Granada

Del Río advierte que desautorizar a los jueces "nos acerca al abismo"

  • El presidente del TSJA defiende el respeto de la sociedad a las decisiones judiciales

  • Destaca la "vocación" de los magistrados para hacer frente a la falta de medios

Comentarios 1

Año judicial nuevo, mismas reivindicaciones, y dos ejes fundamentales: defender la independencia del poder judicial y exigir el respeto a las decisiones judiciales. El presidente del Tribuna Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, lanzó un mensaje claro: "Cada ciudadano puede opinar sobre la justicia e injusticia, pero si la crítica pasa a la desautorización del sistema, entonces nos acercamos al abismo. (...) La deslegitimación del poder judicial desmorona el Estado de Derecho". Un reivindicación en una alusión no expresa a lo que podría ser el caso de Juana Rivas -condenada por dos delitos de sustracción de menores a cinco años de prisión y a seis de pérdida de la patria potestad de sus hijos- o incluso a la sentencia de 'la Manada', que han suscitado una oleada de opiniones de rechazo en la comunidad.

De este modo, el discurso de apertura del Año Judicial sirvió al presidente del TSJA para abordar el "cuestionamiento" al que se están viendo sometidas las decisiones judiciales, en un momento que catalogó como "la más grave crisis institucional que hemos vivido como Nación en los últimos cuarenta años". Los jueces han tenido que asumir "un papel protagonista" que les hace estar en "continua exposición al riesgo" y que evidencia aún más la necesidad de mejorar los medios con los que cuentan.

Subraya la "soledad" del poder judicial ante el resto de poderes públicos y la sociedad

Ante ello, Del Río reivindicó que al hablar de justicia, se lleva muchos años "con el mismo diagnóstico en la mano, con las soluciones a la vista y con el enfermo grave", que viene a ser la falta de medios de este sistema, que los profesionales tratan de suplir "tirando de vocación y robando tiempo a su vida personal".

Los problemas y deficiencias que padece el diseño del Poder Judicial y la Administración de Justicia es una de las máximas preocupaciones del sector. Para el presidente del TSJA, la sociedad "no puede tener una buena percepción de su Adminsitración de Justicia cuando ésta no puede responder adecuadamente a sus demandas".

Sea porque se arrastran desde su creación o por la "inexorable evolución social", la necesidad de llevar a cabo una "profunda reforma" del sistema judicial es algo que no ha dejado de reivindicarse y que ayer volvió a reiterar Lorenzo del Río. Para el presidente del TSJA, "el trabajo del juez está hoy rodeado de dificultades añadidas que no tenía y que no derivan solo de la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías".

Otro de los grandes retos judiciales está relacionado con el ámbito organizativo y que atiende a los principios de "colegiación y concentración". Este reclamo, que ya ha sido expresado en diversas ocasiones, se basa en la exigencia de "una política decidida de redistribución de funcionarios que permita, al menos, paliar mínimamente los importantes déficit y disfunciones" de la actual distribución.

La transformación que precisa el proceso penal es otra de las 'asignaturas pendientes'. El proceso actual provoca una gran dilatación temporal entre el inicio de las diligencias y el juicio oral. Según Del Río, "parece como si el tiempo fuera a resolver los problemas, a diferencia de lo que ocurre a menudo". Y es que esta dilación se ha instalado como "algo lógico y normal en nuestras conciencias", cuando es un aspecto que "quebranta desde tiempo inmemorial la finalidad específica y la garantía de que el proceso judicial se ajuste en su desarrollo a razonables pautas temporales".

Así, el "refuerzo institucional y la reorganización en su conjunto" de la Justicia es un aspecto primordial, en beneficio "del conjunto de la sociedad, de mantener las cotas de libertad que determinan que la convivencia social sea realmente democrática".

Para poner en valor la legitimidad de ejercicio de los jueces, el presidente del TSJA reclamó a los magistrados la "persistencia" de demostrar que su únicos guías son "el respeto a la ley y el cumplimiento de la misión" que la sociedad les encomienda. Algo que también alude de forma indirecta a la actuación judicial en Cataluña, tras el desafío independentista.

Del mismo modo, pidió a los magistrados "no caer en el pesimismo, ni hacer de nuestro trabajo una cuestión rutinaria", sino que debe sobresalir siempre "la actitud de compromiso institucional, única forma de construir una justicia más humana y eficaz".

Para cerrar su intervención, que tuvo lugar en el patio central de la Real Chancillería de Granada y al que asistieron autoridades como el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro; la parlamentaria andaluza, Teresa Jiménez; el alcalde de Granada, Francisco Cuenca; el presidente del Consejo Consultivo de la UGR, Gregorio Jiménez; el presidente del Consejo Consultivo de Andalucía, Juan Cano Bueso; el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena; entre otros representantes institucionales y de la judicara, Del Río se dirigió a la sociedad, a la que pidió "ser consciente de que dispone de jueces que hacen su trabajo cuando toca hacerlo y que conforman una estructura del Estado que está presente por igual en todos lo territorios, aunque ese poder judicial se sienta muchas veces en soledad ante el resto de poderes públicos o la propia sociedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios