Educación

Sandra Hosamo, la estudiante del Padre Suárez becada por la Fundación Amancio Ortega

  • La joven estudiante de 15 años, del barrio de Almanjáyar, realizará el próximo curso en Ontario (Canadá) gracias a que está entre los 600 alumnos de todo el país elegidos tras un proceso muy selectivo

Sandra Hosamo Carcedo, una de las becadas por Amancio Ortega en su instituto Sandra Hosamo Carcedo, una de las becadas por Amancio Ortega en su instituto

Sandra Hosamo Carcedo, una de las becadas por Amancio Ortega en su instituto / E. T.

La persona que estos días no sienta que está viviendo una película de ficción que levante mano. La vida ha cambiado para todos –esa frase ya la han escuchado unas cuantas veces– y la palabra futuro ya suena vieja casi antes de decirla. Aunque no por ello hay que dejar de mirar en el mañana y, por qué no, al curso que viene. La granadina Sandra Hosamo Carcedo, alumna de 4º de ESO del Instituto Padre Suárez enfilaba el segundo trimestre soñando de reojo con su vida a cinco meses vista en Ontario (Canadá). Reconocida con una de las 600 becas de la Fundación Amancio Ortega para estudiantes españoles talentosos, sólo unos pocos elegidos, ahora anda algo "agobiada" por este lío y la gente que le dice "y si al final no vas por el coronavirus".

Pero, aparte de ese pensamiento lógico, ella "no lleva mal" lo de quedarse en casa: "No me aburro porque tengo cosas que hacer", responde con inteligencia esta violinista que se debate todavía entre la rama artística y la científica orientadas al interesante campo de la biología. Hay tiempo de sobra.

"A los otros becados les pasa lo mismo aunque algunos los llevan mejor que otros", añade esta joven del barrio de Almanjáyar, hija de una madre que da clase en la Escuela de Artes y de un padre sirio licenciado en Derecho aunque ahora está en paro. A sus 15 años se expresa con bastante claridad. "Estamos dando clases online usando Google Classroom en la mayoría de las asignaturas y en otras nos mandaron deberes el último día de clase. Yo ya me organizo sola a la hora de hacerlos", afirma sobre este raro periodo de cierre educativo.

"No me va mal estos días metida en casa, no me aburro porque tengo cosas que hacer"

Estudiando y mirando al mañana, o sea Canadá y el distrito escolar de Limestone que fue el que le tocó por sorteo. "Estoy contenta, el país es muy bonito y he visto que la zona a la que voy también", señala, aunque tampoco le hubiera disgustado una experiencia en Estados Unidos.

Se prepara para el frío y dice que ha leído que "por lo general la gente es amable" aunque matiza mostrando una vez una mente despierta "que esto siempre es relativo" y en la diferencia de las personas reside el interés. Lo que sí le llama la atención es las buenas referencias que le ha dado sobre el sistema educativo canadiense, uno de los mejores del mundo según le han explicado.

Para alcanzar la beca tuvo que pasar tres exámenes en inglés para demostrar su buen nivel idiomático, su autonomía, sus ganas de aprender y su preparación emocional. Además, el componente económico es una clave importantísima y ella es consciente de que solamente gracias a esta beca puede permitirse una experiencia así. "Son alrededor de 20.000 o 25.000 euros en total. De hecho, al elegirnos, hacen un corte dependiendo de las rentas de nuestra familia. A lo mejor alguno pero muy pocos becados podrían costearse algo así", explica esta estudiante que pretende enfocar su formación hacia las ciencias aunque todavía no lo da todo por seguro. "El curso que viene pueden cambiar muchas cosas", reconoce esta adolescente con vocación artística como instrumentista de violín y que también dibuja.

A estas aficiones les añade las de escuchar música, los videojuegos y las series, "sobre todo en estos tiempos que no puedo salir de mi casa". Una vida que podrá seguir apuntalando el próximo curso en Canadá donde seguro que echará de menos a su familia (sus padres y su hermano menor de 13 años), a sus amigos del barrio de Almanjáyar y a sus compañeros los que comparte clase en el histórico instituto del Padre Suárez que ese año cumple 175 años. Pero la ocasión lo merece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios