Granada

Procesan a un misionero por abusos sexuales a dos jóvenes menores de edad

  • El auto de Miguel Ángel del Arco impone una fianza de 12.000 euros Las presuntas víctimas tienen ahora 18 y 35 años

Comentarios 1

El Juzgado de Instrucción número 6 de Granada ha procesado a un misionero y profesor de Religión por presuntamente haber abusado sexualmente de dos jóvenes cuando eran menores de edad y le impone la obligación de prestar una fianza de 12.000 euros "para asegurar las responsabilidades civiles" que puedan imponérsele.

Así consta en el auto de procesamiento dictado por el magistrado Miguel Ángel del Arco, de fecha 14 de febrero, en el que se recogen todos los hechos vinculados al misionero y profesor de Religión y que supuestamente afectaron a las dos víctimas, una de ellas con 18 años actualmente y otra con 35. Concretamente, el primero de ellos nació en Brasil y, prácticamente desde su nacimiento, su familia estuvo vinculado a este misionero y profesor de Religión, que les ayudó en todos los sentidos, "espiritual y religiosamente". Según se señala en el auto, los primeros tocamientos por parte de éste al niño fueron cuando tenía ocho años, y continuaron en los tres o cuatro años siguientes. Entonces el misionero propuso a sus padres que el menor se trasladase a España para continuar sus estudios, lo que fue aceptado por aquellos "como buena oportunidad de futuro y no constarles los abusos de que el menor estaba siendo objeto".

Ya en España, se fijó su residencia en el domicilio del ahora procesado y el niño pasó a cursar estudios en un instituto de Educación Secundaria, donde lo matriculó el misionero, a la sazón profesor de la asignatura de Religión en el centro, según específica el auto. Fue a partir de ese momento cuando de "forma sutil", exigió al menor "mantener relaciones sexuales", a lo que éste accedió por "miedo, vergüenza, respeto y por entender que carecía de fuerza moral" para negarse.

El segundo de los casos se refiere a un niño que nació en el año 1978 y que conoció al misionero en el año 1990, en concreto, con motivo de actividades que éste realizaba a favor de niños desfavorecidos de Brasil. Dado que el misionero era en aquella fecha director del coro de la iglesia y, conocedor de su interés por la música, invitó al niño a formar parte del mismo, llegando así a obtener su amistad, en la que "comienza a hablarle del tema sexual". Entonces, comenzó, según se alude en el auto, a presuntamente abusar sexualmente de él hasta el año 1993 (cuando tenía 15 años).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios