queda el concejal Fernando Egea, que ha mantenido en todo este tiempo una actitud de cierta equidistancia, pero con este enfrentamiento abierto en el PP sería posible que el sector que lidera Juan García Montero no estuviera predispuesto a aceptar las directrices del partido que pudieran allanar el camino a Sebastián Pérez, toda vez que su 'inmolación' ya no serviría para que Rocío Díaz llegara a la Alcaldía.

Además, para completar el puzzle electoral del PP, está la declaración del exalcalde José Torres Hurtado, que de momento se ha mantenido en un discretísimo segundo plano. Sin embargo, existe el temor de que, según las circunstancias, su declaración pudiera ser una bomba de neutrones en el PP con las elecciones a la vuelta de la esquina, por lo que otra posibilidad que los populares podrían poner sobre la mesa sería la candidatura de Marifrán Carazo, actual parlamentaria autonómica y con experiencia en el Ayuntamiento después de ser concejal entre los años 2007 y 2012. También está la posibilidad de que finalmente sea Luis González, actual senador y que ya fue una de las alternativas que Sebastián Pérez presentó al partido en 2015 para 'jubilar' a Torres Hurtado. Esta sería la opción para volver a empezar o, como dijo Sebastián Pérez en una rueda de prensa el pasado lunes, "begin the beguine".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios